Propiedades de la avena

Pilar · 17 junio, 2018
Hay pocos alimentos tan completos como la avena y que además sean tan versátiles a la hora de cocinarlos; añade este alimento en tu rutina y cocínalo de diferentes formas para no aburrirte de él

La avena es un alimento con muchas propiedades y muy fácil de incorporar en nuestro día a día. Como vas a ver, alimentos como este son fundamental para mantener una salud correcta.  A continuación analizamos las principales propiedades de la avena. 

Rica en vitaminas del grupo B

Una de las múltiples propiedades de la avena es que contiene vitaminas del grupo B. Concretamente las vitaminas que contiene son las del tipo B1 B2 B5 y B6. A continuación te contamos cuales son los beneficios que aportan cada tipo de estas vitaminas y sus características principales:

  • B1. También llamada Tiamina es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema óseo y muscular. Además la vitamina B1 es la encargada de que la glucosa se asimile en el organismo.
  • B2. La función principal de la vitamina B2 es la de descomponer las grasas, las proteínas y los carbohidratos. También se encarga de aportar energía al organismo.
  • B5. Mantiene en perfecto estado la salud capilar y además ayuda a controlar los niveles de estrés. Es habitual que personas con artritis o artrosis tomen suplementos alimenticios de vitamina B5 porque remite los dolores.
  • B6. Previene las enfermedades cardíacas y contribuye a la mejor conservación de la memoria. Otra de las propiedades de esta vitamina es que regula las hormonas y reduce el dolor menstrual.
Cuenco de avena.

Contiene aminoácidos esenciales

los aminoácidos esenciales son fundamentales en la alimentación de cualquier persona. Esto es debido a que el cuerpo no los produce de forma natural y por lo tanto la única forma de obtenerlos es a través de los alimentos. En total hay diez tipos diferentes de aminoácidos esenciales. De todos ellos los más conocidos y que quizá hayas oído hablar alguna vez son la leusina, la licina y la treonina.

El consumo de alimentos con aminoácidos esenciales como por ejemplo la avena es muy importante y debe hacerse en pequeñas cantidades y diariamente. De lo contrario aparece la sensación de cansancio, debilidad muscular y mayor tendencia a enfermedades. Junto con la avena, el huevo, los lácteos y las legumbres también son ricos en aminoácidos esenciales.

Altos niveles de fibra

Una de las cualidades principales de la avena es su alto contenido en fibra. Por cada 100 gramos de producto contiene 10 de este poderoso nutriente. La fibra es esencial para el correcto funcionamiento del organismo y concretamente del sistema digestivo.

La fibra es adecuada para aquellas personas que sufren estreñimiento ocasional. Es una forma natural y sencilla de acabar con este incómodo problemas. Además la fibra es fundamentales para mantener en correcto estado la flora intestinal y facilitar las digestiones.

Contenido en hierro y calcio

¿Sabías que una taza de avena aporta el 36% de la cantidad diaria recomendada de calcio? Y lo mejor de todo es que la leche de avena no contiene lactosa, por lo que es ideal para las personas intolerantes. El calcio debe ser un alimento fundamental en nuestra alimentación ya que contribuye al correcto estado del sistema óseo.

Además, la avena es rica en hierro y por lo tanto previene de enfermedades como la anemia. Los alimentos en hierro también son importantes para el correcto funcionamiento del sistema circulatorio. Sin el hierro el cuerpo no produce hemoglobina y por lo tanto no tiene capacidad para transportar el oxígeno y distribuirlo por el organismo.

Rica en grasas insaturadas

Las grasas insaturadas también son conocidas como grasas buenas. Para llevar a cabo una alimentación adecuada es conveniente reemplazar en la medida de lo posible las grasas saturadas y sustituirlas por grasas de este tipo. Con ello se consigue una disminución de los niveles de colesterol y al mismo tiempo que el colesterol comunmente denominado como bueno aumente.

Además de la avena hay otros grupos de alimentos ricos en grasas insaturadas. Algunos de ellos son los frutos secos, el pescado o el aceite de girasol. Todos estos alimentos son el ejemplo de que no todas las grasas son malas y que el cuerpo las necesita para funcionar correctamente.