Salsa de aguacate y yogur

La salsa de aguacate y yogur es un recurso sano para acompañar nuestras comidas, se puede tomar fresco para combatir los estragos del calor

Para incorporar un aderezo sano y equilibrado a nuestra cocina, la salsa de aguacate y yogur puede ser una muy buena alternativa. Es una combinación que quizá pueda parecer muy intensa; sin embargo, preparada adecuadamente, aporta múltiples beneficios al organismo.

El aguacate: un alimento con sabor tropical

A pesar de la mala fama de esta fruta en cuanto a su exceso de aporte calórico, su consumo moderado acelera el metabolismo y controla las grasas en sangre. Incluso, y contrario a lo que algunas personas todavía creen, ayuda a perder peso. Por esta razón, se ha convertido en un alimento recomendadao para una dieta sana.

Salsa de auacate y yogur.

Numerosos estudios demuestran lo enormemente beneficioso que es su consumo para la salud. Entre otras de sus varias virtudes, es reconocido por ayudar a controlar el colesterol malo (HDL).

Debido a su gran cantidad de fibra, el aguacate permite saciar el apetito y a mejorar problemas de estreñimiento. También posee grandes propiedades desintoxicantes, que mantienen a raya los niveles de azúcar.

Yogur: fuente natural de calcio

El yogur es otro alimento muy saludable. Se recomienda consumir al menos uno cada dos o tres días. Ofrece un alto contenido en probióticos, que aportan al cuerpo una gran cantidad microorganismos que influyen de manera positiva en el cuerpo humano.

Se ha comprobado que es un remedio eficaz en lo que se refiere al restablecimiento de la flora intestinal. Gracias a sus propiedades antibacterianas, estimula la evacuación, permitiendo la expulsión por vías naturales de las bacterias o microorganismo indeseables.  También es muy beneficioso para la microflora urogenital.

Otro de los beneficios de consumir yogur, ya sea solo o integrado en salsas, es que mejora la absorción de los nutrientes de los alimentos. De igual forma, aumenta la resistencia contra organismos patógenos, al reforzar el sistema inmunológico y brinda mayor resistencia a todo tipo de infecciones.

El yougur es fuente natural de calcio, ideal para prevenir la osteoporosis. Además, es muy utilizado como componente de cremas y mascarillas destinadas al cuidado de la piel.

Salsa de aguacate y yogur, la combinación perfecta

Al mezclar en una misma preparación ambos ingredientes, se obtiene un alimento con un alto valor nutricional, ideal para una dieta balanceada. Una sana opción a la hora de acompañar, entre muchos otros platos, a langostinos, pescados o mariscos.

Entre las muchas ventajas que ofrece la salsa de aguacate y yogur, es que contiene una grasa saludable. Es una elección mucho más saludable, en cuanto a calidad alimenticia, con los aderezos a base de mayonesa o salsa rosa.

Adicionalmente, a gusto de cocineros y comensales, se puede acompañar con un toque de queso parmesano. También hay recetas con yogurt de soja, una opción igual de saludable e imprescindible para aquellos con intolerancia a la lactosa. De esta forma, se trata de un producto bastante fresco y suave, ideal para el verano.

Preparar salsa de aguacate y yogur.

Receta de salsa de aguacate y yogurt

Además de ser ideal para acompañar alimentos del mar, el yogur funciona muy bien junto a ensaladas, sándwiches o como acompañante de unos snacks, a modo de aperitivo. También sirve para complementar tacos, snacks, patatas fritas, fajitas o aves.

Ingredientes:

  • 2 Aguacates maduros grandes
  • 2 unidades de yogur griego, de soja o natural
  • 4 cucharadas soperas de zumo de limón
  • ½ taza de cilantro fresco
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas soperas de parmesano molido o rallado
  • Cebollino o perejil para decorar
  • 1 cucharadita de sal

Preparación:

  1.  Retirar la pulpa del aguacate.
  2. En un tazón, machacar la pulpa del aguacate con un tenedor.
  3. Cubrir los trozos de aguacate con jugo de limón para evitar que oscurezca y se oxide.
  4. Agregar el yogur y batir con el tenedor.
  5. Incorporar el cilantro, el ajo machacado, la sal y el queso parmesano. Triturar todo hasta alcanzar la textura cremosa y homogénea.
  6. Colocar la preparación en un cuenco de vidrio. Decorar con el cebollín fresco, previamente picado.
  7. Para conservar la mezcla, reservar el hueso del aguacate, colocarlo encima de la salsa y guardar en un envase hermético dentro de la nevera.
  8. De manera opcional, se puede colocar en copas usando trozos de tomates aderezados con sal y pimienta en el fondo. Encima se colocará la salsa y en los bordes, terminando con langostinos o cualquier otro ingrediente que se prefiera.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar