Diferencia entre adelgazar y perder peso

Francisco María García · 13 abril, 2018
Es común pensar que ambas expresiones se refieren a lo mismo, que son sinónimos, sin embargo, los especialistas en nutrición y fitness nos explican cuál es la diferencia y por qué es más importante adelgazar que perder peso

A la mayoría de las personas que desean estar en forma les ha pasado. Realizan una estricta dieta para adelgazar y luego, al subirse a la balanza, descubren que han perdido un par de kilos. Pero, a los pocos días recuperan el doble. En realidad, existe una gran diferencia entre adelgazar y perder peso. 

Cuál es la diferencia entre adelgazar y perder peso

En primer lugar, es necesario hacer una distinción entre perder ‘peso’ y perder ‘grasa’. El peso de una persona corresponde a un todo, esto es, grasa corporal, musculo, estructura ósea y órganos.

Al hacer una dieta, seguramente lo que se desea es eliminar la grasa que sobra en el cuerpo, no perder peso en músculo. Por eso, la expresión correcta es perder grasa o adelgazar. Cuando se adelgaza, se está eliminando la grasa corporal extra que resulta dañina para la salud.

Diferencias entre obesidad y sobrepeso.

Entonces, es posible adelgazar sin perder peso, pues lo que se pierde en grasa se gana en músculo. Ese es el objetivo real de una buena dieta para estar en forma.

Tips para distinguir la diferencia entre adelgazar y perder peso

  • Existen dietas relámpago que prometen una pérdida de varios kilos en pocos días. En realidad, lo que se está perdiendo allí no es grasa, sino agua y masa muscular. Y no hay que olvidar que el organismo necesita energía para funcionar en su día a día.
  •  En una dieta privativa de alimentos, el metabolismo se ralentiza y la energía se obtiene de la masa muscular, no de la grasa acumulada. Al dejar la dieta se produce el tan indeseado efecto rebote; y no solo se recupera el “peso” perdido, sino que muchas veces se engorda el doble.
  • En cambio, cuando se adelgaza, se nota en las medidas. Quizás la ropa quede holgada, se comienza a ver la forma de la cintura y demás. Esto sucede porque la grasa extra se está eliminando de manera correcta; lo que se pierde es volumen, no peso.
  • Otra diferencia entre adelgazar y perder peso está en la energía. Cuando se está perdiendo masa adiposa, el cuerpo recupera energía ya que la musculatura se fortalece.
  • Por el contrario, si se está perdiendo músculo, la energía es poca y débil. El cuerpo enseguida comienza a demandar la ingesta de alimentos para recuperarse y eso termina en atracones de comida rica en grasas saturadas, azúcares y carbohidratos.

Alimentación y ejercicio

beneficios de hacer deporte

  • La alimentación es la clave entre perder peso y adelgazar. Una dieta equilibrada, saludable sumada a ejercicio físico activan el metabolismo, generando una eliminación adecuada de grasa corporal.
  • El plan ideal para estar en forma debe contar con las cuatro comidas principales más dos tomas de alimento entre comidas. Se produce sensación de saciedad duradera, porque el organismo mantiene un nivel glucémico estable a lo largo del día.
  • La dieta tiene que estar acompañada de ejercicio que ayude a fortalecer la musculatura. Es común perder peso rápidamente y sentir flojedad; esta sensación se da porque no se está eliminando la grasa obsoleta. Un buen plan de ejercicio físico es fundamental para lograr músculos definidos, tonificados y fuertes.
  • El entrenamiento óptimo es aquel que combina trabajo cardiovascular, que quema calorías, con trabajo de fuerza que tonifica los músculos. Lo que se logra es que el metabolismo este activo, quemando grasa y recuperando masa muscular, aún después de terminar el entrenamiento.

Conoce: Recetas de ensaladas para perder peso

Objetivos a largo plazo, adelgazar y perder peso

En conclusión, la gran diferencia entre adelgazar y perder peso se nota en los resultados a largo plazo. Perder peso rápidamente es posible sometiendo al cuerpo a una alimentación deficiente.  Se genera un círculo vicioso para nada saludable, que lleva a picotear, volver a engordar, sentirse frustrado y seguir comiendo mal.

En cambio, cuando se está adelgazando de forma adecuada el organismo obtiene la energía necesaria para funcionar mejor. Esto se traduce en sentirse bien, vigoroso, con ganas de hacer ejercicio; se crea un hábito sano y perdurable.

Por supuesto, para conseguir esto último se necesita tener la motivación correcta y constancia, así como la orientación de especialistas idóneos en el tema.