Hábitos saludables para combatir la obesidad

20 julio, 2018
Realmente hay personas con propensión al sobrepeso, pero hasta estas pueden mejorar su calidad de vida, pero en estos casos, es muy importante vigilar la calidad de lo que se come; incluso la forma en que administramos la alimentación diaria es fundamental para evitar la acumulación de grasa

Hasta el año 2016, la Organización Mundial de la Salud indicaba que existían 1900 millones de personas obesas en el mundo. Según sus datos, al menos 2.800.000 mueren a causa de este padecimiento. La única forma de prevenir esta situación son los hábitos saludables.

Lo primero es controlar lo que comemos

Quienes tienen tendencia a la obesidad, deben seguir un programa de alimentación más cuidadoso que el del resto. La idea no es dejar de comer, sino incluir productos alimenticios saludables como los vegetales y las frutas.

En el caso de las personas con sobrepeso, lo recomendable es realizar unas cinco comidas al día controladas. A nivel de obesidad infantil, el mejor plan de acción es comenzar con los hábitos saludables desde temprano. De esa forma, los niños se convertirán en futuros adultos conscientes de su salud.

Cuanto tiempo hacer dieta.

Controlar el peso es importante

Las personas obesas deberían pesarse semanalmente. De esta forma, adquirirán consciencia de cuáles son las practicas alimenticias que no les convienen. Parte del problema de la obesidad, está en el descuido en el que entran los pacientes afectados.

El mantenimiento de una revisión constante del peso permitirá corregir la dieta para lograr la talla adecuada. Esto nos permitirá pasar a la siguiente fase: combinar los hábitos saludables con el ejercicio.

Realiza un entrenamiento apegado a tus necesidades

El sedentarismo es el mejor amigo del sobrepeso. Parte del problema de la acumulación de grasas está en no hacer nada por quemarlas. Por eso, las personas afectadas por esta enfermedad deben enfocarse en incrementar su actividad física.

Cabe destacar que no debemos entrar en rutinas demasiado exigentes si sentimos que no podemos con ellas. El simple hecho de caminar, trotar o nadar puede marcar una gran diferencia. Incluso en casa podemos comenzar a entrenar realizando algunas sentadillas. La idea es activar el metabolismo.

Algunos consejos para ejercitar en medio del sobrepeso

Si pudiéramos inscribirnos a un gimnasio daríamos pasos agigantados hacia un peso saludable. Pero existen otras actividades que podemos desempeñar sin la ayuda de ningún entrenador y bajo nuestro propio ritmo.

  • Camina a diario: caminar es el ejercicio natural por excelencia y todos podemos hacerlo. La mejor forma de comenzar a prepararnos para un entrenamiento más fuerte, es caminar al menos 30 minutos diarios. Ya con esta rutina estaremos quemando calorías de más.
  • Evita el ascensor y los medios de transporte: para que la caminata sea más natural, podemos olvidarnos de las comodidades y comenzar a utilizar nuestras piernas. En vez de tomar el ascensor, subiremos las escaleras y también debemos intentar ir al trabajo caminando.
  • Inventa rutinas que te obliguen a ejercitarte: pasear al perro o ir de compras caminando son excelentes opciones. El hecho es que estaremos ejercitándonos sin siquiera darnos cuenta.
Caminar 10 000 pasos al día.

Hábitos saludables: dejando los vicios atrás

En la práctica, dejar a un lado la obesidad va más allá de prohibirnos la ingesta de grasas saturadas. Las frituras y los dulces no son los únicos enemigos de nuestra salud. De hecho, el consumo de alcohol, cigarrillo y drogas elevan la propensión a sufrir sobrepeso y obesidad.

El tabaquismo tiene una relación directa con el sobrepeso. Esto se debe a la adicción a la nicotina y la necesidad de una mayor ingesta calórica. Además, fumar genera problemas respiratorios y cardiovasculares que nos empujan aún más hacia el sedentarismo.

También se sabe que el alcohol contribuye con la obesidad, sobre todo en los consumidores de cerveza. Algunos estudios afirman que los hombres que consumen bebidas alcohólicas tienen un riesgo de obesidad abdominal del 75%. El uso de algunas drogas también genera algunos trastornos alimenticios.

Si nos fijamos bien, los cambios que debemos hacer para evitar la acumulación exagerada de grasa corporal son progresivos. No se trata de simplemente imponer una rutina alimenticia y de ejercicio que simplemente sea intolerable. Más bien, la idea es progresar dándole preponderancia a nuestra salud.

Finalmente, hay que hacer referencia a necesidad de una buena hidratación: hay que tomar al menos un litro y medio de agua al día.

Te puede gustar