Miso, propiedades y beneficios de este alimento

Pilar · 28 mayo, 2018
El miso puede ser de diferentes tipos, depende del alimento que lo componga y del tiempo de fermentado, como resultado el miso tendrá un sabor más suave o fuerte

En este post te acercamos un alimento bastante desconocido, el miso. Se trata de una comida muy versátil y saludable tradicional de la cocina japonesa. Sigue leyendo y descubre las propiedades, los beneficios y aprende a utilizarlo en la cocina.

¿Qué es el miso?

Es un alimento tradicional de la cocina japonesa. Fuera del país nipón es bastante desconocido, pese a que cada vez es más común encontrarlo en otros países. El miso es una pasta de semillas fermentada de manera natural. Lo habitual es que las semillas sean de soja aunque se pueden combinar con otro tipo como por ejemplo arroz o cebada.

El miso.

Los diferentes tipos de miso son los siguientes:

  • Blanco o shiromiso. Su tiempo de fermentación apenas llega al año por lo que su sabor es muy suave.
  • Rojo o akamiso. Es el miso con un sabor medio, ni tan suave como el blanco ni tan potente como el negro. Su tiempo de fermentación es de dos años.
  • Negro o kuromiso. Es el miso más potente ya que su tiempo de fermentación es de tres años. Como consecuencia de todo este tiempo el mismo resultante tiene un color muy oscuro.

 

Además del miso blanco, rojo o negro hay otros tipos dependiendo de los alimentos que lo compongan. Las combinaciones son infinitas y estas son las más comunes:

  • Con gemai. Soja y arroz integral
  • Con kome. Soja y arroz blanco
  • Con nato. Soja y jengibre
  • Con mugi.  Soja y cebada

Miso japones.

Propiedades y beneficios

El miso es un alimento totalmente natural, ya que simplemente se fermenta. Además es apto tanto para vegetarianos como para veganos, por lo que todo el mundo puede beneficiarse de este saludable alimento. A nivel nutricional, el miso es rico en proteínas, hidratos de carbono y enzimas. A pesar de ello, como se toma en pequeñas cantidades el aporte nutricional es muy pequeño.

Estas son todas las propiedades del miso:

  • Mejora el proceso digestivo
  • Fortalece y regenera la flora intestinal
  • Previene la osteoporosis y disminuye sus síntomas.
  • Fortalece las uñas y el pelo, previene su caída
  • Beneficioso para el sistema nervioso

Ningún alimento es perfecto, y el miso no iba a ser menos. En este caso su talón de Aquiles lo encontramos en su alto nivel de sal. Por ello no es recomendado para aquellas personas que padezcan hipertensión.

Elaboración de la sopa de miso

Una de las formas más habituales de tomar el miso es en forma de sopa. La sopa es una de las elaboraciones más tradicionales de la cocina japonesa. A continuación te mostramos una receta muy sencilla para que puedas elaborarla en tu propia casa.

No es la receta tradicional, porque esta cuenta con ingredientes difíciles de conseguir fuera de Japón y además el tiempo de elaboración es bastante largo. De todos modos, la receta que te proponemos no tiene nada que envidiar a la auténtica sopa de miso.

Ingredientes:

  • 20 gramos de alga wakame
  • 100 gramos de tofu
  • 3 cucharadas de miso
  • Medio litro de caldo dashi

Elaboración:

  1. Comienza hidratando el alga wakame. Déjala reposar en un cuenco con agua varios minutos.
  2. Corta el tofu en dados con cuidado para que no se rompa. Puedes secarlo con ayuda de papel de cocina para que esté más terso a la hora de cortarlo.
  3. Calienta el caldo dashi a fuego lento. Puedes comprarlo elaborado o hacerlo tu mismo.
  4. En un cuenco vierte el miso y agrega poco a poco varias cucharadas de caldo dashi caliente para que se vaya disolviendo.
  5. Vierte el bol con el dashi y el miso disuelto a la olla en la que esté el resto del caldo dashi. Remueve unos minutos para que ambos se mezclen.
  6. Añade a la olla el tofu y el alga walkame. Cocinar un par de minutos y servir.

Otras formas de incluir el miso en tu alimentación habitual es elaborando pan de miso, risotto, pasta o legumbre. Por su versatilidad se puede incluir prácticamente a cualquier receta.