¿Qué es la comida trampa?

Pese a muchas teorías que podemos escuchar, muchas interesadas, no debemos fundamentar nuestra dieta en falsos mitos o mantras que se transfieren de boca en boca, y que lo único que conseguirán es que pasemos hambre, no mantengamos hábitos alimentarios saludables y acabemos con más peso del que teníamos antes de empezar

‘La comida trampa’. Uno de los conceptos más asentados dentro de la cultura ‘chamánica’ de las dietas milagro. Hemos interiorizado tanto la veracidad de este concepto que han surgido de la nada explicaciones para abalar este método de pérdida de peso.

Este concepto viene a ser que un día a la semana el señor te lo perdona todo. Que la recompensa de tu sufrimiento esta a la vuelta de la esquina. Tus plegarias han sido escuchadas y sí, por fín ha llegado el día. Hoy es tu día libre, sin normas, sin restricciones. Hoy puedes comer hasta hartarte. Pero no hay mayor trampa que esta.

¿En qué consiste el juego?

Dieta semanal saludable.

El plan es el siguiente, te vamos a poner una dieta súper restrictiva, con la cual vas a estar en continua lucha con tu subconsciente. Una dieta en la que solo vas a degustar unas hojas de lechuga sin aliñar y cuatro cosillas más. Pero tu sacrificio será recompensado con la comida trampa.

Un día a la semana, normalmente en fin de semana (para que puedas aprovechar todo tu tiempo libre en comer) puedes excederte, come lo que quieras y en la cantidad que quieras. Porque total, el resto de la semana prácticamente no comes nada.

Se basaría un poco en el concepto de ‘las gallinas que entran por las que salen’ para que nos entendamos todos. Entre semana comes menos de lo que realmente podrías comer, pero compensamos con un día que comes por encima de tus posibilidades. Para quitarte el gusanillo.

Fundamentación basada en una falsa hipótesis

Son muy interesantes las argumentaciones en las que se basan estas teorías, porque utilizan la realidad pero la aplican a su manera. Uno de los puntos favoritos de los defensores de la ‘comida trampa’, es que cuando el cuerpo está a dieta tiende a estabilizarse.

El cuerpo reconoce que está recibiendo menos alimento de lo que estaba acostumbrado y entra en situación de estrés. Pierdes peso porque el cuerpo no reacciona hacia la nueva situación, pero llega un momento que dice hasta aquí. El organismo se adapta a está nueva situación y lo toma como una nueva normalidad.

Por eso hay veces que una dieta hipocalórica, por si sola, tiene una fase de estancamiento. Entonces llega la desesperación y la falta de motivación. Bandera blanca. Nos rendimos. Más o menos ahí es donde quieren fundamentar la comida trampa. Tu cuerpo está continuamente en situación de estrés porque no le dejas acostumbrarse a la situación de dieta.

Que comiencen los Juegos del Hambre

Errores más comunes al hacer dieta.

Si creemos que vamos a ganarle la batalla al sobrepeso y a la obesidad haciendo trampas, vamos listos. El estar sano y estéticamente cómodo y a tu gusto no se consigue con 6 días de sacrificio y 1 de perdón durante 3 o 6 meses. Tras la dictadura llega la anarquía.

No sacamos nada con perder 10 kg en 4 meses matándonos de hambre con algún que otro capricho y acabar rebotando a 15 kg más. Estamos tan acostumbrados a que la ciencia nos simplifique la vida, que nos agarraríamos a un clavo ardiendo con tal de tener el cuerpo que la publicidad nos sugiere. ¡Ojalá todo fuera chasquear los dedos!

Su falta de sentido en el deporte

Se nos hincha la boca con que el deporte es dedicación, constancia, pasión y que solo así conseguiremos objetivos. ¿Qué te hace pensar que haciendo trampas lo conseguirás? Nuestra salud depende de una constante armonía entre la actividad física que realizamos y una alimentación adaptada. 

Y aunque parezca mentira la clave de todo esto está en la educación. La educación nutricional que conciencie de la necesidad de una alimentación saludable. Sin trampas. Ni fechas. Sin limites. Dedicación, constancia y pasión.

No me mal interpretéis, con esto no quiero decir que en vez de hacer caso a un chamán hagamos caso a un talibán de la alimentación. Hay que aprender a comer lo que es saludable, que ese sea nuestro día a día. Disfrutar comiendo, que también se puede hacer con alimentos saludables.

Pero que si un día te encuentras con una ración de calamares o con una tarta de chocolate, no vayas a casa a flagelarte. El problema no es que un día te concedas un capricho, eso no es la comida trampa. Hacer trampas es cuando esto se convierte en una pauta en tu alimentación y no lo quieres reconocer, porque solo piensas en los momentos en los que pasas hambre.

Alimentarte de forma saludable no es pasar hambre por mucho que se empeñen en hacernoslo creer.

Carmen Horno

Estudiante de Dietética y Nutrición. Comer como placer y como profesión. Constancia y evidencia científica. La alimentación saludable te está buscando, déjame ayudarte a encontraros.

Ver perfil
Te puede gustar