Galletas de proteínas: el complemento perfecto para el café

Pilar · 18 septiembre, 2018
Conoce esta receta de galletas saludables, ricas en proteínas y que además se elaboran en poco más de una hora; por fin puedes disfrutar del postre sin tener remordimientos de conciencia y además cuidarte al mismo tiempo

Darte el capricho de tomar un postre dulce después de la comida es perfectamente compatible con cuidarte y llevar a cabo una dieta saludable. ¿No lo crees? Después de leer la receta de galletas de proteínas que te traemos en este post seguro que cambias de opinión.

Café más galletas de proteínas, comida perfecta

La combinación de estos dos alimentos es muy beneficiosa para cualquier deportista. Esto es debido a que ambos contienen nutrientes que cualquier persona que realice deporte debe incluir en su dieta si quiere conseguir resultados óptimos.

Por un lado, el café gracias a la cafeína hace que aumente el rendimiento y se acelere el metabolismo por lo que también es beneficioso para la pérdida de grasa. Todos hemos notado esa sensación de nervios o inquietud cuando hemos tomado una taza de café. Es justo esa sensación la que hace que estemos más activos y que rindamos más a la hora de hacer deporte.

Tolerancia a la cafeína.

Por otro lado, las galletas de proteínas son una forma diferente de ingerir este nutriente. Son un complemento perfecto a los batidos de proteínas o a los alimentos ricos en este nutriente tales como las carnes magras, el pescado o el huevo. Aumentando la ingesta de proteínas en ningún momento acumulas más grasa y además favoreces el desarrollo del músculo.

Por todo ello, tomar un café con unas galletas de proteínas caseras es una buena elección para cualquier persona que haga deporte. Si no realizas ninguna actividad física debes saber que estas galletas son mucho más saludables que cualquiera que puedas comprar en el supermercado.

Receta de galletas de proteínas

Ahora que ya conoces todos los beneficios de estas galletas vamos a explicarte como se elaboran. Recuerda que al ser caseras contienen todos los nutrientes y ningún tipo de azúcar añadido, conservante ni colorante. Además, tal y como vas a ver a continuación se elaboran en menos de media hora.

Como se trata de repostería seca, se conserva perfectamente tras el paso de los días. Puedes hacer una gran cantidad y guardarlas en un tupper hermético. Recoge el tupper en un lugar fresco y seco y podrás disfrutar durante días de tus galletas.

Ingredientes para 20 galletas de tamaño mediano:

  • 40 gramos de polvo de proteína. Pueden ser de cualquier sabor.
  • 300 gramos de copos de avena
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 3 plátanos maduros
  • 1 limón
  • Edulcorante (opcional)
Recetas con huevo al horno.

Elaboración:

  1. Lo primero que debes hacer para ahorrar tiempo es precalentar el horno a una temperatura de 170 grados. De este modo estará caliente cuando las galletas estén listas para introducir en el horno y no tendrás que esperar.
  2. Exprime el limón y agrega los dos plátanos previamente chafados con un tenedor. Es por ello que es importante que estén maduros. De lo contrario el resultado no será una textura similar al puré.
  3. Una vez que hemos mezclado los ingredientes húmedos llega el turno de los secos. Mezcla la avena, la canela y el polvo de proteínas.
  4. Una vez que tanto los ingredientes húmedos como los mojados estén bien mezclados puedes unirlos en un bol y volver a mezclarlos.
  5. Prueba la masa y comprueba su nivel de dulzor. Probablemente no hará falta añadir edulcorante porque los plátanos harán esa función, pero de todos los modos puedes agregar un poco.
  6. Dale forma a las galletas y colócalas en la bandeja del horno. Recuerda no colocarlas muy juntas para que no se peguen.
  7. Una vez que hayas dado forma a todas las galletas las introduces en el horno durante 20 minutos.
  8. Espera a que se enfríen para soltarlas de la bandeja del horno.

De esta forma tan sencilla puedes elaborar unas galletas ricas proteínas con las que cuidarte al mismo tiempo que tomas el postre. Como has podido comprobar, se elaboran fácilmente y se conservan durante días. No hay excusa para no cocinar tu propio complemento saludable.