Mayonesa saludable

Jorge Camon 1 julio, 2018
Vemos los distintos tipos de mayonesa que podemos encontrar en los supermercados y como elaborar nuestra propia salsa en casa, algo que siempre es una opción más saludable

La mayonesa es una salsa fría hecha principalmente con huevo entero y aceite vegetal batidos. Se trata de una salsa de origen español  (menorquín), y normalmente se sazona con zumo de limón, sal o vinagre.

A día de hoy, es una salsa que está presente en multitud de platos como acompañamiento, generalmente con hortalizas y pescados. Es un salsa que se sigue haciendo a mano, con el uso de la batidora, no como antiguamente que se hacía con mortero, pero también hay de origen industrial.

Mayonesa industrial

Para la elaboración de la mayonesa industrial se necesita, huevo crudo, aceite, especias, sal y esencias naturales. Su proceso empieza con un camión cisterna lleno de huevos crudos pasteurizados anteriormente, para prevenir la salmonella que se llevan a un depósito de refrigeración.

Mayonesa de clara de huevo.

Después se pone en un tanque el aceite, el cual viene sellado por el proveedor. Y en un tercer tanque se deposita la mezcla de especias, sal y esencias naturales en estado líquido, y a temperatura ambiente. Por último se mezcla una cantidad determinada de cada tanque en uno común para conseguir una masa cremosa.

Una vez obtenida la mezcla homogénea de esta salsa, se coge una muestra para control de calidad, para medir su nivel de pH. Una vez comprobado el pH, se llena cada franco con una llenadora automática y se lleva a una maquina para tapar bien el producto y conservar su frescura. Finalmente se etiqueta y se lleva a mercado.

Mayonesa casera

Para hacer la mayonesa casera necesitamos, dos yemas de huevo, una cucharadita de mostaza, tres cucharaditas de jugo de limón, 225ml de aceite de oliva, sal y pimienta negra molida.

Lo primero que tenemos que hacer es separar las yemas de las claras de huevo. Colocamos las yemas con una cucharadita de mostaza y una de jugo de limón en un recipiente para batir. Con la ayuda de la batidora, batimos estos ingredientes hasta que tengan una consistencia homogénea.

Receta de mayonesa casera.

Una vez este bien mezclado, añadimos poco a poco el aceite de oliva continuamente. Vamos añadiendo un poco , batimos, volvemos a añadir otro poco, batimos, y así hasta que acabamos el aceite. Al final tiene que quedar una mezcla amarilla y espesa.

Finalmente, añadimos el resto del jugo de limón y la sal y pimienta negra a nuestro gusto, batimos todo por última vez y ya tenemos acabada la mayonesa.

Mayonesa saludable

Podemos decir que la mayonesa no es del todo saludable debido a su alto contenido en grasas por el huevo. Estas grasas pueden hacer que aparezca el colesterol, enfermedades cardiovasculares, obesidad e incluso que nuestra piel se vuelva más grasa. Por eso vamos a hablar de como hacer mayonesas más saludables.

Receta de mayonesa sin huevo

Además de no tener las grasas de huevo, esta mayonesa tiene como ventaja que se puede calentar sin que pueda dar problemas de estomago. Para esta mayonesa necesitas: una taza de leche, aceite de oliva y sal.

Su elaboración consiste en colocar en la batidora la leche con la sal y mezclar, y poco a poco ir añadiendo el aceite de oliva sin dejar de mezclar hasta que obtengas una pasta espesa.

Para que sea todavía más light puedes usar leche desnatada o de soja. Además puedes añadir cebollino picado, ajo…¡al gusto para cambiarle el sabor!

Para su conservación en el frigorífico es mejor tener un frasco de vidrio que de plástico y hermético.

Receta de mayonesa de zanahorias

Es una opción diferente a la hora de dar gusto a tus comidas, además de que si preparación es fácil y con pocos ingredientes. Para su elaboración necesitamos 750 gramos de zanahorias, un cuarto de taza de aceite de oliva o girasol, un diente de ajo o menos si te gusta el sabor más suave, una pizca de sal y zumo de limón.

Para empezar pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas finas y las pondremos en una cazuela con agua para cocerlas y dejarlas tiernas pero no muy cocidas. Dejaremos que se enfríen un poco y las licuaremos con los demás ingredientes.

Esto dará lugar a una pasta homogénea y suave de color anaranjado. Para más sabor, añadir más aceite. Conservarla en la nevera pero no es recomendable congelarla, ya que perderá su gusto.

Hay multitud de mayonesas saludables como son la de papa y remolacha, la de zanahoria con garbanzos, apio, tomate, aguacate o incluso con frutas como el mango…y también puedes cambiar el aderezo, como la cantidad de aceite o ajo, entre otros.

Te puede gustar