Salsa con coliflor

La coliflor es un producto sano que podemos utilizar de mil maneras en la cocina, una de ellas es en forma de salsa para potenciar los sabores de nuestros platos favoritos

Al saborear una buena salsa con coliflor seguramente desaparecerán los prejuicios con respecto a este vegetal.  En realidad, mucha gente rechaza la coliflor por el fuerte olor que emite al cocinarla.

Nada es más fácil que evitar que ese olor invada la cocina, basta con agregar una ramita de apio, un chorro de leche, un poco de vinagre o de limón al agua para neutralizarlo.

¿Por qué incluir coliflor en la dieta?

Una rápida mirada a las propiedades nutricionales de la coliflor contribuirá a decidir integrar este ingrediente en nuestra cocina. Médicos y técnicos nutricionistas aconsejan incorporar esta especie de col a la rutina alimentaria de grandes y de chicos.

Salsa de coliflor.

Es una fuente muy valiosa de vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B6 y ácido fólico). Una porción de coliflor contiene el 80% del valor diario recomendado de vitamina C.  Aporta también vitamina K y proteínas; es rica en minerales imprescindibles para el organismo, como magnesio, fósforo, potasio, calcio y manganeso.

Se ha comprobado que la coliflor fortalece al organismo en general, y que consumirla frecuentemente mejora la salud. ¿En qué mejora la persona que consume coliflor?

  • La salud cardiovascular, especialmente por la vitamina K, que favorece la circulación sanguínea.
  • Trastornos estomacales. Su contenido en fibra contribuye a la buena digestión.
  • Retarda el envejecimiento, pues posee un alto contenido en antioxidantes.
  • Fortalece la piel, y la protege contra los efectos de los rayos ultravioletas.
  • Reduce el colesterol. Su contenido en omega 3 y ácidos grasos ayudan a reducir el colesterol malo.
  • Estimula la actividad cerebral, pues aporta fósforo, un factor importante para el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en general.
  • Controla la diabetes, pues la vitamina C y el potasio regulan la glucosa en sangre.

No hay duda alguna acerca de la necesidad de incorporar la coliflor en la alimentación. La cuestión es encontrar el camino para que resulte apetitosa, de manera que comerla no sea una obligación sino un placer.

La salsa con coliflor

Es frecuente que al pensar en comer coliflor, las personas se la imaginen hervida, casi al natural. La imagen frecuente es la de los ramitos separados como parte de una ensalada. La idea de masticar el vegetal así presentado puede no resultar del todo agradable.

Cuando se trata de los niños, el tema se complica aún más; los pequeños no entienden mucho de alimentación saludable. Solo les interesa el sabor y el aspecto de aquello que comen; y la coliflor no tiene la apariencia más atractiva.

Sin embargo, hay caminos para esconder la col, de modo que se consuma sin notar que está allí. La salsa con coliflor es una de esas formas de incluir coliflor en un plato sin que se note.

Receta de salsa con coliflor

La salsa con coliflor que se presenta a continuación tiene una consistencia muy cremosa. Esto hace que sea aceptada por todos, pues aquellos que se resisten a la col no notarán su presencia.

Coliflor para hacer salsa.

Ingredientes:

  • 1 coliflor
  • 1 cebolla
  • 2 o 3 dientes de ajo
  • Leche o caldo, cantidad necesaria
  • ½ taza de queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta a gusto

Elaboración:

  1. Lavar la coliflor y quitar el tronco grueso.
  2. Separar los ramilletes.
  3. Escaldar en agua hirviendo durante 10 minutos.
  4. Molerla en la picadora o licuadora.
  5. Picar la cebolla y los ajos y cocinarlo en una sartén con un poco de aceite.
  6. Agregar la cebolla y los ajos a la coliflor molida.
  7. Incorporar leche o caldo, hasta obtener la consistencia deseada.
  8. Mezclar con el queso rallado.
  9. Sazonar con sal y pimienta al gusto.

¡La salsa está lista!

Platos con salsa con coliflor

Es interesante combinar la salsa con coliflor con alimentos que sean muy del gusto de las personas. De este modo, se renovarán sabores y se integrará un aporte nutricional excelente.

Algunas ideas:

  • Es una salsa ideal para pasta; no hay que olvidar la versatilidad de la pasta, combina con casi cualquier ingrediente.
  • Aderezo para acompañar carnes. Una carne de vaca, cerdo o pollo preparada a la plancha revitalizará su sabor con un poco de esta salsa.
  • Queda muy bien en el relleno de una pechuga de pollo, una lasagna o una mousaka.

La creatividad siempre es buena aliada. Ligeras variaciones de la salsa con coliflor con otros ingredientes, permitirá recrearla y adecuarla al gusto personal.

Te puede gustar