¿Qué comer durante la rutina de entrenamiento en invierno?

Pilar · 21 septiembre, 2018
Comidas calientes rápidas y saludables compatibles con tu rutina en invierno; descubre cómo es este tipo de alimentación para no bajar el rendimiento deportivo durante los meses de frío

La alimentación del deportista debe variar dependiendo de los meses del año. Con la llegada del invierno, el frío y las bajadas de temperaturas apetecen preparaciones más calientes por lo que es necesario adaptar la alimentación. Para que sepas cuales son los alimentos más idóneos para los deportistas en esta fría época del año, te explicamos que debes comer durante la rutina de entrenamiento en invierno.

La clave está en seguir comiendo sano y cocinando de manera saludable pero de forma caliente. Así tu cuerpo se preparará mejor para realizar ejercicio y también se recupera de una forma más eficaz. Sigue leyendo y te explicamos cuales son las claves de la alimentación del deportista durante los meses de invierno.

Fruta de temporada para comer durante la rutina de entrenamiento en invierno

Hemos hablado en muchas ocasiones de lo importante que es tomar alimentos de temporada. No solo por ser las más económicas del mercado, sino por todos los beneficios que conlleva alimentarse con las frutas y verduras típicas de cada estación.

La mejor fruta en invierno.

Las frutas de temporada se encuentran en el punto óptimo para ser consumidas. Además, tienen mejor sabor y un mayor número de propiedades. Si pensamos en el medio ambiente y en la importancia de su cuidado, estas frutas son mucho más sostenibles.

Las frutas propias de cada estación son las siguientes:

  • Verano. Melón, sandía, higos o peras.
  • Primavera. Fresas, ciruelas, nísperos o albaricoques.
  • Otoño. Uva, caqui, granada o manzana.
  • Invierno.  Naranjas, mandarinas o pomelos.

Ahora que ya conoces las frutas de cada temporada puedes beneficiarte de las propiedades que contienen. Recuerda que un consumo elevado de fruta tienen grandes beneficios en la resistencia del deportista y su estado físico. 

Verduras calientes

Si hay una receta sinónimo de vida sana y que es imprescindible para cualquier deportista, esa es la ensalada. Durante el invierno este plato tan versátil resulta demasiado frío y por lo tanto poco apetecible. Una forma de seguir tomando verduras y hortalizas durante los meses de verano es cocinándolas y tomándolas calientes o templadas.

Sopa de zanahoria y coco

Que haya que tomar las verduras calientes no quiere decir que tengas que pasar mucho más tiempo en la cocina o que se trate de recetas elaboradas. A continuación te mostramos diferentes formas de tomar verduras y entrar en calor antes o después del ejercicio.

  • Judías verdes con patata cocida. Una receta tradicional, rápida, saludable y llena de nutrientes. Basta con hervir ambos ingredientes por separado y aliñarlos con un poco de aceite de oliva.
  • Verduras al horno. Corta y pela todas las verduras que quieres. Puedes asar solo una o combinar varias. Añade una pizca de sal y un poco de aceite de oliva y asa en el horno a 170 grados hasta que estén cocinadas. Así de fácil tienes listo un plato de verduras o un complemento perfecto para acompañar carne o pescado.

Cocinar al horno o hervir es una de las formas más saludables de cocinar la verdura. A diferencia de las frituras, de este modo no se suma ninguna caloría ni grasa extra y además se conservan todas las propiedades. Además, hay tantos tipos de verduras que es imposible aburrirse de ellas.

Sopas

Si hay una comida típica del invierno esa es la sopa. Desde el punto de vista de la nutrición del deportista resulta un alimento muy interesante. Las sopas resultan ser un perfecto hidratante para después del ejercicio. Cuando una persona termina su sesión de ejercicio se encuentra deshidratada y por lo tanto debe proporcionarle agua al organismo. En este momento posterior a un esfuerzo físico la sopa es perfecta porque además de recuperar líquidos proporciona nutrientes.

Una sopa de verduras baja en sal y un filete de carne a la plancha serían una comida o cena perfecta para después de una sesión de entrenamiento invernal. Por un lado, la carne proporciona proteínas y por el otro la sopa ayuda a hidratar el cuerpo.

Durante los meses de invierno la alimentación del deportista debe variar para adaptarse a las nuevas temperaturas. Esto no quiere decir que tengas que pasar más tiempo en la cocina, sino que debes preparar los alimentos de forma diferente. Recuerda tomar alimentos de temporada, sopas para hidratarte y verduras calientes.