Recetas de dulces fitness

Virginia Duque · 3 julio, 2018
Vemos algunas ideas dulces para no renunciar a los postres pese a seguir una dieta fitness; todo es cuestión de saber adaptar las recetas tradicionales a una alimentación más saludable y menos calórica

Para aquellos que somos unos locos del deporte, un estilo de vida saludable así como una dieta sana es esencial para conseguir nuestros objetivos. Pues bien, como todos merecemos un capricho de vez en cuando, hemos decidido traeros unas recetas de dulce fitness para que podáis comer lo que más os gusta sin remordimiento.

¿Por qué engordan los dulces?

Bueno, el peligro de los dulces no consiste solo en que engorden sino en que no ayudan a mejorar nuestra salud cardio vascular, y además nos restan energías. Estos alimentos elaborados engordan porque tienen un alto contenido en hidratos procesados tales como la harina, así como en grasas saturadas y azúcar.

Sin importar si son procesados o caseros, llevan la grasa del aceite y la mantequilla, del yogur, los hidratos de la harina, un montón de azúcar y muchos más componentes que se le pueden agregar. Para evitar pues que un dulce no nos ayude a sentirnos saludables y además nos engorde, tenemos que evitar usar todos los productos que pueden perjudicarnos.

El aceite de oliva o de coco será el más indicado para aportar un toque de grasas saludables, mientras que podremos sustituir los hidratos procesados por salvado de cereales como la avena o el lino, por ejemplo. El plátano es un sustituto ideal al huevo, y el sirope de agave un componente ideal para agregar en el lugar del azúcar. Hay quienes prefieren usar edulcorantes, pero nosotros preferimos irnos hacia el lado más sano y natural posible.

Recetas de dulces fitness

Una vez sabido esto queda claro que lo mejor para hacer dulces que nos permitan darnos un capricho es que estén elaborados con la mayor cantidad de proteína posible. He aquí algunas recetas:

Galletas de avena y cacao

Estas galletas serán un aperitivo ideal para comer entre horas. Esto es lo que necesitas:

  • Dos plátanos
  • Un vaso de avena en copos o salvado de avena, o ambos
  • Dos cucharadas de sirope de agave
  • Una cucharada de cacao en polvo sin azúcar y puro
  • Una clara de huevo
  • Dos cucharadas de aceite de coco
Galletas de avena y frutos secos.

Comienza aplastando los plátanos y añadiendo la avena, el agave y el aceite de coco. Remueve todo bien y más tarde vierte la clara de huevo que servirá para que las galletas queden crujientes.  Mezcla bien y añade el chocolate en polvo. Si quieres darle tu toque personal puedes poner nueces, pasas, coco rallado o cualquier ingrediente que se te ocurra.

Haz la forma de las galletas como te guste, aunque te recomendamos que no sean muy gruesas. Mete al horno a 180 grados durante unos 20 minutos. Una vez que estén listas, sácalas de la bandeja caliente y deja que se enfríen en una rejilla para que no se reblandezcan.

Brownie de proteínas

Ahora que han llegado a los mercados los helados de proteínas, ¿por qué no acompañarlos con un brownie acorde? Esto necesitarás:

  • Medio vaso de leche sin lactosa o de avena, o de cualquier otro sabor que te guste
  • Cuatro claras de huevo
  • Tres cucharadas de aceite de coco
  • Tres cucharadas de cacao puro en polvo
  • Un plátano
  • Tres cucharadas de sirope de agave
  • Un vaso de harina de avena o de espelta
  • Proteína en polvo, cuatro cucharadas, a ser posible de vainilla, pero también sirve sin sabor o de chocolate
  • Un sobre de levadura
  • Nueces y fideos de chocolate negro
Brownie para deportistas.

Comienza aplastando el plátano y mezclando con la leche, el aceite, el sirope de agave. Bate las claras de huevo y ponlas a punto de nieve. Resérvalas unos segundos mientras terminas de agregar a la mezcla la harina, la proteína en polvo y la levadura. Por último añade despacio mientras remueves con cuidado las yemas y deja que se haga una mezcla homogénea. Si antes de agregar las claras crees que quedan muchos grumos, puedes batir con la batidora, y después añadir las claras a punto de nieve.

Vierte en un molde y adorna con nueces picadas y fideos de chocolate. Mete al horno precalentado a 150 grados durante media hora. ¡Te encantará!

Natillas

Para aprovechar las yemas que separamos al hacer el brownie, las mezclaremos con dos vasos de leche que puede ser desnatada, sin lactosa o de avena, coco u otro sabor. Añadiremos medio sobre de harina de maíz y dos cucharadas de proteína hey con sabor a vainilla. Pon una rama de canela si te gusta. Dejaremos que hierva durante dos minutos y retiramos del fuego.

Vertemos en moldes, dejamos que se atempere y metemos en la nevera. Un postre light con un extra de proteínas que te encantará.

¿Ya has tomado buena nota de todas estas delicias? No te niegues un capricho, puedes hacerlo con muy pocas calorías y de manera muy sana. ¿Te animas?