Hacer ejercicios con frío ayuda a quemar más grasas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 30 enero, 2019
Oscar Dorado · 30 enero, 2019
Cuando llega el invierno, muchos deciden posponer sus sesiones de entrenamiento. Sin embargo, hacer ejercicios con frío contribuye a quemar más grasas. Te contamos los fundamentos de esta afirmación en el siguiente artículo.

Es bien sabido que realizar un entrenamiento al aire libre con frío es una de las mejores maneras para perder peso. En otras palabras, el cuerpo quema calorías para regular su temperatura contra el frío, aunque hay muchas personas que no creen en este hecho. En el siguiente artículo, vamos a contarte todo lo que debes saber sobre si hacer ejercicios con frío ayuda a quemar más grasas.

Algunas estaciones, como el invierno, son más propicias para facilitar la pérdida de peso. Sin embargo, muchos deportistas podrían pensar que si quieren perder más peso, solamente deben comer menos y salir a hacer deportes a baja temperatura.

Hay que quitar ese pensamiento de la cabeza, ya que sería demasiado peligroso. De hecho, si quieres quemar más grasa no debes comer menos, sino hacerlo de manera más equilibrada.

Es cierto que el frío contribuye a la pérdida de peso, pero no es en sí mismo un factor determinante. Y es que si trabajas de manera adecuada y respetas una dieta variada y nutritiva, podrás observar resultados en lo que respecta a la pérdida de peso.

Además, si practicas un deporte en el que necesitas ser flexible, el frío no será tu mejor aliado. Bajo estas circunstancias, los músculos se ponen rígidos y pierden su flexibilidad.

Igualmente, realizas una actividad que requiere movimientos rápidos, serás menos eficiente porque la velocidad y la intensidad de la contracción muscular disminuirán en el clima frío. No obstante, no debes preocuparte en exceso, ya que a nivel cardiovascular las bajas temperaturas mejoran el rendimiento.

La hidratación y la alimentación, claves para evitar las lesiones

Para practicar una actividad deportiva en invierno, es necesario tomar algunas precauciones. No olvides que, para evitar enfermarte o lesionarte, es importante que asegures una buena hidratación, además de seguir una dieta que incluya hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, frutas y verduras.

Consejos para no tener frío cuando estamos corriendo en invierno.

En cuanto a la deshidratación, el frío no causa este sentimiento de sed, pero tu cuerpo pierde agua a través de la transpiración y la respiración. Por ello, es necesario hidratarse bien, ya que el frío puede reducir la sensación de sed sin liberar a las células de una ingesta suficiente de agua.

Muchas veces puedes perder la sensación de sed cuando entrenas en bajas temperaturas. Sin embargo, la realidad es que la inspiración del aire frío y el mantenimiento de la temperatura corporal aceleran la deshidratación. Por lo tanto, queda claro que antes, después y durante el esfuerzo físico, ¡es esencial hidratarse!

Por otro lado, también debes considerar aumentar ligeramente tu ingesta calórica para compensar las pérdidas de energía debidas a las bajas temperaturas.

De hecho, al hacer ejercicio en invierno y con bajas temperaturas, necesitarás energía de carbohidratos, ya que permiten que los músculos trabajen de la manera correcta. Como sabrás, estos carbohidratos están presentes en una amplia variedad de alimentos: arroz, pasta, cereales, frutas y verduras.

Prepara tu cuerpo antes de hacer ejercicios con frío

Si el deporte y las temperaturas negativas son buenos aliados para perder peso, también es importante que te prepares bien para empezar tus sesiones de entrenamiento. Básicamente, debes encargarte de estirar todos tus músculos para prepararlos para soportar la exigencia física y las bajas temperaturas.

Los estiramientos son fundamentales antes de hacer ejercicios con frío.

No pases por alto que las articulaciones, los ligamentos y los tendones con el frío carecen, respectivamente, de movilidad y elasticidad. El diámetro de los vasos sanguíneos disminuye para evitar la pérdida de calor. Por lo tanto, esto explica claramente que los músculos están menos hidratados, lo que aumenta el riesgo de lesiones musculares.

Cuando hace frío, los vasos sanguíneos se contraen, las articulaciones son más rígidas y los músculos son más difíciles de calentar. En este clima, entonces, es necesario prestar especial atención a realizar un buen calentamiento. A grandes rasgos, esto disminuye el riesgo de lesiones en los músculos y las articulaciones.

Finalmente, te recordamos que, para adelgazar y quemar más grasas, no hay receta milagrosa. Es imperativo comer menos, mejor y moverse más, a través de la práctica de la actividad física regular.

No olvides que el frío es un factor que favorece la pérdida de peso. Combina el deporte con cuidado y los resultados serán rápidos. ¡Aprovecha las condiciones climáticas del invierno para conseguir tus objetivos!

  • Meyer, N. L., Manore, M. M., & Helle, C. (2011). Nutrition for winter sports. Journal of Sports Sciences29(SUPPL. 1). https://doi.org/10.1080/02640414.2011.574721
  • Wilmore, J. H., Costill, D. L., & Gleim, G. W. (1995). Physiology of Sport and Exercise. Medicine & Science in Sports & Exercise27(5), 792. https://doi.org/10.1249/00005768-199505000-00024