Dieta Perricone para adelgazar

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 25 enero, 2019
Pilar Gimeno Landa · 28 enero, 2019
¿Has oído hablar del doctor Nicholas Perricone? Se trata de un profesional estadounidense que ideó un régimen alimenticio peculiar, que promete grandes resultados.

La dieta Perricone es una de las más populares en la actualidad alrededor del mundo. En parte, esto se debe a que son muchas las celebridades de Hollywood que han confesado que la llevan a cabo. Como no podía ser de otra manera, también se ha popularizado porque son muchas las personas que han logrado alcanzar su peso ideal después de unas semanas siguiendo esta dieta.

Si quieres despedirte de una vez por todas de esos kilos de más, este artículo te interesará. Te vamos a contar todos los detalles de esta dieta y, además, te explicamos cuáles son los alimentos clave para conseguir los objetivos marcados y cuáles no debes probar bajo ningún concepto.

¿Qué es la dieta Perricone?

La dieta Perricone recibe este nombre porque su creador es el dermátologo e investigador americano Nicholas Perricone. En un principio, este profesional no buscaba crear una dieta efectiva para la pérdida de peso; su objetivo era elaborar un plan de alimentación que favoreciera el rejuvenecimiento de la piel. 

Para comprobar si era efectiva, la llevó a cabo con varios pacientes. Los resultados fueron verdaderamente sorprendentes: además de mejorar el aspecto de la piel, se lograba que las pacientes adelgazaran y alcanzaran su peso ideal.

Por si fuera poco, su creador defiende que esta dieta es altamente efectiva porque regula los estados anímicos. Lo habitual es que, tras comenzar una dieta, la persona se sienta cansada y decaída. Esta sensación es la que provoca que la mayoría de ellas acabe tirando la toalla antes de lograr los objetivos deseados.

En cambio, la dieta Perricone logra regular las emociones y hacer que no aparezca la sensación de hambre. Esto se fundamenta en que se trata de una dieta saciante, en la que se realizan cinco comidas al día.

Alimentos estrella de la Dieta Perricone

Ahora que ya conoces el origen de esta dieta, vamos a pasar a explicar cuáles son los alimentos estrella y cuáles están totalmente prohibidos en este tipo de alimentación. Sin duda alguna, esta es la clave para lograr los resultados deseados y evitar el efecto rebote.

La dieta Perricone agrupa en diez niveles diferentes aquellos alimentos que se pueden tomar:

  1. Verduras y vegetales
  2. Alimentos ricos en omega 3
  3. Cereales enteros
  4. Picantes y pimientos
  5. Semillas
  6. Frutas ricas en fibra
  7. Probióticos
  8. Frutas grasas
  9. Especias
  10. Legumbres
Si quieres perder peso come legumbres.

Alimentos prohibidos

Como todas las dietas, la Perricone prohíbe la ingesta de una serie de alimentos. Como no podía ser de otra manera la comida rápida y precocinada está totalmente inhabilitada.

Además, tampoco se puede ingerir ningún tipo de bebida alcohólica. Estos alimentos tirarán por tierra cualquier objetivo, y será imposible alcanzar el peso deseado.

Por su parte, los azúcares están totalmente prohibidos. Esto provoca que no se puedan tomar refrescos, gominolas, bollería, zumos y salsas envasadas y otros muchos alimentos. Tan solo se puede ingerir el azúcar que los alimentos contienen de forma natural.

Tampoco se puede consumir pasta, ya que contiene un gran número de calorías. Nicholas Perricone lo argumenta diciendo que la pasta, lejos de saciar, provoca un aumento del apetito. Entonces, toda clase de pasta, el pan, la pizza o la bollería quedan restringidos.

Por último, hay algunas frutas y verduras que, sorprendentemente, tampoco se pueden ingerir. De todas ellas, se destacan la naranja, los plátanos, la cabalaza o las patatas.

Ensalada de pescado.

¿Se trata de una dieta realmente efectiva?

Tal y como hemos comentado antes, la alimentación no lo es todo. El caso de la dieta Perricone no iba a ser diferente; hay que complementar la alimentación con otras rutinas.

La principal de todas ellas es realizar ejercicio diariamente. Basta con que estés activo una hora al día; puedes ir y volver andando a tu lugar de trabajo, salir a correr o ir al gimnasio dos o tres veces por semana.

Además, es importante tomar alrededor de dos litros de agua al día. Esta es la mejor forma de regular la sensación de apetito y, al mismo tiempo, sentirte hidratado. Si te cuesta beber agua, lo mejor será que lleves siempre contigo una botella para poder ir bebiendo a lo largo del día.

Combinando este tipo de alimentación con el ejercicio y la ingesta de agua, encontrarás una dieta muy efectiva. De todos modos, tienes que tener en cuenta que las dietas tan solo se pueden realizar en un período corto o medio de tiempo; a la larga, es fundamental tomar toda clase de alimentos.