Los errores más comunes al hacer dieta

Francisco María García 9 febrero, 2018
Son muchos los errores que podemos cometer cuando decidimos hacer una dieta, el primero de ellos suele ser el de no contar con consejo medico a la hora de elaborarla y seguirla

Cuando se quiere rebajar los kilos de más que nos preocupan, por lo general las personas acuden a dietas desesperadas, lo que acelera el paso hacia los errores más comunes al hacer dieta. Es importante conocer cuáles son esas equivocaciones más usuales, porque se podrán evitar y obtener los resultados esperados.

Las dietas deben ser vistas como hábitos alimenticios, más allá de regímenes de control de comida o de adelgazamiento rápido. La función principal de una rutina alimentaria es beneficiar al cuerpo en su desarrollo y desempeño; al caer en los errores más comunes al hacer dieta, estos resultados se ven truncados.

Algunos pasos para una dieta exitosa consisten en recibir asesoría médica, conocer el cuerpo y sus necesidades, así como establecerse una meta. El resto de cuestiones debe ir acompañado de sesiones de ejercicios, autoestima y confianza.

Algunos errores más comunes al hacer dieta

  • Saltarse las comidas. Entre los errores más comunes al hacer dieta, está saltarse las comidas. Las personas suelen creer que al dejar de cenar o desayunar, el cuerpo comenzará a perder peso instantáneamente. Lo cierto es que estas medidas retrasan el metabolismo haciendo que los alimentos se asimilen más rápido.
  • Reducir porciones de forma exagerada. Si bien hay que controlar la ingesta de calorías durante un régimen de dieta, reducir de forma drástica las porciones no ayuda. Al igual que al saltarse las comidas, alimentar menos al cuerpo hace que el metabolismo se ponga lento; lo ideal es eliminar las comidas rápidas.
Errores más comunes al hacer una dieta.
Tener en cuenta el consejo médico a la hora de elaborar y seguir una dieta es fundamental para prevenir posibles inconvenientes derivados de ella.
  • Sustituir las comidas. Con el boom de las bebidas proteicas, muchas personas han comenzado a sustituir comidas con este tipo de merengadas. Cualquier tipo de proteína comercial debe ser vista como un complemento alimenticio, pero nunca como un sustituto de la comida que nos hemos saldato.
  • Solo ingerir alimentos integrales o lights. Así como todo lo que brilla no es oro, de la misma manera no todo lo light es dietético. Otro de los errores más comunes es ingerir únicamente productos integrales o lights; en muchos casos, estos alimentos tienen más azúcar y calorías que los convencionales.
  • Comer fruta a toda hora. No todas las frutas contribuyen a un régimen de dieta, muchas de ellas tienen alto contenido de azúcares. Por esta razón, no todas las frutas se pueden comer a cualquier hora del día.
  • Por ejemplo, la sandía y la piña son contraproducentes en horas de la tarde, mientras que un plátano o banana es ideal antes de hacer ejercicios.

Errores de hidratación y obsesión por el peso

  • No beber suficiente agua al día. El agua es el principal contribuyente a la liberación de toxinas en el cuerpo; estas toxinas causan retención de líquido y aumento de peso involuntario. El ser humano necesita como mínimo 8 vasos de agua al día para mantenerse hidratado y estimular el metabolismo.
  • Pesarse todos los días. Otro de los errores más comunes al hacer dieta es pesarse a diario, lo que causa es frustración y desánimo. Durante un régimen alimenticio lo ideal es pesarse una vez por semana o cuando lo indique el especialista; siempre a la misma hora y preferiblemente sin ropa.
Errores más comunes al hacer una dieta.
El objetivo de toda dieta, es que sea saludable y nos ayude de forma específica en el fin que buscamos conseguir.
  • No ejercitarse. Existen muchas personas que encuentran en la dieta la excusa perfecta para no ejercitarse. La razón principal es que alegan debilidad o desgano; lo cierto es que un régimen de comidas no será efectivo sin que el cuerpo se active. El ejercicio ayuda a acelerar el metabolismo y aumentar la satisfacción propia.
  • Hacer dietas milagrosas. Las dietas milagrosas pueden tener resultados inmediatos; sin embargo, no son resultados a largo plazo. Además, pueden afectar la salud.

Recomendaciones saludables

  • Medir las porciones. Una de las maneras más sencilla de llevar una dieta es medir las porciones. Cada plato de comida debe contener unos 250gr de proteína, una taza de verduras y media taza de carbohidratos como arroz o patatas.
  • Los horarios son un aspecto importante a la hora de perder peso. Cuando se desea acelerar el metabolismo, se deben hacer meriendas pequeñas entre comidas. Un cuarto de taza de semillas ofrece energía al cuerpo y aporta grasas naturales.
  • Una “cheatmeal” es necesaria. Muchos metabolismos se estancan durante las dietas, por eso existe la “cheatmeal” o comida de engaño. Una vez por semana, una comida alta en grasas y carbohidratos como pizza o hamburguesa, ayuda a mover el metabolismo.
Te puede gustar