Salsa de puerro y azafrán

Francisco María García 2 julio, 2018
Vemos como elaborar una exquisita salsa de puerro y azafrán, además de detallar los beneficios que nos ofrece para tu salud; fácil de combinar en cualquier época del año

La salsa de puerro y azafrán es una receta deliciosa que nos permite disfrutar de las propiedades beneficiosas de estos ingredientes, pero también, contar con una opción versátil para acompañar carnes, pollo, pescado, pastas y verduras en general.

Beneficios del azafrán para la salud

El azafrán es un condimento muy aromático y colorante natural, que aporta un inconfundible color amarillo a nuestras preparaciones. Además de ser muy valorado en la gastronomía internacional, también es utilizado como remedio natural por sus múltiples beneficios.

El azafrán es un excelente aliado de una buena digestión, pues estimula la secreción de la saliva y de los jugos gástricos. También contiene un componente llamado crocetina, que estimula la producción de la bilis y favorece la digestión de las grasas.

Otro importante beneficio es que actúa como un hepatoprotector natural y previene la formación de piedras en la vesícula biliar. Además, también es eficaz para mejorar la memoria y  evitar los síntomas de demencia.

Azafrán.

Por su alto contenido de crocina, un compuesto con acción antioxidante, el azafrán ayuda a combatir los radicales libres y el daño celular. Por ello, es considerado como un remedio natural para prevenir el cáncer, las enfermedades degenerativas y los problemas cardiovasculares.

Propiedades del puerro

El puerro es un vegetal perteneciente al género Allium, que también comprende la cebolla, las cebolletas y, por supuestos, el ajo. Su textura agradable y sabor agridulce pueden ser utilizados en diversas preparaciones. Pero más allá de su aplicación culinaria, los puerros también suelen ser empleados con fines medicinales.

En principio, el puerro es una excelente fuente de fibra, por lo cual mejora el tránsito intestinal y previne los efectos del estreñimiento. Y como es bajo en calorías, puede ser utilizado como un aliado para perder peso de forma saludable.

Igual que los ajos, los puerros poseen una potente acción antibacteriana. Sus tallos son ricos alliinase, un compuesto que, al reaccionar con el oxígeno, forma otro compuesto llamado alicina. Por su contenido de azufre, la alicina es eficaz para prevenir y tratar las bacterias que afectan la piel, el tracto respiratorio y el aparato gastrointestinal.

Salsa de puerros.

El alto contenido de vitamina A concede al puerro una importante acción antiinfecciosa. Por ello, ayuda a preservar las mucosas del tracto urinario y givestivo, además de mejorar a circulación sanguínea. Además, los puerros también aportan vitamina C, ácido fólico, calcio y potasio, nutrientes esenciales para fortalecer el sistema inmunológico.

Por otro lado, el puerro tiene efecto diurético, siendo eficaz en la prevención de edemas por acumulación de líquidos. También ayuda a aliviar los síntomas de una inflamación y pueden prevenir enfermedades en los riñones. Y para los que buscan adelgazar, los puerros son indicados para desintoxicar el cuerpo y reducir las hinchazones.

Receta de salsa de puerro y azafrán

Ingredientes:

  • Dos puerros (separar apenas la parte blanca y cortarla en rodajas)
  • Hebras de azafrán
  • 50 gramos de mantequilla
  • Dos cucharadas (soperas) de aceite de oliva
  • ¼ taza de vino blanco
  • Una cucharada de fécula de maíz
  • Sal y pimienta a gusto

Elaboración:

  1. En una sartén o cacerola de pequeño tamaño, salteamos los puerros cortados en rodajas con el aceite de oliva. Lo ideal es que las rodajas no se deshagan, para soportar mejor la cocción y no quemarse. También aprovechamos para salpimentarlos a gusto.
  2. Cuando los puerros estén dorados, sacamos del fuego y reservamos.
  3. Después agregamos la manteca, esperamos que se derrita y añadimos el vino blanco. Inmediatamente, bajamos el fuego y dejamos que los líquidos se reduzcan.
  4. Disolvemos en cualquier recipiente la fécula de maíz con el caldo y añadimos a la salsa reducida anterior.
  5. Cuando la salsa comience a espesar y adquiera consistencia, agregamos las hebras de azafrán y apagamos el fuego. Tapamos la cacerola y dejamos que los sabores y aromas se concentren antes de utilizar la salsa.

Ya tenemos una exquisita y práctica salsa de puerro y azafrán para acompañar nuestras comidas. Esta receta es perfecta para acompañar carnes rojas, pollo y pescados como el salmón, el atún y la merluza; también son varios los posibles acompañamientos: desde ensaladas ligeras, hasta un clásico puré de patatas o un simple arroz integral.

Te puede gustar