Qué comer cuando salimos de casa

Virginia Duque · 1 agosto, 2018
Es uno de los problemas que se plantean a la hora de seguir una dieta o un tipo de alimentación específica, qué podemos comer cuando no preparamos nosotros la comida en casa y decidimos hacerlo fuera; vemos algunas de las opciones que no alterarán tu nutrición saludable y algunos consejos para comer con moderación

Uno de los grandes desafíos que se nos presentan a los deportistas cuando estamos luchando por tener un estilo de vida saludable es saber qué comer cuando salimos de casa. No podemos estar recluidos y necesitamos salir con nuestros amigos, pero los restaurantes y bares están repletos de hidratos y grasas saturadas. ¿Es posible comer sano?

Comer cuando salimos de casa de manera sana, ¿misión imposible?

Lo primero que se nos pasa por la cabeza son obstáculos que en ocasiones nosotros mismos nos creamos. Por ejemplo, pensar que vamos a una hamburguesería y que vamos a pedir una ensalada y una botella de agua, nos hace sentirnos fuera de lugar.

Comer sano fuera de casa.

Por otro lado, para qué negarlo, a todos nos gusta una pizza o una hamburguesa, y creemos que ante un poco de presión cederemos a comerla. Antes que nada debemos decir que no hay nada de malo porque una vez te comas una hamburguesa o una pizza, porque al final lo que cuenta es tu estilo de vida diario, y ese es muy saludable.

Así que si una vez al mes quieres salir con tus amigos y comer un poco más de la cuenta, ¡tranquilo! No pasa absolutamente nada. Aun así, si estás resuelto a llevar un estilo de vida saludable y comer bien incluso fuera de casa, sigue estos consejos.

Escoge el restaurante

Seguro que en tu zona ya conoces de sobra la oferta de restaurantes que hay y sabes en cuáles puedes comer saludable porque hay opciones y en cuáles no. Es posible que tus amigos hayan elegido un sitio, pero quizá de forma sutil podrías sugerirles ese otro en el que sabes que podrás comer sano. ¡A lo mejor cambian de opinión!

Recuerda que no solo tienes que comer ensaladas, por ejemplo, un asador sería una idea perfecta para ingerir una buena dosis de proteínas y seguro que a tus amigos les encanta.

Come algo antes de salir

Muchos dejan de comer durante el día, pensando que al llegar la noche van a comer y así compensan. Este es un error muy común. Si no comes nada durante el día, cuando vayas a salir a comer fuera, ¡te comerás una vaca entera si te la ponen delante!

Comer fruta antes y después del ejercicio.

Como de manera normal y antes de ir al restaurante ingiere una fruta que no solo saciará un poco más tu apetito sino que te aportará un toque extra de azúcar que te calmará la ansiedad y te impedirá que te pegues un atracón.

Elige los alimentos menos elaborados

A día de hoy es más sencillo que hace algunos años comer fuera de casa. Son muchos los restaurantes en los que podrás encontrar comidas poco elaboradas. Carnes y verduras a la plancha o pescados al horno, por ejemplo. Piensa que la comida sana no son solo ensaladas ni mucho menos.

Así que por ejemplo, si en el lugar en el que estás ves que todas las carnes están cocinadas con alguna salsa, puedes pedir que te la hagan sin ella. Así mismo, si el acompañamiento son patatas fritas, pide que lo cambien por ensalada o por un poco de arroz blanco. Son opciones factibles en el 99 % de los restaurantes.

Las bebidas

Esto sí es un problema si no recuerdas que te estás esforzando por comer sano. El agua es la mejor opción, pero puedes optar por un zumo natural o como mucho una bebida carbonatada cero azúcar.

Zumos de frutas.

Olvida zumos embotellados, refrescos con alto contenido de azúcar y el vino, el cual tiene un alto número de calorías.

El postre

¿Quién puede resistirse a un buen postres casero de restaurante? Nosotros no, y seguro que tú tampoco, pero tenemos una buena noticia. Si has comido sano en la cena, ¡come un postre! O mejor, medio postre, así te sentirás menos culpable pero no te quedarás con las ganas.

Nunca hay nadie en nuestra mesa que quiera compartir una ensalada, pero si hablas de compartir un postres, ¡esa es otra historia! No te faltarán candidatos, seguro.

Ya ves que comer cuando salimos de casa de manera sana es posible si sigues estos consejos. Ponte manos a la obra y no te dejes seducir por los encantos de los restaurantes que ofrecen alimentos no saludables. ¡Tú puedes!