Mitos sobre la dieta

Pilar · 9 agosto, 2018
Son más que habituales, doctores de bar o remedios que se transmiten de generación en generación como mantras sin ningún respaldo científico, hoy vemos algunos de los mitos más conocidos al hacer dieta

Si has empezado a hacer una dieta y has buscado información seguro que te has encontrado con cantidad de información contradictoria. Las dietas están rodeadas de mitos, resultados milagrosos y rutinas poco saludables. Para que pierdas peso de forma segura y eficaz desde aquí te contamos algunos de los mitos sobre la dieta.

1. Beber mucha agua adelgaza

Lo habitual cuando se realiza una dieta es pasar hambre. Para acabar con esta sensación muchas personas optan por aumentar la ingesta diaria de agua. De este modo consiguen saciarse sin aumentar el número de calorías. Otra creencia habitual es pensar que beber más agua depura el organismo y por lo tanto favorece la pérdida de peso.

Beber agua del grifo.

El agua es fundamental para mantener la hidratación del cuerpo, pero hay que dejar de pensar que se trata de un líquido milagroso que ayuda a adelgazar. Aquí te explicamos la cantidad de agua que debes beber al día tanto si haces dieta como si no.

2. Las grasas son perjudiciales para el organismo

Lo primero que se hace cuando se empieza una dieta es evitar consumir cualquier alimento graso. Esto es debido a que las grasas se asocian con la comida poco saludable y por lo tanto se tiende a dejar de comerlas.

Hay que dejar de pensar que las grasas son perjudiciales para el organismo porque es una creencia totalmente errónea que puede desembocar en problemas de salud. Las grasas son un nutriente como otro cualquiera y son tan necesarias como las vitaminas, las proteínas o los hidratos de carbono.

Lo único que debes tener en cuenta es que dentro de las grasas se diferencian unas más saludables que otras. En este post te explicamos cuales son las grasas más recomendadas para aquellas personas que desean perder peso.

3. Puedes tomar toda la fruta que quieras

La fruta es uno de los alimentos más saludables. A la hora de hacer dieta son muchos los alimentos que debemos limitar su consumo. Es por ello que muchas personas aumentan el consumo de fruta pensando que pueden comer toda la que quieran.

Lo primero que hay que tener claro, es que sea el alimento que sea, hay que comerlo siempre en cantidades adecuadas. En el caso de la fruta, hay que saber diferenciar entre aquellas más saludables y las que no lo son tanto.

La dieta de la manzana.

Algunas frutas contienen grandes cantidades de azúcar, por lo que son poco recomendadas. De todos modos, no hay que olvidar que aportan vitaminas y fortalecen el sistema inmunológico.

4. Si no cenas adelgazas más rápido

Todos hemos oído esta frase alguna vez. También es habitual pensar que saltarse alguna comida favorece la pérdida de peso. Esta práctica se suele llevar a cabo con la creencia de que las calorías que se ingieren durante la cena no se queman porque el cuerpo ya no se encuentra en movimiento.

En realidad, no cenar lo único que provoca es un estado de ansiedad y aumento del apetito por la mañana. Dicho de otro modo, no cenar aumenta las posibilidades de saltarse la dieta o tener algún tipo de atracón al día siguiente.

No olvides realizar cinco comidas al día. Todas ellas son importantes y fundamentales para regular el apetito. Es la única forma de evitar los atracones, no pasar hambre y garantizar una pérdida de peso de forma saludable y efectiva.

Pan que podemos comer al día.

5. Hay que contar el número de calorías

El número de calorías son la base de cualquier dieta. Muchas personas que desean perder peso se pasan el día contando las calorías que consumen para no sobrepasar cierta cantidad. ¿Sabías que esta práctica tan habitual es otro mito más de todos los que rodean las dietas?

La realidad es que no todas las calorías son iguales, por lo que contarlas no es tan importante como se cree. Es erróneo pensar que es lo mismo consumir 100 calorías de un alimento precocinado que la misma cantidad de calorías de fruta o verdura.

Esto es debido a que el organismo no absorbe por igual todos los nutrientes. Por lo tanto no se pueden comparar las calorías que proporcionan al organismo uno u otros alimentos. Si quieres conocer más motivos por los que debes de dejar de contar las calorías, aquí te los contamos.

Ahora que ya conoces varios de los falsos mitos que rodean a las dietas, puedes empezar a perder peso de forma saludable. Recuerda que el ejercicio y la alimentación saludable son el único camino para conseguir un peso adecuado.