Cuidados que debes tener con las dietas milagro

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 31 enero, 2019
Pilar · 30 enero, 2019
Las dietas milagro pueden llegar a ser realmente peligrosas para el organismo. ¿Tomas los recaudos necesarios para garantizar tu bienestar mediante los alimentos que ingieres?

Las dietas milagro se caracterizan por prometer resultados rápidos, efectivos y sin apenas esfuerzo. Esto lleva a que muchas personas las utilicen para lograr el objetivo de alcanzar su peso ideal. Lo que quizá desconocen es que este tipo de planes de pérdida de peso pueden llegar a ser gravemente perjudiciales para el organismo.

A continuación, te explicamos cuáles son los principales peligros que acarrean las dietas milagro. En el caso de que deseas realizarla, has de tener en cuenta desde el primer momento que no son la opción más recomendable. Es por eso que no deben alargarse en el tiempo.

Además, cualquier cambio en la alimentación, tal y como es el comienzo de una dieta, debe ser siempre supervisado por un profesional. Esta persona será la que te paute de forma adecuada para que alcances tu peso ideal sin poner en riesgo tu salud.

Efecto rebote

El principal problema de las dietas milagro es el efecto rebote. Esto quiere decir que, después de realizarlas, se tiende a recuperar el peso perdido. Además, en la mayoría de los casos, el peso que se recupera es mayor al que se había perdido, por lo que la dieta resulta todo lo contrario a lo que buscábamos.

El principal problema de las dietas milagro es el efecto rebote.

Esto se debe a que el organismo funciona del mismo modo que una despensa, ya que tiene memoria. Explicado de una forma muy simple, lo que sucede es lo siguiente: cuando realizamos una dieta milagro, estamos tomando una cantidad muy pequeña de nutrientes. Es por ello que el cuerpo tiene que utilizar las reservas que tiene almacenadas para poder seguir activo.

Una vez que acaba la dieta milagro y vuelve a la alimentación habitual, el organismo recuerda que ha vivido un período de escasez o supervivencia. Es entonces cuando se prepara para una posible nueva situación de similares características. Así, vuelve a acumular grasa principalmente y otros nutrientes para poder hacer frente a un nuevo déficit de nutrientes.

Cambios de carácter en las dietas milagro

Durante la realización de una dieta milagro, es habitual que aparezcan los cambios de carácter. Estos son la consecuencia de la sensación de hambre y el cansancio.

Hay que tener en cuenta que no le estamos proporcionando a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesita. Como consecuencia, nos sentimos débiles, cansados y sin energía.

Además, una vez terminada la dieta, si aparece el efecto rebote al mismo tiempo, brotan nuevos sentimientos, tales como la baja autoestima o el fracaso. La alimentación está estrechamente relacionada con el carácter; una dieta milagro difícilmente va a lograr que nos encontremos bien anímicamente.

Malos hábitos alimenticios

Tal y como hemos comentado en un gran número de ocasiones, los hábitos son fundamentales para conseguir cualquier objetivo que nos marquemos. Unos buenos hábitos lograrán cualquier objetivo, porque la clave siempre es mantener la actitud correcta a lo largo del tiempo.

En cambio, las dietas milagro logran totalmente lo contrario. Los hábitos que crean no son para nada saludables y pueden tener graves riesgos para la salud. Algunas de las rutinas que plantean son saltarse comidas, ingerir una cantidad excesiva de líquidos o generar un déficit de nutrientes.

Ayunar de forma intermitente.

Déficit de nutrientes

La mayoría de las dietas milagro se centran en un tipo de alimento o un grupo de ellos. El resto quedan excluidos y no deben tomarse bajo ningún concepto si se desea obtener resultados.

Algunos ejemplos de este tipo de planes de pérdida de peso son la dieta de la alcachofa o la dieta del potito. Son auténticas locuras para perder peso que es imposible que den resultados y van siempre de la mano de un déficit de nutrientes.

No consumir un grupo concreto de nutrientes puede conllevar problemas tales como la anemia, las bajadas de tensión, azúcar o mareos. 

Como conclusión, las dietas milagro nunca deben ser una opción si quieres alcanzar tu peso ideal y mantenerlo a lo largo del tiempo. Tal y como hemos comentado en otras oportunidades, no existen fórmulas mágicas, tal y como plantean las dietas milagro.

El único camino para lograr esta meta es llevar a cabo una dieta equilibrada y saludable y realizar ejercicio de forma regular. Para ayudarte, te dejamos varias propuestas saludables de cenas con las que podrás perder peso de forma sana y efectiva.

  • Sánchez, F. (2015). Dietas Milagro. Ventajas e Inconvenientes. In Monografía XXXIX: Segundo curso avanzado sobre obesidad (pp. 426–472).