Ocho frutas para el verano

Francisco María García · 25 octubre, 2018
Por su alto contenido en agua de las frutas produce una sensación refrescante, y las vitaminas, nutrientes y fibra que proporcionan son ideales para mantener una dieta equilibrada en un período en el que necesitamos sentirnos más ligeros

El consumo de frutas es recomendable en todo momento. Sin embargo, durante el verano estas son especialmente apetecibles. En zumos, helados, ensaladas o enteras, el consumo de frutas en esta época del año crece considerablemente. A continuación, veremos al detalle las frutas más recomendadas para el verano y sus propiedades.

Sandía

La sandía es la fruta del verano por excelencia y una de las más recomendadas en los días de mucho calor. Está compuesta fundamentalmente por agua, por lo que contribuye de forma importante a la hidratación, tan necesaria en esa época del año.

Además, por su gran tamaño, es ideal para compartirla con toda la familia en un día de la playa. Su sabor dulce suele agradar a todos y por si esto fuera poco tiene apenas 30 calorías por cada 100 gramos. La sandía es sin duda la reina de las vacaciones.

Melón

El melón también es una fruta muy recomendada para las épocas de calor. Al igual que la sandía, está compuesto principalmente por agua y es bajo en calorías y azúcar. El melón contiene además potasio, magnesio, calcio, vitamina C y vitamina E. Su consumo puede ser beneficioso para la prevención del cáncer de próstata, de pulmón y de mama.

Esta fruta de verano puede ser consumida por mayores y pequeños, e incluso por personas que padecen diabetes. Además, su acción diurética contribuye a la eliminación de líquidos.

Beneficios de comer melón.

Fresas

Las fresas suelen ser una de las frutas preferidas por todos. Son dulces y su forma y color son muy atractivos. También están compuestas mayoritariamente por agua, por lo que contribuyen a combatir la deshidratación provocada por el sol y el calor del verano. Contiene además un pequeño porcentaje de fibra que contribuye a mantener nuestra digestión.

Melocotón

El melocotón es otro protagonista clásico de la estación veraniega. Su olor es inconfundible y su sabor y textura muy agradables. Se trata de una fruta con un alto contenido en fibra, por lo que ayuda a mantener el sistema digestivo en óptimas condiciones y a digerir las comidas pesadas que suelen estar presentes durante esta época de calor.

Beneficios del melocotón.

Otro nutriente que aporta el melocotón es la vitamina C, que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y a prevenir enfermedades. El melocotón es ideal para ser consumido entero o en rodajas en ensaladas.

Ciruelas

Lo ideal es dejarlas en el refrigerador, para que así resulten más refrescantes a la hora de comerlas. Estas frutas son conocidas por su gran contenido de fibra, que favorece el tránsito intestinal.

Las ciruelas también son muy ricas en vitaminas y minerales. Aportan vitamina E, vitamina A y vitamina C; potasio, calcio, magnesio y hierro. Además de comerlas frescas, se pueden consumir también en mermelada.

Mango

El mango es la fruta tropical perfecta para el verano. Es muy versátil: se puede consumir en rodajas en el desayuno, en zumos o batidos con otras frutas como naranjas o fresas. También es ideal para utilizarlo en ensaladas, combinándolo por ejemplo con espinacas o aguacate.

Receta con mango.

Esta fruta es dulce y refrescante y además muy fácil de digerir. Tiene un alto contenido de vitamina A, B y C, así como hierro y fibra. También es una excelente fuente de betacarotenos.

Piña

La piña es una fruta muy jugosa y refrescante, por lo que es muy recomendable para el verano. Al igual que las ciruelas, es ideal guardarla en el refrigerador por algunas horas antes de consumirla bien fría. Se puede tomar directamente en rodajas o en zumo.

La piña fresca contiene bromelina.

La piña ofrece una gran cantidad de beneficios a nuestro cuerpo; es una gran fuente de vitaminas, minerales y fibra. Ayuda al buen funcionamiento del aparato digestivo y además posee propiedades diuréticas. También contribuye a la formación de colágeno.

Pera

Las peras son ideales en cualquier época del año. Pero durante el verano son especialmente apetecidas por su alto contenido de agua que las hace muy refrescantes, sobre todo si se las consume bien frías. Además de agua, estas frutas también tienen fibra que ayuda al aparato digestivo.