¿Por qué es más difícil perder peso después de una recaída?

Oriana Noguera 2 septiembre, 2018
Cuando empezamos una dieta solemos hacerlo con ilusión y convicción, pero a menudo que pasan los días puede sernos más difícil cumplirla y que ganemos peso de nuevo; después nos será más complicado volver a bajar de peso

Perder peso es un objetivo que no solamente beneficia estéticamente sino también a nivel de salud. Si bien, se requiere un gran nivel de compromiso y fuerza de voluntad. Sin embargo, es normal tener recaídas y que luego de ellas se torne más difícil lograr el objetivo. En este post te explicamos por qué es más difícil perder peso después de una recaída, ¡sigue leyendo!

Existen diferentes motivos para perder peso: querer lucir más estilizado, tener una mejoría a nivel de salud, llevar una vida más sana, entre otros. Para bajar de peso se siguen ciertos pasos como hacer ejercicio, llevar una dieta saludable y cambiar algunos hábitos. 

Al momento que se toma la decisión y se comienzan a hacer esos cambios en alimentación y rutina diaria, nuestro cerebro intenta asimilar todo de la mejor manera posible. Pero, de algún momento a otro es probable que ‘te salgas de la dieta’ o ‘hagas trampa’, lo que hace incluso más complicado perder peso después de ello. Te contamos por qué sucede esto:

No es la dieta correcta

La mayoría de las personas que buscan perder peso esperan obtener resultados rápidamente. Y por esta razón, suelen elegir dietas que son bastante restrictivas sin percatarse que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud. 

Dieta sin hidratos.

Cuando una persona que está habituada a comer en grandes cantidades y cualquier tipo de alimentos, se somete a una dieta de muy pocas porciones, este cambio brusco produce un cambio hormonal mientras se pierde peso de manera tan veloz.

El recorte significativo de calorías que tiene la dieta afecta los niveles de ghrelina y leptina, hormonas responsables de regular el sentimiento de hambre y de saciedad. Por lo que, no solo se vuelve difícil perder peso después de una recaída, sino que hormonalmente va en contra. Por ello, lo más recomendable es elegir una dieta en la que estas hormonas puedan colaborar y no perjudicar.

Fuerza de voluntad

Este es un requerimiento indispensable al momento de perder peso: la fuerza de voluntad. Las cosas nuevas que debes hacer para perder peso deben ser consistentes. Es decir, cada paso debe ser con seguridad y convicción sin quitar los ojos del objetivo.

Si vas a estar constantemente pensando en todo lo que comías antes, lo más probable es que tú mismo empieces a tentarte. Y si tienes un nivel débil de fuerza de voluntad, terminarás cediendo ante la tentación. En ocasiones, ceder a ‘darte un gusto’ después de tanto evitarlo puede ser peor que haberte dado el gusto en primer lugar.

Razones para no contar las calorías de tu dieta.

Veamos esto con un ejemplo: supongamos que tienes varios días con ganas de comer chocolate, y pasas por una pastelería donde el olor de pasteles, brownies y galletas es bastante notable. Al final, terminas entrando y comiendo todo tipo de dulces. En este ejemplo se observa cómo puedes terminar comiendo el doble en una sola vez que cedas ante la presión.

Esas cosas pasan, el problema está en que hay veces en las que la caída es tan grande que arruinas todo por lo que habías estado trabajando. Lo que, en efecto, ocasiona que perder peso después de una recaída sea más difícil, porque entras en un círculo vicioso de bajar y subir.

Estilo de vida

Bajar de peso no es simplemente disminuir el número en la balanza. Perder peso implica un cambio en tu estilo de vida, en tus hábitos y prioridades. Hay personas que no asimilan eso correctamente, es decir, siguen una dieta, logran bajar de peso, pero al cabo de un tiempo vuelven a subir de peso.

Esto se debe a que no hay un cambio en sus hábitos, no hay un verdadero impacto en lo que concierne ser saludable. Por ello, no son capaces de mantener el peso adecuado. Es necesario entender que todo lo que se hace en el proceso para perder peso, es el estilo de vida que se debe tener permanentemente. 

Bajar de peso más que un logro estético, es un logro personal que mejorará tu salud. Una buena alimentación y hacer ejercicio consolidan los pasos hacia una vida larga y plena, tanto física como mentalmente. Así que no aguardes más, cambia tus malos hábitos, y sé capaz de mostrarle al mundo tu potencial.

Te puede gustar