Productos lácteos y sus beneficios

Jorge Camon · 9 septiembre, 2018
Exponemos las razones por las que, según diferentes expertos, e independientemente de la edad, debemos consumir productos lácteos para las personas de todas las edades

Consumir productos lácteos puede ayudar a prevenir diferentes enfermedades como la diabetes tipo II, la obesidad, el colesterol o la presión arterial. Además, gracias a su elevado contenido en calcio, dificulta que la grasa se acumule en nuestro organismo.

La prevención de estas enfermedades está demostrada por la Guía de Lácteos en Cardiología, siempre y cuando se consuman las cantidades diarias recomendadas de leche. También recomiendan el consumo de productos desnatados dependiendo de la edad de la persona.

Previenen el sobrepeso y la obesidad

Tanto para niños como para adultos, consumir diariamente productos lácteos puede ayudar a controlar el peso y prevenir la obesidad. Se ha demostrado que aquellos niños que consumen una mayor cantidad de calcio, debido en gran parte a la leche, tienen un mayor índice de masa corporal (IMC), lo que disminuye el riesgo de que padezcan obesidad cuando lleguen a la edad adulta.

Además, los productos lácteos tienen un doble efecto para ayudar a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Debido a su alto contenido en proteínas, aumenta la sensación de saciedad, lo que reduce la ingesta de otros alimentos y la acumulación de grasa en el organismo.

Ayudan al control de la presión arterial

La leche y los productos lácteos también tienen efectos beneficiosos sobre la presión arterial. Diversos estudios realizados en España con personas de todas las edades, han demostrado la disminución del riego de hipertensión en un 54% de los adultos con un elevado consumo de productos lácteos desnatados.

Consumir calcio y vitamina D en la dieta, componentes que se encuentran en grandes cantidades en la leche, está relacionado con una menor probabilidad de padecer hipertensión. 

Además, estos no son los únicos componentes que colaboran en ello. La lactosa, presente en todos los productos lácteos, las proteínas lácteas, los péptidos derivados, el potasio y el magnesio, también están relacionados con este beneficio sobre la salud del consumidor.

Preparar yogur con fresas.

Se ha demostrado que consumir una dieta rica en lácteos desnatados, es mucho más beneficioso para la reducción de la presión arterial que tener una dieta baja en grasas.

Disminución del nivel de colesterol

Actualmente, existe evidencia científica sobre la disminución de colesterol al consumir leche y otros productos lácteos como el yogur. En diferentes estudios se ha conseguido una reducción de hasta el 5% de los niveles de colesterol al complementar la dieta con leche o yogur.

Además de estar relacionado con la reducción de los niveles de colesterol, también se ha observado que el consumo de leche es capaz de aumentar la proporción de colesterol HDL, el denominado colesterol bueno.

Cuidar el colesterol.

Menor prevalencia de la diabetes tipo II

Diferentes estudios observacionales también han asociado una menor incidencia de la diabetes tipo II y de otras enfermedades metabólicas, con el consumo de leche. Investigadores de Suecia han estudiado que el consumo de productos lácteos ricos en grasa, disminuyen la prevalencia de la diabetes tipo II en un 25%, en comparación con un consumo menor de estos alimentos.

Productos lácteos para los huesos

La leche y sus subproductos tienen un elevado contenido en calcio, un componente esencial para la salud de los huesos. Estos alimentos son la principal fuente de calcio de nuestra alimentación, de hecho, los lácteos nos proporcionan alrededor del 70% de la cantidad diaria recomendada de calcio.

En conclusión, como hemos podido ver la leche y los productos lácteos proporcionan una gran cantidad de beneficios a nuestro organismo. No olvides añadirlos a tu dieta, sobre todo los lácteos desnatados.