Helados caseros con frutas

Pilar · 24 junio, 2018
No esperes más y sustituye los clásicos helados por estas opciones mucho más saludables, que además de tener vitaminas, al hacerlos nosotros mismos conseguimos eliminar las grasas y azúcares que contienen en grandes cantidades todos los helados que podemos comprar en el supermercado

Llega el verano y como no, también el calor y nos apetecen las comidas frías y refrescantes. Para que el calor sea más llevadero en este post te traemos varias recetas de helados con frutas. Son una forma saludable y refrescante de alimentarse durante el verano. Además, como vas a ver a continuación todas estas recetas se elaboran en escasos minutos y pueden estar en el congelador durante días. 

Helado de kiwi

La propuesta de helados caseros con frutas que te traemos a continuación viene cargada de vitamina C. Estos helados están elaborados con tan solo dos frutas, nada más. Se trata de la naranja y el kiwi, dos alimentos con altos niveles de esta vitamina que te darán un extra de energía de una forma muy saludable. 

Helado de kiwi.

Ingredientes para 8 helados:

  • 4 naranjas
  • 3 kiwis

Elaboración:

  • Comienza por hacer zumo con las 4 naranjas. Puedes hacerlo manualmente o utilizando un exprimidor eléctrico.
  • Después pela y trocea un kiwi. Añádelo al zumo de naranja y vuelve a triturar.
  • Pela el resto de los kiwis y córtalos en rodajas finas. Estos van a servir para decorar los helados.
  • Introduce en cada polera dos rodajas de kiwi y después rellénala con zumo.
  • Pon el palo a cada una de las poleras e introduce en el congelador 4 horas.
  • Cuando los vayas a consumir tan solo tienes que mojarlos con agua para que se desmolden.

Helado de frambuesa y yogur

Este helado en tarrina es perfecto para servir en cualquier ocasión formal o informal. Además, puedes emplatarlo con fruta troceada o unas gotas de chocolate negro. Toma nota y aprende a elaborar este delicioso helado de frambuesa y yogur.

Helado de frambuesa.

Ingredientes:

  • 180 gramos de leche condensada
  • 2 yogures naturales
  • 200 mililitros de nata para montar
  • 250 gramos de frambuesas

Elaboración:

  1. Tritura la mitad de las frambuesas y la otra mitad córtala en trocitos. Así se consiguen diferentes texturas con un mismo sabor.
  2. En un bol mezcla la leche condesada con los dos yogures. Cuando ambos estén mezclados añade las frambuesas troceadas y también las que has triturado. Deja reposar la mezcla unos minutos.
  3. En otro bol monta la nata. Una vez que se haya montado debes mezclarla con el contenido del otro bol.
  4. Remueve todos los ingredientes y viértelos en la tarrina en la que lo vayas a congelar.
  5. Remueve nuevamente e introduce en el congelador.
  6. Después, remueve cada hora la mezcla durante 3 horas. 
  7. Deja congelar 4 horas más sin remover y ya está listo.

Helado de albaricoque

La última propuesta de helado de frutas que te proponemos es la más original. Se trata de un helado de albaricoque para comer entre galletas. Esta fruta no se utiliza habitualmente para hacer helados, por lo que sorprenderás a tu familia o invitados y seguro que querrán repetir. Toma nota y aprende a hacer este helado tan saludable.

Helado de albaricoque.

Ingredientes:

  • 400 gramos de albaricoques
  • Medio limón
  • 1 cucharada de miel
  • 150 gramos de azúcar. Puede sustituirse por Stevia
  • 250 mililitros de nata

Elaboración:

  1. Lo primero que debes hacer es lavar los albaricoques.
  2. Puedes pelarlos o no según sea tu gusto. Al contrario de otras frutas, la piel del albaricoque es muy fina así que no pasa nada si no los pelas.
  3. Trocea los albaricoques eliminando el hueso.
  4. Mezcla los albaricoques troceados con el zumo de medio limón, la miel y el azúcar. Deja reposar durante media hora.
  5. En otro bol monta la nata.
  6. Mezcla el contenido de los dos boles y remueve.
  7. Vierte la mezcla en un molde alargado para darle la forma de barra de helado.
  8. Introduce la mezcla en el congelador durante 3 horas.
  9. Pasado ese tiempo ya puedes introducirlo en el congelador.
  10. Tras 6 horas en el congelador ya está listo para consumir. Tan solo debes partirlo en rodajas de alrededor de 4 centímetros de grosor y colocar una galleta a cada lado.