Razones para sacar el café de tu vida, ¿es bueno tomar café?

Francisco María García · 24 noviembre, 2018
Conoce todos los detalles sobre los problemas de tomar café de manera reiterada o habitual; conocer sus efectos hará que nos sea más fácil saber cuando es conveniente beberlo y cuando es mejor prescindir de él

El café es la tercera bebida más consumida en el mundo. Se trata de una de los desayunos más populares, para comenzar el día más activos y despiertos. Existen muchas teorías sobre los efectos beneficiosos a la hora de tomar café, como por ejemplo que tomarlo mejora el estado físico, mental y energético.

La cafeína que contiene de manera natural es sin duda un gran estimulante que hará que nos sintamos más activos y despiertos. Pero esta bebida produce varios efectos perjudiciales en nuestro organismo, que muchas veces se minimizan. A continuación, veremos algunas razones para sacar el café de tu vida.

El café aumenta el estrés y la ansiedad

La cafeína presente en el café aumenta el nivel de catecolamina. En realidad, es un grupo de sustancias entre las que se encuentran la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina. Al aumentar su nivel, estas sustancias provocan un estado de estrés permanente.

El café también obliga al organismo a estar muy activo, incluso en los momentos en los que debería estar descansando. Muchas personas que consumen regularmente café tienen insomnio o dificultades para conciliar el sueño.

Esta dependencia ocurre porque la cafeína por la mañana o consumida durante el día permanece en el cuerpo por la noche; y la falta de descanso también genera altos niveles de estrés.

Causa problemas gastrointestinales

El consumo de café está asociado con problemas gastrointestinales, principalmente con la acidez. Y esa acidez puede provocar malestares estomacales, como indigestión, reflujo o alteraciones de la flora intestinal.

Café y salud cardiovascular

La cafeína presente en el café disminuye la sensibilidad a la insulina, lo que genera una elevación de los niveles de azúcar en la sangre, pudiendo ocasionar, a largo plazo, problemas cardiovasculares.

Por otra parte, la cafeína puede aumentar la presión arterial, lo que tendría también efectos negativos para la salud cardiovascular. De igual forma, el consumo de café suele provocar que el corazón se acelere o que se produzca taquicardia.

Café y sobrepeso

Si bien el café no contiene calorías, su consumo se relaciona directamente con el de alimentos muy calóricos. En efecto, es muy común añadirle azúcar, leche o crema al café.

Diferencias entre obesidad y sobrepeso.

También es muy frecuente que el café sea el complemento ideal de un croissant, un trozo de pastel o unos snacks. Todos estos son alimentos con un alto contenido de grasa y azúcar, y por tanto, muy calóricos, que terminarán provocando sobrepeso.

El café puede provocar deshidratación

Se dice a menudo que el café ayuda a quienes sufren de estreñimiento. Esta afirmación es parcialmente cierta, ya que la cafeína estimula y aumenta las contracciones del intestino.

Sin embargo, el café también causa deshidratación. Y eso, a largo plazo, tendrá el efecto contrario al deseado en las personas que sufren estreñimiento. La deshidratación hará que las heces sean más duras y que sean más difíciles de expulsar.

Mancha los dientes

Con un hábito diario y consumido en exceso, el hecho de beber café hace que los dientes se vuelvan amarillos o se manchen. Esto ocurre porque cada vez que se consume café se forma una capa alrededor de los dientes, que es absorbida por el esmalte.

Las manchas provocadas por el café pueden incluso ser peores que aquellas que deja el tabaco o el vino tinto. Es importante el cepillado de los dientes.

Adicción

debemos distinguir entre las personas a las que les gusta el café y aquellas que son verdaderamente adictas a él. Y es que a menudo escuchamos a gente que asegura no poder vivir sin café y sentirse realmente mal si un día no pueden tomar su café por la mañana.

Efectos positivos de la cafeína sobre el entrenamiento deportivo

Muchas personas que intentan dejar el café tienen verdaderas dificultades para lograrlo. El comportamiento es muy parecido al de los adictos a otro tipo de sustancias nocivas, como el tabaco o las drogas.

Para superar la adicción, si alguien decide dejar de consumir cafeína es preferible que lo haga poco a poco, hasta librarse completamente de su dependencia.

Café y enfermedad renal

El café es un diurético natural, por lo que su consumo provoca que vayamos más a menudo al baño. Esto no tiene nada de malo cuando una persona tiene una función renal normal. Sin embargo, en el caso de una persona que tenga algún problema en los riñones, el consumo de café puede empeorar su situación a largo plazo.