Cómo perder peso más rápido

Francisco María García 23 agosto, 2018
Está claro que es el deseo de muchas personas, perder peso en el menor tiempo posible de forma sana, pese a que es difícil, si hacemos las cosas bien, con cabeza y fuerza de voluntad se puede conseguir

El objetivo de perder peso rápidamente y mantener ‘la línea’ es el ‘sueño dorado’ de muchas personas. El ideal sería conseguir esto sin dejar de comer, o al menos solo disminuyendo la ingesta de ciertos alimentos. Esto no es una utopía; con dedicación, disciplina y fuerza de voluntad, es perfectamente posible.

Los milagros no existen

Tampoco es cuestión de magia, al menos no cuando se hace referencia a dietas. El hecho de consumir solo determinados alimentos y suprimir por completo otros, no resolverá necesariamente algún problema de sobrepeso. Y mucho menos de forma acelerada.

Dejar de comer no ayuda

Si el objetivo es perder peso, disminuir radicalmente la cantidad de alimentos es generalmente contraproducente. Lo mismo que saltarse deliberadamente alguna de las comidas; sobre todo es un error el ayuno por las mañanas.

Evitar cometer errores en la dieta.

Las consecuencias de dejar de comer pueden ser muy negativas. Desde anemias y otras deficiencias nutricionales, hasta sobrepeso (justo lo que en teoría se quiere evitar). El menú debe planificarse con inteligencia; no todas las personas son iguales ni tienen las mismas necesidades alimenticias.

Para algunas personas, mantener el peso ideal ni siquiera implica disminuir el tamaño de las raciones diarias. Lo importante es valerse de ingredientes de la mejor calidad; hay que aportar niveles mínimos, preferiblemente cero, de grasas saturadas o azúcares y harinas refinadas.

Comidas que hay que evitar

Son productos que no entran dentro de la categoría de alimentos saludables. No suman nada al organismo (demasiado poco, en el mejor de los casos). Al mismo tiempo, es mucho lo que restan.

Como ejemplos de lo que hay que evitar, están las bebidas gaseosas, helados, postres o golosinas industriales. Lo mismo que productos procesados, congelados y pre envasados, desde carnes hasta algunos vegetales.

Los carbohidratos no son el enemigo

En realidad, los hidratos de carbono forman parte esencial en la generación de la energía que requiere el cuerpo para su correcto funcionamiento. Sin embargo, para cumplir con la meta de perder peso de la forma más rápida posible, hay algunas consideraciones a tomar en cuenta.

 

Por una parte, en lo posible se debe favorecer el consumo de carbohidratos complejos, ya que también aportan fibras, vitaminas y minerales. Se obtienen de legumbres, cereales integrales y de vegetales como calabacín y brócoli.

No hay que pasar por alto los hidratos simples. De hecho, su consumo está especialmente indicado para los periodos de preparación pre ejercicios. Estos hidratos se consiguen de buena calidad en frutas, zumos naturales, chocolate o el yogur natural.

Por otro lado, para mantener una figura corporal equilibrada, lo importante no es olvidar las calorías. La clave está en quemar cada día una cantidad superior a las que se consumen, ya que el excedente terminará convertido en grasa que se acumulará en los tejidos. En este sentido, es esencial acelerar el metabolismo.

¿Cómo acelerar el metabolismo?

Para acelerar el metabolismo, el primer paso es incrementar la ingesta de proteínas es el primer paso. Con esta idea en mente, los huevos representan el mejor alimento. La canela también favorece la rápida asimilación del azúcar y algunos frutos secos como las nueces, tienen igualmente un importante papel.

Actividad física y dieta balanceada: combinación imprescindible para perder peso

El hábito de llevar un régimen alimenticio balanceado no solo abarca ofrecer al organismo, de manera equilibrada, todos los nutrientes esenciales. Tampoco se trata simplemente de dejar de lado todo lo que sea perjudicial o cuyos aportes sean muy bajos.

Para tener una dieta equilibrada también debemos tener en cuenta no saltarnos las comidas y a ingerir solo lo necesario hasta quedar satisfechos. Otro detalle fundamental: mantener una correcta hidratación.

Todo lo anterior debe combinarse con actividad física regular; para perder peso y tonificar la musculatura hay ejercicios básicos como sentadillas, abdominales o las dominadas. Siempre el escenario ideal es practicar un deporte que genere placer y disfrute.

Objetivos rápidos: ¿buena idea?

A la hora de perder peso o recuperar la forma física, una buena motivación consiste en fijarse objetivos a corto plazo. De esta forma, se puede llevar un control más preciso del proceso, sin tener que esperar meses para ver resultados.

Hay que tener en cuenta que las metas deben ser realistas. No es lo mismo plantearse disminuir uno o dos kilos en una semana, que pretender reducir en dos dígitos el índice que muestre la báscula, en el mismo periodo de tiempo.

Te puede gustar