Mayonesa de clara de huevo

Francisco María García · 11 junio, 2018
Ideal para acompañar pescados, hamburguesas o patatas fritas, la mayonesa nos permite condimentar y potenciar platos de estilos muy diversos

No hay alimento más versátil en la cocina que el huevo, Además, es una importante fuente de proteínas, tanto como para reemplazar el aporte de la carne roja. La clara es la parte más beneficiosa y saludable, porque no contienen ni grasas. Es por ello que la mayonesa de clara de huevo es la opción recomendada para acompañar una dieta sana y balanceada.

Valores positivos

Las claras de huevo contienen una importante cantidad de agua, además de nutrientes y aminoácidos fundamentales para el organismo. Favorecen el correcto desarrollo de los músculos y ayudan a remineralizar los huesos, por lo que es un alimento ideal para los niños y los deportistas.

De igual manera, las claras son ricas en riboflavina, niacina, potasio, selenio y ácido fólico, entre otras vitaminas y minerales. También poseen algunas enzimas que son capaces de crear un escudo para proteger al cuerpo contra la acción de gran cantidad de microorganismos.

Mayonesa con clara de huevo.

En muchas ocasiones se ha culpado al huevo del aumento desmedido del colesterol. En la actualidad, los nutricionistas y otros especialistas han descartado esta idea. Estos expertos afirman que lo que realmente dispara los niveles de colesterol es el exceso de grasas provenientes de frituras, embutidos o carnes rojas.

Otras propiedades de la clara de huevo

  • Fuente importante de Vitamina B, sustancia que no puede ser almacenada por el cuerpo debido a su carácter hidrosoluble. Por esta razón debe reponerse cada día a través de los alimentos.
  • La clara de huevo interviene en la prevención de enfermedades, como la diabetes II.
  • Las claras permiten mantener satisfactoriamente la sensación de saciedad, lo cual es mucho más efectivo y saludable que consumir otro tipo de productos más calóricos.
  • Para tratamientos de quimioterapia por cáncer o en pacientes renales, son un alimento muy efectivo y recomendado.
  • Contribuyen en el fortalecimiento y en la regeneración de huesos.
  • En la antigüedad se utilizaban las claras de huevo como remedio casero para ayudar a sanar heridas, colocándose de manera directa sobre la zona afectada.
  • Colabora de forma positiva en el control de la presión arterial.

¿Cuáles son los beneficios del consumo de la mayonesa de clara de huevo?

La mayonesa elaborada con clara es un alimento recomendado como acompañante del desayuno o después de practicar ejercicio. Nos aportan altas cantidades de vitaminas y proteínas que contiene, en especial de los grupos B y E. Adicionalmente, cuenta con propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Otra de las ventajas de la mayonesa de clara de huevo es que retrasa el envejecimiento. Para ello, impulsa la producción de colágeno en el organismo. Un factor clave en el momento de prevenir la aparición de arrugas.

¿Cómo hacer una buena mayonesa de claras de huevo?

Está receta es muy recomendable, no solo porque funciona muy bien como acompañante de aperitivos, ensaladas y hasta de platos principales, sino también porque es una alternativa saludable. Además, es muy fácil de elaborar, con ingredientes sencillos, válidos para cualquier presupuesto.

Receta de mayonesa casera.

En la cocina, esta mayonesa es un ingrediente versátil, pues se adapta con facilidad a los gustos personales de los comensales. Es una salsa ideal para usar en platos fríos de pasta, arroces, pescados a la plancha y cualquier otra elaboración basada en la creatividad de quien cocina.

Ingredientes:

  • 3 claras de huevo
  • 3 cucharaditas de zumo de limón
  • 1 diente de ajo bien triturado
  • Una cucharada de mostaza Dijon
  • 1 cucharadita de azúcar blanco
  • 3 tazas de aceite de oliva. De forma alternativa, se puede emplear aceite extra virgen de girasol
  • Sal y pimienta al gusto

 Elaboración:

  1.  Colocar en el vaso de la licuadora todos los ingredientes, con la única excepción del aceite y el zumo de limón.
  2. Incorporar poco a poco un hilo fino del aceite de una a la mezcla, con la licuadora, a velocidad baja o media. Este proceso no deberá demorarse más de 30 segundos.
  3. La técnica ideal es comenzar a montar la mayonesa a una velocidad baja de la batidora, sin moverla. A medida que la salsa va montándose, se sube un poco la velocidad.
  4. Añadir una cucharadita de zumo de limón.
  5. Repetir los pasos dos y tres hasta completar el ciclo completo. En este punto, la mayonesa ya debe exhibir el punto de cremosidad deseado.
  6. Revisar la mayonesa y, en caso de ser necesario, rectificar los puntos de la sal y la pimienta.