Como preparar helado casero para el verano

Jorge Camon · 29 mayo, 2018
El helado es uno de los mayores placeres del verano, y para asegurarnos que sea lo más natural y saludable como sea posible, lo mejor es prepararlo en nuestra propia casa con los sabores que preferimos

El helado es uno de los postres más consumidos en todo el mundo. En los países escandinavos el helado se considera un alimento que aporta energía y nutrientes, por lo que se consume todo el año. Sin embargo, en los países mediterráneos, el helado se consume principalmente en verano.

El 24 de marzo se celebra el Día Europeo del Helado Artesano. Además, existen helados dietéticos especiales para personas con diabetes. Estos helados son bajos en grasa y se elaboran con fructosa en lugar de azúcar, por lo que tienen menor contenido energético.

También se pueden encontrar helados elaborados con soja en lugar de leche o nata, por lo que son aptos para veganos y personas con intolerancia a la lactosa. A continuación, vamos a dejar unas cuantas recetas de diferentes helados caseros para el verano

Helado casero de oreo.

Receta de helado de avellana

  • 300 gr de avellanas tostadas
  • 250 gr de leche condensada
  • 100 ml de licor de avellana
  • Un cuarto de litro de nata líquida
  • menta (para decorar)

Esta receta de helado de avellana está pensada para unas cuatro personas aproximadamente.Para su elaboración, trituraremos con una batidora las avellanas junto con el licor y la leche condensada.

Después pasaremos la mezcla a un bol y montaremos la nata para ir incorporándola a la mezcla y por último, mezclaremos todo bien, lo cubriremos con papel film y meteremos al congelador.

Receta de barquillo

  • 50 gr de harina
  • 50 gr de azúcar glas
  • 50 gr de mantequilla fundida
  • Dos claras de huevo

Para su elaboración: mezclamos los ingredientes en un bol hasta conseguir una masa homogénea y colocamos pequeñas porciones de masa sobre una bandeja de horno con papel de hornear y las extendemos con una cuchara.

Horneamos a 200ºC durante unos 7 minutos. Retiramos la bandeja del horno y en caliente, dales la forma que más te apetezca. Deja enfriar y rellena con el helado que más te guste.

Receta de helado de yogur con frutas

  • Cinco yogures naturales
  • 400 ml de nata
  • 40 gr de azúcar glas
  • Ocho fresas
  • Una rodaja de piña
  • Un kiwi
  • Dos cucharadas de miel
  • Galletas de barquillo

Para su elaboración ponemos la nata fría en un bol y con ayuda de una batidora de varillas eléctrica móntala un poco. Añadimos el azúcar glas y montamos un poco más la nata, sin llegar a montarla del todo.

Luego, batimos los yogures en un bol con dos cucharadas de miel y lo mezclamos con la nata montada. Después, picamos las fresas, el kiwi y la piña en trocitos pequeños para posteriormente añadirlos a la mezcla anterior. Para finalizar, verteremos la masa en un molde rectangular y lo introducimos en el congelador hasta que se congele.

Polos de distintos sabores

Hacer polos caseros es muy sencillo, sólo necesitamos un molde para polos y el congelador. En caso de no disponer de molde, podemos hacer el polo en un vaso (apto para congelador) y cuando haya pasado 1-2 horas en el congelador, colocarle un palo de madera a la mezcla en el centro.

Polos de mango.

Vamos a decir algunos de los ingredientes que puedes utilizar para elaborar estos polos ideales para el verano y que a los niños les resultan tan atractivos.

  • Yogur:se pueden utilizar yogures de cualquier tipo, tanto naturales como de sabores, griegos, con trozos de fruta, natillas… Se pueden hacer polos simplemente de yogur, por lo que en ese caso se necesita un yogur por polo.
  • Zumo y otras bebidas:se pueden hacer polos de zumo, batidos, leche… También se pueden mezclar con yogur para que los polos queden más cremosos.
  • Frutaaprovecha la fruta de temporada para preparar polos caseros. Se puede agregar en trozos mezclados con yogur o zumo.
  • También se pueden añadir otros ingredientes como nata, queso de untar o leche para que quede más cremoso.
  • Los más golosos pueden endulzar los polos añadiendo unas pepitas de chocolate o mermelada.

Es importante dejar los polos en el congelador unas 3-4 horas como mínimo. Si se han utilizado ingredientes cremosos como queso, nata o yogur griego, deberán estar al menos 5 horas en el congelador.

Cuando se sacan del congelador, se pueden poner los moldes bajo el grifo con agua caliente unos segundos. De este modo, el polo se sacará más fácilmente del molde.