¿Debemos fijarnos en el peso?

Francisco María García 14 marzo, 2018
Si bien debemos tener en cuenta un peso más o menos normal, estar demasiado pendientes o realizar cada acción del día pensando en el peso o en como controlarlo, puede resultar contrproducente

El control del peso no debe terminar en una obsesión, que condiciones seriamente la vida de cada persona. ¿Debemos fijarnos en el peso? Privar al organismo de las calorías que le aportan energía lo puede obligar a utilizar los músculos como combustible.

La obsesión por el peso, un peligro

Cuando no se aportan los nutrientes necesarios para compensar el esfuerzo físico que implica un entrenamiento, el deportista arriesga su salud.

Incrementar la rutina de ejercicios sin aportar las calorías que el cuerpo requiere para enfrentar la demanda física, afecta primordialmente a los músculos, que son ‘ingeridos’ por el organismo para garantizar energía. A largo plazo afectará el rendimiento deportivo.

Cómo calentar de forma correcta antes de hacer ejercicio.

Perder peso es una cuestión de consciencia. Alimentos saludables, suministrados varias veces al día, mantendrán activo el organismo; los carbohidratos garantizan al deportista un mayor rendimiento, siempre que se consuman en proporción al esfuerzo físico.

Entrenamiento, hidratación, alimentación y descanso

Para todo deportista la regla es entrenamiento, hidratación, alimentación de calidad y descanso. Si alguno de estos factores falla, bajará el rendimiento y también las condiciones de salud óptimas. ¿Debemos fijarnos en el peso? La respuesta es sí, siempre que no se tomen decisiones que lleven a obviar algunas de estas normas.

Un entrenamiento riguroso, acompañado de una alimentación sana y completa, garantizará a los deportistas un rendimiento óptimo. Y ello sin caer necesariamente en la obsesión por adelgazar y perder peso.

En las cantidades adecuadas

El desayuno nunca puede faltar. Debe ser rico en nutrientes y alimentos que aporten energía, para enfrentar las exigencias físicas de la rutina deportiva. Es necesario tomar alimentos que aporten energía en el almuerzo.

Las meriendas deben ayudar a mantener niveles de glucemia adecuados; la cena debe reponer los macronutrientes gastados en el día para reconstruir estructuras dañadas.

Los hidratos de carbono, las grasas, proteínas, las vitaminas, minerales, fibra y agua, ingeridos en cantidades adecuadas, aportarán los nutrientes necesarios para un correcto funcionamiento del organismo.

Antes, durante y después

Antes del entrenamiento se debe comer para mantener los niveles de glucemia y aportar nutrientes. Durante la actividad física es indispensable una buena hidratación para evitar descensos de glucemia, recargar glucógeno hepático y acelerar la recuperación.

También es fundamental la ingesta de líquido tras el entrenamiento, para evitar el catabolismo o la reducción de las moléculas a sus formas más simples.

Rehidratación para recuperar el peso

Tips para beber más agua durante el día.

Al terminar la rutina de ejercicios se debe hacer una rehidratación para recuperar el peso perdido y las reservas de glucógeno muscular. El agua es el aliado ideal para lograrlo; de igual forma se pueden ingerir jugos o bebidas energizantes.

Masticar e hidratar de forma correcta

¿Debemos fijarnos en el peso? Si se toman en cuenta estas recomendaciones, los kilos dejarán de ser una preocupación; en toda rutina es necesaria una buena educación nutricional. Por ejemplo, aspectos prioritarios son la correcta masticación y reponer el glucógeno tras el entrenamiento.

Hay que tener en cuenta que masticar con profusión cada bocado y ensalivar bien ayudará a una mejor digestión. Tomaremos agua en pocas cantidades durante las comidas, pero mucha cantidad fuera de ellas, eso sería lo ideal.

La calidad y densidad nutricional de los alimentos evitará carencias derivadas de la falta de micronutrientes. Y esto puede poner en serio riesgo a órganos tan importantes como los músculos.

Sin snaks, golosinas o refrescos

Es indispensable reducir al mínimo, o eliminarlos por completo, los snacks, refrescos y golosinas; se pueden sustituir por frutas, verduras, semillas y pescados. Las comidas rápidas ricas en grasa no son convenientes durante un régimen de entrenamiento; tienen un bajo aporte de nutrientes, pero excesivo en calorías.

El sueño reparador

Qué es y cómo mejorar la edad metabólica.

Si no hay un buen descanso se puede entrenar más y disminuir el rendimiento, porque no se permite la recuperación adecuada del organismo. El deportista muchas veces excede las horas de entrenamiento y no pone atención a la recuperación.

De forma simultánea a buen descanso, la macronutrición y la micronutrición celular ayudarán a la recuperación e incrementarán el bienestar corporal.

Lo importante es evitar llegar a niveles de estrés asociados a la demanda de energía inmediata. El cuerpo responde liberando una gran cantidad de adrenalina y noradrenalina y esto aumenta el flujo de sangre a los músculos y liberará más glucosa en la sangre. También incrementa la frecuencia cardiaca para bombear sangre más rápido, dilata las pupilas e inhibe la digestión

Es importante fijarnos en el peso, pero para garantizar que esté acorde a las características personales. El resto es una sana alimentación, ejercicios, hidratación y un buen descanso.

Te puede gustar