Datos nutricionales del aceite de cártamo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 8 febrero, 2019
Pilar · 11 febrero, 2019
Conoce los datos nuricionales de este aceite tan beneficioso para la memoria, la piel y la salud cardiovascular. Te sorprenderá como puede repercutir de una forma tan positiva.

De todos los tipos que tenemos a disposición, probablemente el aceite de cártamo sea uno de los más desconocidos. Si todavía no lo utilizas en tu día a día, hoy te contamos todo lo que debes saber al respecto.

Sigue leyendo y descubre de dónde proviene este aceite vegetal, cuáles son sus beneficios y datos nutricionales. Tal y como podrás comprobar, se trata de un aceite muy beneficioso, por lo que merece la pena comenzar a incluirlo en nuestra alimentación.

¿De dónde proviene?

El aceite de cártamo proviene de la planta de mismo nombre. Se trata de una planta de la familia de los cardos que crece alrededor de 50 centímetros, contiene espinas y cuyas terminaciones son flores de color amarillo en las que se encuentran las semillas.

Originariamente, el cártamo se cultivaba en la India, pero en la actualidad su producción se ha extendido a todo el mundo. Esto es debido a que se trata de una planta que se adapta a cualquier suelo y clima. De hecho, el cártamo resiste las fuertes sequías y las heladas.

Después de procesar sus semillas, se logra la obtención del aceite de cártamo. En el siguiente apartado, te contamos cuáles son los datos nutricionales y los beneficios de este preciado aceite vegetal.

Datos nutricionales

Como ocurre con todos los aceites, el de cártamo esta compuesto prácticamente en su totalidad por ácidos grasos esenciales. Las grasas que se encuentran son las siguientes:

  • 80 % de grasas monoinsaturadas.
  • 14 % de grasas polinsaturadas.
  • 6 % de grasas saturadas.
Beneficios del aceite de oliva.

Además, el aceite de cártamo contiene una pequeña proporción de vitaminas de los grupos K y E. Respecto al contenido calórico, cada 100 gramos de producto contienen 884 calorías. Esta cantidad es muy similar a la del aceite de oliva o girasol.

Aunque sea un número muy elevado, dada la cantidad enorme de grasas que contiene, hay que tener en cuenta que se utiliza en cantidades muy pequeñas.

Beneficios del aceite de cártamo

Los beneficios del aceite de cártamo son múltiples, por lo que su consumo está recomendado para toda la población. A continuación, detallamos aquellos beneficios más destacados. Seguro que te sorprende cómo este tipo de aceite puede repercutir de forma tan positiva en tu organismo:

  • Fuente natural de ácidos grasos esenciales: Tal y como hemos comentado en el apartado de la información nutricional, el aceite de cártamo contiene ácidos grasos esenciales. Este tipo de grasas contribuye a mantener una buena salud cardíaca y conserva la memoria.
  • Eficaz contra la sequedad de la piel: Si tienes tendencia a que tu piel se reseque, el aceite de cártamo te puede resultar muy beneficioso. Gracias a su contenido en vitamina E, nutre la piel y hace que esté más flexible. Aplicar este aceite una vez por semana bastará para que notes sus beneficios.
  • Combate las inflamaciones: El aceite de cártamo contiene propiedades antinflamatorias, por lo que es muy beneficioso en el caso de que sufras este tipo de dolencias.
  • Regula los niveles de colesterol: El aceite de cártamo contribuye a que los niveles de colesterol malo desciendan y, al mismo tiempo, provoca que asciendan los de colesterol bueno. Esta propiedad es especialmente interesante para aquellas personas que tienen tendencia a unos niveles poco adecuados de esta grasa.
  • Mejora la salud capilar: Este producto aporta brillo al pelo y favorece que crezca más resistente. Es por ello que este aceite es especialmente recomendable para aquellas personas que tienen el pelo dañado como consecuencia del uso de tenacillas o planchas de pelo.
Beneficios de agua con limón.

Diferentes formas de utilizarlo

Después de conocer todos los beneficios del aceite de cártamo, seguro que ya estás deseando incluirlo en tu rutina semanal. Debes saber que, dependiendo del efecto que desees lograr, será más adecuado que lo utilices de uno u otro modo.

La forma más habitual de consumirlo es en forma de aceite de cocinado. Al igual que sucede con el resto de los aceites, debe utilizarse siempre en pequeñas cantidades. Esta es la única forma de beneficiarse de él sin vernos perjudicados por su elevada cantidad de grasa.

Otras de las formas en las que puedes utilizarlo es a través de geles, champús o cremas corporales. Además, también existen suplementos alimenticios que puedes adquirir en herboristerias.

En este últimocaso, te recomendamos que te dejes asesorar por un profesional. Es la única forma de tomar la cantidad correcta y poder beneficiarnos de sus propiedades.

  • Ziegler, E. E., & Filer, L. J. (1998). Conocimientos actuales sobre nutricion. Revista Española de Salud Pública. https://doi.org/10.1590/S1135-57271998000400011
  • Ronayne, P. (2014). Importancia de los ácidos grasos poliinsaturados en la alimentación del lactante. Arch. Argent. Pediatr. https://doi.org/10.1080/003655902320783863
  • Salaberría, Florencia & Carrín, María & Constenla, Diana. (2012). Caracterización química de semillas de cártamo y su aceite.