3 razones para no hacer dieta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 16 enero, 2019
Pilar Gimeno Landa · 19 enero, 2019
Hacer dieta no es tan beneficioso como crees. Al momento de comenzar un régimen alimenticio, asegúrate de haber considerado los puntos que aquí describimos.

Gran parte de la población ha estado a dieta alguna vez a lo largo de su vida. Los momentos del año en los que más se realizan son en los meses previos a la llegada del verano y después de navidades. En este artículo, no vamos a recomendarte ninguna dieta, sino todo lo contrario: analizaremos una serie de razones para no hacer dieta.

Las dietas pueden ser muy diversas entre sí en lo que respecta a la duración y a los alimentos permitidos, pero la finalidad suele ser siempre la misma: perder peso. A continuación, vas a descubrir que las dietas no son tan beneficiosas como parecen; en muchas ocasiones, el resultado que se logra es totalmente diferente al que se estaba buscando.

3 razones para no hacer dieta

1. Afectan al autoestima

La realidad es que la mayoría de las dietas no cumplen con los objetivos previstos. La sensación de hambre, la ansiedad o la falta de fuerza de voluntad provocan que muchas personas tiren la toalla y abandonen su plan de pérdida de peso. Si esto sucede varias veces, el resultado puede ser muy negativo para el autoestima de la persona.

Al no ser capaces de conseguir los resultados marcados, los individuos sienten que han fracasado y, como consecuencia, tienen un autoestima bajo. A esto hay que sumar que no tienen el cuerpo que quieren y no se sienten cómodos consigo mismos, lo que provoca que el ánimo se encuentre todavía más bajo.

Es por ello que, a menudo, las dietas son sinónimo de decepción, frustración y baja autoestima. No solo no se consiguen los resultados, sino que además se empieza la dieta con entusiasmo y ánimo y se acaba sintiendo todo lo contrario.

Aumentar la tasa metabólica es una manera de quemar calorías aun en reposo.

2. Efecto rebote

¿Quién no ha intentado hacer en alguna ocasión una dieta milagro? Se acerca el verano y no hemos empezado a hacer ejercicio y a cuidar la alimentación con el suficiente tiempo. Tenemos una boda u otro evento familiar y días antes nos damos cuenta de que no nos cabe el vestido. Estas son solo algunas de las situaciones tras las cuales decidimos comenzar una dieta milagro.

De lo que no somos conscientes es de que los resultados pueden ser mucho peores de lo que imaginamos. Este tipo de dietas tienen un peligroso efecto rebote.

Esto quiere decir que, después de finalizarlas, el aumento de peso es considerablemente mayor al que hemos perdido. Por lo tanto, la dieta ha resultado ser una forma de engordar, todo lo contrario al objetivo que se buscaba.

3. Limita tu vida social y familiar

Estar a dieta es muchas veces sinónimo de aislamiento. Para que la dieta sea efectiva, no se deben comer alimentos poco saludables, tales como la comida rápida, o tomar alcohol. Esto provoca que dejemos de quedar con nuestros amigos, salir a cenar con nuestra pareja o asistir a comidas familiares.

Cuando hay que cambiar de rutina.

El resultado es un aislamiento que hace que nos distanciemos de las personas que queremos. Si además no conseguimos el objetivo de perder peso, la frustración es todavía mayor, por todo lo que hemos sacrificado.

Di adiós a las dietas

Por todo lo comentado, debes decir adiós a las dietas. De nada sirve seguir una dieta durante un tiempo y después volver a la rutina habitual. Igualmente, tampoco tenemos que ser esclavos de las dietas durante toda la vida. Puedes salir a cenar, tomar comida rápida o alcohol.

Lo importante es que lo hagas solo de manera puntual y que aprendas a comer de forma equilibrada. En este artículo encontrarás una planificación para engancharte a la vida sana que te será de gran utilidad. Además, no olvides de que hay que realizar ejercicio de forma regular.

Aunque suene a frase hecha, tener salud y quererse a uno mismo debe ser la máxima prioridad. No hay que obsesionarse con un determinado peso o talla, sino que hay que quererse tal y como somos.

Las marcas, la publicidad y el mercadeo marcan unos cánones de belleza que, en muchas ocasiones, resultan imposibles de seguir. Si tienes un índice de masa corporal adecuado y no tienes ningún problema de salud, no tienes por qué preocuparte.

Lo que nos hace especiales es que cada cuerpo es único e irrepetible. Unas personas son más altas, otras más bajas, con mayor anchura de caderas, espalda, contorno de pecho… aprender a quererte tal y como eres es la mejor solución para estar feliz con uno mismo.

  • Hernando-Requejo, V. (2016). Nutrición y deterioro cognitivo. Nutricion Hospitalaria33, 49–52. https://doi.org/10.20960/nh.346
  • Hernández Amaya, A., Alvarez Rayón, G. L., & Mancilla Díaz, J. M. (2010). Insatisfacción corporal en interacción con autoestima, influencia de pares y dieta restrictiva. Revista Mexicana de Trastornos Alimentarios1, 76–89. Retrieved from http://www.scielo.org.mx/pdf/rmta/v1n1/v1n1a8.pdf
  • Aguilar Cordero, M. J., Piñero, A. O., García, L. B., Noack Segovia, J. P., Levet Hernández, M. C., & Sánchez López, A. M. (2015). Efecto rebote de los programas de intervención para reducir el sobrepeso y la obesidad de niños y adolescentes; revisión sistemática. Nutricion Hospitalaria32(6), 2508–2517. https://doi.org/10.3305/nh.2015.32.6.10071