Miel: el recuperador muscular más natural

Francisco María García · 21 octubre, 2018
El mejor secreto guardado por las abejas tiene múltiples propiedades positivas para el organismo, sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y multivitamínico son una buena medida para mejorar la recuperación post entrenamiento

El trabajo muscular implica estrés y ruptura para la creación de músculos más grandes y fortalecidos. Aunque el resultado del ejercicio nos lleva a un mejor desarrollo, el proceso implica desgaste. Es por eso que se hace necesario buscar un recuperador y la miel es uno de los mejores.

Recuperando la glucosa 

La glucosa no es más que el azúcar de la sangre. Cuando la misma se sintetiza, participa en los procesos metabólicos del ser humano, aportando energía para el funcionamiento del organismo.

De hecho, cuando entrenamos gastamos energía proveniente de nuestras reservas de glucosa. Por ello, nuestros niveles de azúcar bajan rápidamente y esto lo podemos ver reflejado en la fatiga post ejercicio.

Miel y limón como aditivos de origen natural.

Dicho proceso de desgaste también ocurre a nivel muscular luego del entrenamiento. De esta forma, lo lógico es buscar reponer los niveles de azúcares regulares, así como los minerales perdidos. Es aquí en donde la miel puede ejercer un rol protagonista.

¿Qué contiene la miel?

La miel es una sustancia natural rica en azúcares naturales, entre las que se encuentra la glucosa y la fructosa. Añadido a esto, este edulcorante tiene cantidades considerables de magnesio, calcio, potasio, hierro y fosfato.

A esto debemos sumarle un grupo de vitaminas realmente valiosas para la recuperación física. Estas serían B1, B2, B5, B3 y C. Aunque estos elementos nutritivos se encuentran en pocas cantidades, resulta obvio el potencial que tiene este producto para el metabolismo.

Por si fuera poco, la miel es un antioxidante natural de gran efectividad; su ingesta contribuye en los procesos de protección y recuperación celular. Esto se debe a su concentración de ácidos fenólicos, catalasa y oxidasa.

Azúcar y miel

Para muchos sonará lógico utilizar el azúcar como medio de obtención de glucosa. Pero realmente el azúcar es un producto que alberga más calorías que la miel. Una cucharada de este edulcorante en su presentación blanca contiene unas 64 calorías.

En contraste, una cucharada de miel tiene 46 calorías. A esto debemos añadir la riqueza vitamínica y mineral de la miel. Aunque este producto alimenticio también tiene muchas calorías, puede ser procesado de mejor manera por nuestro organismo.

El elixir del panal es el alimento más calórico que existe en la naturaleza. Pero que no se trata de un suplemento complejo, sino de un complemento para la recuperación muscular.

Venciendo la fatiga

La miel puede ser de gran utilidad antes y después del entrenamiento. Los corredores suelen integrar este ingrediente a sus desayunos para lograr una sensación energética adecuada. En este caso, su aportación contribuye a la energía que se va a gastar durante la competición.

Para una correcta recuperación del deportista, bastará con 32 gramos de azúcares naturales que no vendrán mal para comenzar el entrenamiento. Después del ejercicio podemos mezclar dos cucharadas de miel por cada medio litro de agua. Esto nos permitirá recobrar energía, iniciando la recuperación muscular de forma saludable.

La miel es una excelente alternativa en el caso de que se quiera evitar un suplemento alimenticio mucho más complejo. Por lo general, estos son muy costosos, a diferencia de las presentaciones comerciales de la miel.

La miel como recuperador muscular.

Diferentes tipos de miel

Para quienes no lo saben, existen diferentes tipos de productos asociados a la miel. Son muchos los alimentos derivados y sustancias a las que podemos sacarle provecho.

Por ejemplo, el azahar tiene altas propiedades relajantes, ideal para consumir antes del descanso nocturno y alivia los dolores musculares. Por su parte, la miel de trébol es excelente para aplacar el cansancio.

Las propiedades de la miel de trébol son tan efectivas que se recomienda su consumo en procesos post-operatorios. A las personas mayores y niños en crecimiento también se les recomienda el consumo. De forma similar a esta última, tenemos la miel de alfalfa.

Como estamos viendo, el producto de las abejas no debe ser considerado como un sustituto nutricional, o un polivitamínico efectivo. No obstante, sabemos que la miel puede aliviar el dolor de los músculos y darnos energía de forma más saludable que con una comida más fuerte.

Lo mejor es que el consumo moderado de miel no tiene por qué afectar nuestra carga calórica diaria. Al contrario, son muchos los beneficios de tomar este superalimento natural.