Salsa de zanahorias

La zanahoria es otro de esos alimentos indispensables en la cocina, dentro de la gran variedad de recetas que podemos elaborar con este producto, hoy vemos como hacer una estupenda salsa de zanahoria casera

Se trata de una de las hortalizas más consumidas a nivel mundial. Al vapor, rallada, cruda, hervida, en salsa de zanahorias, licuada, en jugos, etc. No podemos obviar que se trata de un alimento muy completo.

Gracias al aporte de vitaminas, minerales y fibra de la zanahoria, es un ingrediente con muchos beneficios para nuestro organismo; incluso se recomienda para la prevención de algunos tipos de cáncer, en especial contra el de mama.

En el aspecto culinario, es un alimento muy versátil; son muchas las recetas dulces o saladas que se pueden hacer con ella. La salsa de zanahorias ofrece a los platos un toque de color y sabor particular.

Esta salsa es una alternativa para complementar pescados o carnes. Es delicada y suave y no enmascara los sabores propios del plato, al tiempo que otorga una estética visual y un gusto completamente diferente.

Manojo de zanahorias frescas.

Salsa de zanahorias y tomate

 Ingredientes:

  • 1 tomate grande (140 g)
  • 4 zanahorias medianas (400 g)
  • ½ vaso de vino blanco de calidad (50 ml)
  • 1 puerro (100 g)
  • 3 cucharaditas de tomillo (30 g)
  • Sal al gusto
  • ½ litro de caldo de verduras.

Elaboración:

  1. Se lava bien, se pela y se pica en pequeños trozos las zanahorias, el tomate y el puerro.
  2.   En un cazo a fuego medio colocar el puerro y sofreír por cinco minutos.
  3.   Incorporar el tomate para que también se fría. Se debe estar pendiente de remover con una cuchara de madera para evitar que se queme.
  4.   Una vez el tomate haya reducido su tamaño, se agregan las zanahorias.
  5.   Agregar la sal y el tomillo.
  6.  Se dejará que todos los ingredientes se cocinen bien hasta que prácticamente hayan consumido la totalidad del líquido. Luego se incorpora el medio vaso de vino blanco. Mantener a fuego lento hasta que el alcohol se evapore.
  7.   Ya con todos los ingredientes bien cocidos, se coloca la mezcla en un bol donde se tritura con una batidora.
  8.  Agregar progresivamente el caldo de verduras. Si se quiere que quede como una crema ligera, se le añade más caldo. Si se desea más espesa, se añade menos.

Salsa de zanahorias y cebolla

Ingredientes: 

  • 5 zanahorias medianas (500 g)
  • 1 cebolla mediana (100 g)
  • 2 dientes de ajo (30 g)
  • ½ taza de vino blanco (50 ml)
  • 1 cucharada sopera de harina de trigo (20 g)
  • Una cucharadita de romero (10 g)
  • 1 cucharadita de pasta de miso (10 g)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva extra virgen (40 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • Una pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta
Salsa de zanahoria y cebolla.

Elaboración:

  1.   Se debe cortar la zanahoria y la cebolla en dados, los dientes de ajo en láminas finas.
  2.  Calentar el cazo con el aceite. Sofreír la cebolla y el ajo; después se agregan las zanahorias a fuego medio, removiendo constantemente para evitar que se quemen. Se deben dejar al menos cinco minutos.
  3.   Añadir el vino, la sal, el romero y la pimienta. Cocinar hasta que las zanahorias estén bien cocidas.
  4.   Añadir la harina. Remover rápido sin detenerse para evitar que se formen grumos; poco a poco se va incorporando el agua hasta lograr la textura deseada.
  5.  Triturar la salsa de zanahorias y cebollas con un accesorio de cocina hasta que quede cremosa y bien unificada.
  6.  Cuando ya se haya enfriado la salsa, se agrega la pasta de miso y se mezcla con una cuchara de madera.

Salsa de zanahorias con queso parmesano

Ingredientes:

  • 5 zanahorias medianas (500 g)
  • ½ vaso de vino blanco de calidad (50 ml)
  • 100 g de perejil
  • 3 cucharaditas de tomillo (30 g)
  • 1 cebolla mediana (100 g)
  • 3 ají dulces pequeños (60 g)
  • 350 g de queso parmesano
  • ½ taza de caldo de verduras
  • Sal al gusto
Salsa de zanahoria.

Elaboración:

  1.  Se lava bien, se pela y se pica en pequeños trozos las zanahorias, la cebolla, los ajíes y el perejil.
  2.   En un cazo a fuego medio colocar la cebolla troceada junto al perejil y el ají a sofreír por cinco minutos. Luego se agregan las zanahorias.
  3.   Poner la sal y el tomillo.
  4.  Cocinar hasta que las zanahorias estén blandas. Incorporar el vino blanco y mantener a fuego lento hasta que el licor se evapore.
  5.  Agregar lentamente el caldo de verduras.
  6. Pasar la mezcla a una máquina procesadora o accesorio para batidora y triturar hasta conseguir una salsa homogénea.
  7. Una vez conseguida la textura cremosa, incorporar 250 gramos de queso parmesano y remover con una cuchara de madera.
  8. Cuando se vaya a servir, colocar por encima bien esparcido el resto del queso parmesano.