Mitos para perder peso

4 enero, 2018
Todos conocemos algún falso mito sobre la alimentación, que bien nos ayuda a perder varios kilos de golpe, o nos aporta todos los nutrientes necesarios para rendir mejor, por ello queremos desterrar este tipo de información falsa que puede inducir a error a quién busca conseguir un fin saludable

Una dieta adecuada y ejercicios regulares son la fórmula ideal que para preservar la salud y lograr una figura esbelta. La obsesión por adelgazar, sin embargo, ha creado estos mitos para perder peso que pueden ocasionar hábitos poco saludables. 

Falsos conceptos

Una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos no ayudará a perder peso. Un buen plan debe incluir alimentos de todo los grupos, combinados para optimizar la ingesta de nutrientes. No hay soluciones mágicas.

No todos los alimentos que se ingieren de noche se convierten en grasa. Si se come varias veces al día, seguir la rutina nocturna no hará diferencia. Lo importante es respetar las porciones para evitar que el organismo convierta el exceso en grasas.

Pasar horas en el gimnasio no garantiza adelgazar. La actividad física acelera el metabolismo, quema más calorías y aumenta el apetito. Si no está acompañada de una dieta que supla las necesidades calóricas, el esfuerzo será en vano.

Consejos para practicar ejercicio en la elíptica.

La edad sí influye en la pérdida de peso. No tardará lo mismo un adulto en adelgazar que un adolescente.

¿Light o integrales?

 

Dentro de estos mitos para perder peso, destaca que los productos light y los integrales adelgazan. La realidad es que el light se diferencia del original en que tiene 30% menos de calorías, pero igual las contiene.

Los alimentos integrales tienen la misma cantidad de calorías que los normales; solo poseen más fibra que aporta un efecto saciante. Pensar que alimentarse exclusivamente con ellos ayudará a adelgazar es uno de los 14 mitos para perder peso.

Es incorrecto creer que ingerir agua caliente ayudará a eliminar la grasa. Beber infusiones calientes después de comer no hará que desaparezca. El té rojo y el verde reducen la acumulación de líquidos, ayudan a la digestión y contribuyen al efecto saciante.

Carne y pan: ¿buenos o malos?

La carne roja no es mala para la salud; aunque contiene colesterol, es rica en nutrientes y proteínas. Lo importante es elegir cortes con menos grasa. La cantidad y la frecuencia en la que se consume es un tema a tomar en cuenta.

Desterrar el pan, la harina o las pastas de la dieta es otro de los mitos para perder peso. Son ricos en hidratos de carbono, requeridos por el cuerpo.

Lo conveniente es comer menos y evitar acompañantes como mermelada, embutidos o mantequilla. Eliminar los carbohidratos puede producir halitosis, malestar general y calambres.

Los aceites vegetales no son sanos si provienen del coco y de la palma, grasas saturadas que aumentan el colesterol. Lo recomendable es utilizar aceite de oliva o de girasol, que contienen grasas insaturadas, ricas en omegas, presentes también en los frutos secos, aguacate o pescados.

Dietas rápidas: NO

Las dietas rápidas, express o monodietas, no ofrecen una adecuada combinación de nutrientes. Se sufre por un tiempo y luego se vuelve a engordar: se desordena el metabolismo y la sensación de hambre es agobiante. Saltar una comida es más perjudicial que beneficioso, pues se llega a la próxima con un hambre desproporcionada.

Tomar líquidos durante las comidas causa un efecto de saciedad que desaparece a la media hora. Lo mejor es tomar agua durante el día, para liberar toxinas y bajar la ansiedad.

Rápidas y saludables

Ideas para cenas, recetas sencillas y saludables.

Las comidas rápidas pueden ser saludables, todo dependerá de la preparación. Una rica ensalada es la mejor prueba. Una hamburguesa preparada con productos saludables o una pizza con masa de coliflor hecha en casa, son excelentes sustitutos.

Distraerse viendo televisión, el ordenador y la consola de juegos mientras se come, engorda. Se comerá de más de la cuenta y la sensación de satisfacción pasará desapercibida.

Aunque los vegetarianos ingieren mayor cantidad de vegetales, también incorporan aceites. Una ensalada sin pollo, repleta de salsa, puede contener más calorías que una pizza.

Recomendaciones para perder peso

El azúcar debe usarse en una proporción del 10% de la ingesta calórica diaria. Sirve sustituir la blanca refinada por morena, miel o algún sirope; tienen las mismas calorías, pero son más sanos.

Una buena masticación no solo facilita la digestión, sino un mayor efecto de saciedad. No hacerlo implica comer más.

Comer varias veces al día, en intervalos de hora y media a tres horas y en las porciones adecuadas, ayuda a adelgazar. La sensación de saciedad calmará el hambre antes de la próxima comida.

Estos mitos o engaños pueden generar hábitos perjudiciales, pero sacar lo positivo de ellos redundará no solo en pérdida de peso, sino en mayor bienestar corporal.

Te puede gustar