¿Pueden prohibir la entrada de comida a eventos deportivos?

Yamila Papa Pintor · 17 mayo, 2018
Según el cristal con que se mire, la medida de prohibir la entrada de comida a eventos deportivos es buena o mala, ya que si lo analizamos desde el punto de vista del organizador es más que positiva, pero lo opuesto sucede si lo pensamos como espectador

Has comprado el boleto para ver la final de la Liga de Campeones, una pelea de boxeo o un juego de baloncesto… Y estás organizando qué llevar. La prohibición de entrada de comida a eventos deportivos (y también espectáculos culturales o artísticos) es un hecho en la mayoría de los casos. ¿Está bien o no? En este artículo lo analizamos.

Entrada de comida a eventos deportivos: ¿sí o no?

Claro, porque si eres quien ha organizado el evento y tienes varios puestos de venta de comida y bebida en el recinto, no será de tu agrado que los asistentes se lleven una bocata, una botella de agua o un bocadillo en su bolso.

La comida en eventos deportivos.

Ahora bien, como espectadores, nos sentimos un poco rehenes de la situación cuando al intentar ingresar al estadio (o recinto que sea) no nos permiten pasar si tenemos alimentos. Eso nos convierte en consumidores obligados si durante el espectáculo nos da hambre o sed.

Y lo peor de todo es que en algunos casos, los precios en el interior del recinto son superiores a los del supermercado o la tienda de la esquina. Sucede algo similar a los aeropuertos con la bendita ‘ley de oferta y demanda’ que permite cobrar un café 10 veces más que en cualquier otro sitio.

Ya que no está permitido ingresar con esta bebida a través del detector de metales o cinta. O en el cine, donde las palomitas de maíz te cuestan ‘un ojo de la cara’ y se acompañan de refrescos en tamaño gigante a un precio XXL.

Pero volviendo a los espectáculos deportivos, los organizadores se basan en el derecho de admisión. Es decir, que pueden decidir qué se puede ingresar o no porque se trata de un recinto privado. No tiene nada que ver con la seguridad, porque incluso se venden los mismos productos que alguien puede comprar fuera. Es todo una cuestión de ganar más dinero y aprovecharse de la situación.

La comida poco saludable de los estadios

Esta es otra cuestión que merece la pena analizar, ya que si nos prohíben la entrada de comida a eventos deportivos… ¡Al menos ofrezcan menúes sanos! Pues eso parece no estar en el pensamiento de los espectadores. Quizás consideren que los únicos saludables son los que están en el campo, no los que miran el juego.

La importancia de la alimentación correcta.

Por lo tanto, no solo nos obligan a consumir en el interior del recinto, sino que además nos ofrecen menúes repletos de calorías, grasas y azúcares. El menú típico está compuesto por perritos calientes, bocatas de chorizo, filete empanado envuelto en papel plateado, bocadillo de tortilla, patatas fritas, hamburguesas, paninis, etc. Todo bastante grasoso.

Y en cuanto a las bebidas, los refrescos y en algunos casos las cervezas encabezan la lista de más vendidos. Porque no encontraremos un zumo de naranja o un licuado de plátano con zanahoria ni por casualidad.

Es verdad que un espectáculo deportivo no nos insume demasiado tiempo, ya que en promedio nos pasaremos unas dos o tres horas ‘encerrados’ en ese sitio. Según el horario que se desarrolle, podemos comer antes o después fuera de allí y ahorrar bastante dinero, además de evitar problemas en la puerta de acceso.

En algunas ciudades o países existen leyes que defienden y respaldan al consumidor, sin embargo no siempre se cumplen en los recintos privados. La legislación vigente para los usuarios siempre es superior a la conocida ‘de admisión’ utilizada por los empresarios y organizadores. Por lo tanto, es bueno consultar bien la normativa en vigor para saber si es legal o no que te prohíban la entrada de comida a eventos deportivos.