Prepara algo sencillo y rico en proteínas sin invertir mucho tiempo

Jorge Camon · 19 noviembre, 2018
Conoce algunas de las recetas más fáciles y nutritivas para incluir una buena dosis de proteínas de manera saludable; disfruta de la comida a la vez que cumples con una buena dieta

La mayoría de las personas recurrimos normalmente al típico plato de pechugas de pollo para cubrir nuestras necesidades proteicas diarias. Sin embargo, existe una gran variedades de carnes que nos pueden aportar sabores diferentes y seguir sumando a nuestro organismo la cantidad necesaria de proteínas.

Por ello, en este artículo, os proponemos unas cuantas recetas con las que conseguiremos gran cantidad de proteínas sin invertir mucho tiempo en su elaboración.

Recetas de proteínas sin invertir mucho tiempo

Ensalada de pollo escabechado

Al igual que con muchos otros platos, como por ejemplo el marisco, las ensaladas son la opción perfecta para combinar distintas carnes. Sin ir más lejos, el pollo suele ser la carne blanca por excelencia para añadir a este tipo de platos.

Ensalada de pollo escabechado.

Entre otras ventajas, esta receta se puede consumir una vez hayan pasado unos días, ya que el pollo es escabechado, y además es una técnica de cocinado que aporta una gran versatilidad a nuestros platos. Por medio de una ensalada escabechada podemos aportar una cantidad de 47 gramos de proteínas y solamente 440 kilocalorías.

Strudel de pavo y verduras

Se trata de una técnica de cocinado de origen alemán, y a pesar de no ser un plato muy conocido en nuestro país, es una manera muy sencilla y rápida de preparar una especie de pastel relleno con la carne y vegetales que más nos gusten.

Strudel de pavo y verduras.

El strudel es un plato muy innovador, elaborado a partir de láminas de pasta filo y con un aspecto externo muy llamativo. Con esta receta conseguiremos un aporte de 78 gramos de proteínas sin invertir mucho tiempo en su preparación.

Pollo a la plancha con queso feta

Es otra de las recetas disponibles para consumir proteínas, además podemos acompañar nuestro plato principal con algo de tomate fresco y de queso feta. Es un menú muy fácil de elaborar y con una calidad nutricional muy elevada, además de aportarnos un total de 42 gramos de proteínas en tan solo 420 kilocalorías.

Hígado encebollado con brócoli

Cabe destacar que el hígado no es precisamente uno de los alimentos más consumidos en nuestro país, sin embargo, es un tipo de carne que tiene grandes beneficios; como su gran contenido en fósforo, en hierro y vitaminas. Todo ello lo convierte en un plato muy adecuado para deportistas y mujeres embarazadas principalmente.

Además, si eres de las personas a las que no les gusta tomar vísceras o su sabor, puedes preparar esta receta en tu casa acompañada de cebolla y brócoli para disimular el sabor de la carne. Con este plato aportamos una cantidad de 37 gramos de proteínas, sin perder excesivo tiempo en su preparación.

Muslos de pavo al horno con patatas

Se trata de una receta muy clásica, en la que hemos elegido muslos de pavo, pero se pueden cambiar por cualquier otra carne, como por ejemplo el conejo.

Para darle más sabor y aportar un mayor número de nutrientes, podemos acompañar los muslos de pavo con las verduras que más nos gusten y elaborar el plato en el horno. En solo una hora de preparación, obtendremos 44 gramos de proteínas con esta sencilla receta.

Albóndigas de ternera con verduras

Otra de las carnes que aún no habíamos nombrado es la ternera, con la que también podemos obtener recetas ricas en proteínas sin invertir mucho tiempo en la cocina.

Albondigas de ternera con verduras.

Se trata de un plato muy tradicional que podemos elaborar con carnes de todo tipo. Sin embargo, en este caso, elegimos la ternera para que nos aporte un total de 48 gramos de proteínas, además de un gran sabor.

Ensalada César de pollo

Sin duda alguna, la ensalada César es la más versátil para combinar con distintos alimentos, como el pollo y el pan tostado. Es un plato que podemos modificar a nuestro gusto y añadirle los ingredientes que más nos apetezca.

Salsa César.

Además de ser una receta muy sana, es capaz de aportarnos 44 gramos de proteínas y 375 kilocalorías, y todo ello en una simple ensalada a la que añadimos la salsa y los ingredientes que más nos gusten.

En definitiva, existe una gran cantidad de recetas diferentes que nos aportan muchas proteínas sin invertir mucho tiempo en su preparación. Además, como hemos visto, hay una enorme variedad de carnes que nos sirven para conseguir proteínas, no solo el pollo.