La forma más sencilla de quemar calorías

Yamila Papa Pintor · 23 agosto, 2018
DEntro de los objetivos principales por los que nos proponemos hacer deporte está el de quemar calorías, y debemos saber que a veces para hacerlo de la forma más efectiva no es necesaria una disciplina concreta, sino un ritmo de vida saludable

¿Te está costando mucho quemar calorías? En este artículo te contaremos no una, sino varias maneras de decirle adiós sin sufrirlo. Aprovecha el buen clima de verano y las vacaciones para lograr tu objetivo.

Actividades para quemar calorías

Si estás buscando ‘la’ manera de quemar calorías más rápido y fácil, a continuación te damos varias opciones… ¡Hay para todos los gustos! Elige la que más se adapte a tu estilo de vida, a tu tiempo libre o a tus necesidades:

1. Jugar en la playa

Si tienes la suerte de vivir cerca de la playa o si estás de vacaciones, puedes aprovechar para quemar calorías. Aunque solemos relacionar la vida marina con las licencias de todo tipo, también es el sitio ideal para hacer ejercicio sin darnos cuenta.

Consejos para un día de playa.

¿Qué te parece dar un paseo por la orilla del mar con tu pareja? ¿O jugar al fútbol, voleibol o raquetas con tus amigos? Incluso haciendo castillos de arena con tus hijos puedes eliminar calorías y ni que hablar si nadas un poco contra las olas. Lo estarás pasando de maravillas mientras pierdes peso.

2. Dormir

No todas las opciones para quemar calorías incluyen movimiento… ¡También puedes reducir grasas mientras duermes! Aquellas personas que descansan correctamente tienen un metabolismo más acelerado. Esto se traduce en menos apetito a cada rato y más rapidez para digerir los alimentos. Por lo tanto, te recomendamos que duermas entre siete y ocho horas seguidas cada noche.

3. Hacer jardinería

En el caso de que cuentes con un jardín o terraza en casa, aprovecha el espacio para tener plantas y flores. Además de que quedará muy bonito, también será bueno para tu salud, física y mental. Estar en cuclillas flexionando las rodillas durante varios minutos es perfecto para fortalecer glúteos.

También puedes trabajar brazos usando herramientas como el rastrillo o la pala. Por lo cual, podrás quemar calorías, marcar tus músculos… ¡Y cosechar tus propias hortalizas!

Aún hay más porque si tu jardín es suficientemente grande y tienes que cortar el césped, podrás reducir unas 200 calorías por cada 20 minutos de trabajo constante. Empujar el cortacésped también fortalece los músculos abdominales, de los brazos y de las piernas, al mismo tiempo que refuerza el corazón.

4. Beber agua muy fría

A diferencia de lo que se cree, no es el calor el que ayuda a adelgazar, sino el frío. Este concepto se utiliza en varios tratamientos de estética como por ejemplo la criolipolisis, la cual congela la grasa para ‘partirla’ y poder eliminarla a través de la orina.

Por lo tanto, te recomendamos que bebas agua lo más fría posible una vez que hayas desayunado. Solo eso puede hacerte reducir 50 calorías. Si quieres consumir líquidos en ayunas sí deberá ser tibia o a temperatura ambiente. Agrega unas gotas de limón y limpiarás el intestino.

5. Bailar

El baile tiene muchas ventajas a nivel emocional y también físico: reduce el estrés, quita la vergüenza, nos permite expresar lo que sentimos, aumenta el autoestima y permite quemar calorías.

Bailar en casa para hacer deporte.Pon la música que más te guste (de preferencia movida) y comienza a disfrutar sus beneficios. Lo mejor de todo es que puedes bailar en casa sin que nadie te vea o en una discoteca repleta de gente y los efectos serán similares.

6. Comer alimentos ‘quemagrasas’ es una de las formas más sencillas de quemar calorías

Si bien no son una solución mágica a nuestros problemas, lo cierto es que te pueden ayudar bastante a quemar calorías y al mismo tiempo alimentarte correctamente. Añade a tu dieta pomelo, apio, té verde, aguacate, canela, quinoa, sandía, uvas pasas y avena. Saciarán tu apetito y evitarán que comas entre horas.

Como puedes ver, no existe una única manera de quemar calorías, ya que todo depende de lo que a ti te guste y cuánto estés dispuesto a hacer para lograr tus objetivos.