Ir al gym y coger peso, ¿por qué?

Virginia 17 abril, 2018
Como en todo lo que comencemos de cero, no podemos medir el rendimiento por los primeros resultados, la constancia y un control sobre la alimentación y la hidratación serán una influencia notable en la recompensa a medio y corto plazo de nuestro esfuerzo en el gimnasio

Uno de los principales motivos por el que muchos escogen ir al gimnasio es para bajar de peso. No obstante, aun manteniendo una alimentación sana, es posible que las primeras semanas suceda que se fusionan el ir al gimnasio y coger peso. ¿Por qué sucede esto? ¿Te ha pasado a ti? Te explicamos las causas.

Ante todo, nos gustaría animarte a que sigas esforzándote por tener una vida sana y hacer deporte. No te desanimes si las primeras semanas subes de peso, hay causas justificadas, y pronto verás buenos resultados. No te pierdas toda la información que te damos a continuación.

¿Por qué se une ir al gym y coger peso?

El cuerpo necesita adaptarse a nuevas rutinas, y hacer ejercicio es una de ellas, especialmente cuando nunca lo has hecho o cuando hace mucho que no lo haces. Pasar de un estado sedentario a uno más activo requerirá un proceso de acoplamiento. Estas son las causas por las que aumentamos de peso.

El éxito llega cuando tus sueños son más fuertes que tus excusas

Hidratación: durante, pre- y post-entreno

Hidratación

Cuando comenzamos a hacer ejercicio las células de nuestro cuerpo necesitan más líquido y esta es una de las causas por las que aumentamos de peso. Este ‘exceso’ de hidratación será lo que ayudará a que nuestros músculos estén en forma y que nuestras articulaciones funcionen de manera correcta.

Conforme vayamos haciendo ejercicio, será nuestro propio cuerpo quien diga cuánta agua debemos tomar, lo cual posiblemente será mucha más de la que estamos acostumbrados. Es por eso que la báscula puede reflejar un peso mayo, pero esto es efímero.

Músculos

El ejercicio no solo elimina grasa sino que también alimenta la masa muscular, otro motivo más por el que la báscula puede marcar un peso mayor. Entendemos que puede ser desanimador esforzarse por ver una bajada y que esta nunca llegue, sino todo lo contrario.

Pero piensa que este proceso no es más que tu cuerpo está convirtiendo tu grasa en músculo y esto es algo bueno. Si eres hombre, es probable que tengas que hacer más cardio y menos pesas para que el músculo no crezca más de la cuenta y parezcas más grueso.

En cambio, las mujeres queman grasa mucho más rápido con las pesas y estas no le ocasionarán unos músculos excesivos ya que no tienen una fuente natural de testosterona.  Así que olvida el mito de que las pesas ensanchan, y si quieres bajar de peso, haz todo lo que puedas en ellas sin problemas.

Control de la comida

Cómo se relacionan las proteínas y el deporte.

Un error muy común que cometemos es que como vamos al gym, comemos más de lo habitual pensando que lo hemos compensado con el ejercicio. Esto en parte es cierto, pero será útil para las personas que quieran mantenerse en su peso.

Si lo que quieres es bajar de peso, debes olvidar esta idea. No debes comer más porque haces ejercicio, sino todo lo contrario: comer menos mientras haces ejercicio para que obtengas buena resultados con la unión de ambas rutinas.

Inflamación

El deporte puede causar inflamación por un proceso que se conoce como la rotura de músculos. Cuando músculos cogen peso al que no están acostumbrados, se produce en ellos pequeñas roturas que causan las temidas agujetas.

Entre otros métodos que el propio cuerpo utiliza para recuperarse de estas microrroturas se halla la inflamación. Esta protege y rodea al músculo evitando los golpes y daños que se le puedan causar. Debido a esta, es posible que aun cuando hagas ejercicio notes que te sientes pesado, rígido y que la ropa te queda más apretada. No te preocupes, se pasará en unos días.

Chica con dolor en las piernas.

Cortisol

El cortisol es una hormona natural que nuestro cuerpo produce, sobretodo en situaciones de estrés y peligro. Es posible que el ejercicio te relaje, pero tu cuerpo en su interior se siente ‘asustado’ ante lo desconocido y entra en un episodio de estrés del que tú puedes no ser consciente.

Entonces, comienza a segregar esta hormona la cual descompone las proteínas e impide que haya un crecimiento de la masa muscular y una pérdida de grasa. Esto suele suceder sobretodo en deportistas experimentados cuando se someten a un sobreentrenamiento.

Como ves, el ejercicio no es perjudicial en absoluto, y aunque no lo notes en las primeras en las primeras semanas, tu cuerpo está sufriendo unos cambios que serán muy beneficios para tu salud y tu aspecto a la larga. ¡No te rindas!

Te puede gustar