La verdad sobre los quemagrasas

Virginia Duque · 29 junio, 2018
Vemos que hay detrás de los quemagrasas y demás componentes similares que se anuncian como soluciones para eliminar la grasa de forma más sencilla

Se escucha mucho hablar de la L-Carnitina, los termogénicos y otros quemagrasas que prometen ser efectivos y ayudarnos a tener un cuerpo 10 y estar saludables. No obstante, cuando se escucha hablar de quemagrasas o captagrasas, muchos creen que son productos milagrosos, y lo que es peor, muchas marcas los venden como tal. Hoy te contamos la verdad sobre ellos.

¿Realmente funcionan los quemagrasas?

Sí, funcionan, pero no son milagrosos. Tanto para tomarlos como para ver resultados, es necesario hacer varias cosas que favorecerán su rendimiento. ¿Qué es lo que hace un quemagrasas?

Pues bien, los quemagrasas son los encargados de descomponer la grasa en pequeñas partículas que serán más fáciles de eliminar por el organismo. Así el flujo sanguíneo entrará en los músculos como ácidos grasos libres y estos los quemarán con el movimiento y el ejercicio.

Ideas de ejercicios con mini bands.

Esta descripción nos da una pista de algo que debemos hacer para que los quemagrasas funcionen. Recuerda, los milagros no existen, e incluso aquellos que parece existir, pueden hacernos mucho daño en nuestra salud, por lo que es mejor tener paciencia e ir más despacio, antes que poner en peligro nuestra vida.

Si quieres que los quemagrasas funcionen

Si quieres usar uno de estos quemagrasas y quieres que funcionen, ten en cuenta que deben ir combinados con un estilo de vida saludable. Estos son algunos de los aspectos a tener en cuenta:

Dieta equilibrada

De nada servirá tomar un quemagrasas si te alimentas mal e ingieres más grasa de la debida, o tienes una dieta rica en hidratos o azúcares. El producto no podrá actuar tan rápido como para quemar todo lo que metes en tu cuerpo, y por tanto no verás resultados.

Lo mejor es tener una dieta equilibrada y si quieres bajar de peso debe ser hipocalórica, es decir, consumir al menos entre 500 o 600 calorías menos de las que tu cuerpo necesita. En estas calorías, el 50 % deberán ser hidratos complejos, el 30 % de proteínas y el 20 % de grasas saludables.

Bebe agua

El agua es un imprescindible para nuestro organismo y el cuerpo necesita que bebamos una cantidad razonable que nos permita estar hidratados y que nos desintoxique y nos ayude en procesos como la digestión.

Ejercicio

El ejercicio es vital cuando queremos eliminar grasas y tonificar nuestro cuerpo. Además, muchos quemagrasas como la L-Carnitina no harán mucho efecto ni ninguna función si no hacemos ejercicio. De nada servirá todo lo que tomemos ni lo que comamos si no lo acompañamos con ejercicio.

Puede ser que bajemos de peso si llevamos una buena alimentación pero no conseguiremos un cuerpo diez sin hacer musculación que es lo que incrementará nuestra masa muscular.

Date un respiro

Lo mejor para bajar de peso es tener un plan que sea sostenible, es decir, que puedas mantenerlo en el tiempo. La constancia es la calve para ver resultados, así que si nuestro plan es muy estricto, nos aburrirémos y agobiaremos y es posible que no sigamos haciéndolo.

Por tanto, la dieta y el ejercicio deben ser moderados, para conseguir mantener el ritmo el mayor tiempo posible. Y algo que también te ayudará a ser constante es que te permitas una pequeña recompensa semanal. Es posible que seas un loco de los helados, los dulces, o incluso te vuelva loco algún plato.

Una vez a la semana está permitido uno de estos caprichos, eso sí, en una pequeña proporción para no tirar por la borda todo los que has conseguido durante la semana. Esto será un pequeño incentivo para continuar con un estilo de vida saludable en el que los quemagrasas te echarán una mano.

Cuándo hay que tomar los quemagrasas

Esta es una pregunta que muchos se hacen cuando deciden tomar quemagrasas. Estos deberían ser un apoyo, un complemento, por lo que se recomienda comenzar a tomarlos cuando ya hayamos conseguido establecer una rutina en todo lo anterior.

Cómo adelgazar en el gimnasio.

Hay algunos como la L-Carnitina que se sugiere tomarla entre 30 y 40 minutos antes de hacer ejercicio, para que su rendimiento sea óptimo, mientras que los termogénicos se recomienda hacerlo una hora antes de las comidas.

Por norma general, cada uno de los que existen, tienen las mejores instrucciones de toma escritas en el bote, aunque siempre puedes mirar en nuestros artículos para informarte sobre ello. Así, que ponte manos a la obra, establece rutinas y sé contante y los quemagrasas harán el resto.