Descubre qué importancia tiene la nutrición mañanera

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 3 enero, 2019
Pilar Gimeno Landa · 31 diciembre, 2018
¿Eres de lo que se saltan el desayuno o le das poca importancia? Replantéate este aspecto luego de leer la información que aquí te presentamos.

Todos hemos oído en más de una ocasión que el desayuno es, de las cinco comidas que tomamos a lo largo del día, la más importante. Esta frase es totalmente cierta; sin embargo, sigue habiendo muchas personas que cada mañana salen de casa sin haber desayunado. Si tú eres uno de ellos, presta atención a la importancia que tiene la nutrición mañanera.

Esperamos que, después de leer todos los beneficios que tiene la nutrición mañanera y las consecuencias que puede acarrear saltarse esta comida, consideres cambiar tu rutina.

Además, para que no tengas ningún tipo de excusa, al final de este artículo te proponemos diferentes ideas de desayunos saludables y rápidos con los que saldrás de casa lleno de energía.

Relevancia de la nutrición mañanera para la salud

Existen dos beneficios sumamente destacables de la nutrición mañanera. Los describimos en profundidad a continuación.

1. Potencia el rendimiento físico y mental

Desayunar hace que el rendimiento físico y mental aumente. Hay que tener en cuenta que, cuando nos levantamos, el cuerpo necesita nutrientes porque se encuentra débil y sin vitalidad después de toda la noche sin comer. El desayuno es la mejor forma de recargar las pilas y llenar nuestro cuerpo de nutrientes.

Si no desayunamos, nos sentiremos cansados y no tendremos suficiente energía como para desarrollar las tareas diarias. Si habitualmente tienes esta sensación, quizá sea porque no desayunas o porque no lo haces de la forma adecuada.

Además, debes tener en cuenta que aquellos días en los que debas realizar un desgaste mayor, ya sea por una reunión de trabajo o un examen, debes desayunar de forma contundente. De lo contrario, será imposible que rindas al máximo y hasta puede ser que tengas mareos u otros problemas similares. 

Yogur con frutos secos.

2. Contribuye a tener un peso adecuado

Muchas personas que desean perder peso no desayunan; creen que, al ingerir menos alimentos, van a adelgazar más rápido. En realidad, lo que sucede es todo lo contrario. Las personas que no desayunan tienen mayor probabilidad de sufrir obesidad y sobrepeso

Al despertar, llevamos alrededor de ocho horas sin tomar ningún tipo de alimento. Entonces, nuestro cuerpo necesita ingerir nutrientes para tener energía y llegar saciados hasta la siguiente comida.

Pues bien, las personas que no desayunan tienen una gran posibilidad de no seguir un orden adecuado de comidas cuando la sensación de hambre aparece. Si no desayunas, a lo largo del día irá aumentando la sensación de hambre y, finalmente, acabarás tomando en la cena muchos más alimentos de los que deberías.

A su vez, una cena demasiado contundente es muy perjudicial para el organismo, puesto que al no realizar ninguna actividad física, no se quema y se acumula en el cuerpo en forma de grasa.

Por lo tanto, ya lo sabes: un desayuno completo no contribuye a engordar porque lo quemas a lo largo del día. Además, te ayuda a regular el apetito y a no picar entre horas ni tomar cenas pesadas. 

¿Cómo debe ser un desayuno saludable?

Ahora que ha quedado claro que el desayuno es imprescindible y que no hay ninguna excusa para no tomarlo, tan solo nos queda saber en qué tiene que consistir. El desayuno debe ser contundente, completo y saludable; por ello, ha de contener alrededor de un 20 % de las calorías totales que se toman a lo largo de día. 

Todo desayuno saludable debe incluir fruta. Las formas más habituales de consumirla es al natural o a través de un zumo. En el caso de que optes por la segunda opción, te recomendamos que elabores zumos naturales; tienen muchas más propiedades y no cuentan con los perjudiciales azúcares añadidos de los productos industriales.

El desayuno de los deportistas.

Además, es adecuado que el desayuno también contenga cereales, ya que son los que nos van a aportar la energía necesaria. Una tostada o cereales tales como la avena son siempre una buena opción. Si además son integrales, gracias a su alto contenido en fibra, mejorarás tu tránsito intestinal.

Por último, añade algún lácteo, como un vaso de leche o un yogur. De este modo, tendrás un desayuno saludable y completo, que habrás preparado en escasos minutos y que te hará sentirte saciado durante todo el día.

En síntesis, el desayuno es la comida más importante del día. No tomar ningún alimento a la hora de levantarse tiene como consecuencia una menor energía y una mayor probabilidad de padecer anemia u obesidad. Además, no hay excusa para no hacerlo, porque bastan cinco minutos para elaborar una opción saludable y saciante.

  • Fernández Morales, I., Aguilar Vilas, M. V., Mateos Vega, C. J., & Martínez Para, M. C. (2008). Relación entre la calidad del desayuno y el rendimiento académico en adolescentes de Guadalajara (Castilla-La Mancha). Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.1109/JLT.2015.2504460
  • Instituto de Nutrición y Salud Kellogg’s. (2011). Desayuno. Dieta y Salud, 6–36. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Herrera, A. (2013). El Desayuno Y Su Importancia ¿Es Realmente El Desayuno Una Necesidad Fisiológica O Un Hábito Saludable? Revista Gastrohnup15(2), 20–27.