Tapas bajas en calorías

Pilar · 27 junio, 2018
Todas estas tapas se realizan con ingredientes muy comunes y además se cocinan en apenas 10 minutos; como ves, no hay ninguna excusa para preparar las tapas bajas en calorías que te proponemos

A todo el mundo le gusta ir a tomar unas tapas o prepararlas en casa para degustarlas con familia o amigos. Pocas costumbres hay más españolas que la de tapear. Si crees que estar a dieta es incompatible con esta  costumbre tan española están muy confundido. Para demostrártelo te proponemos varias tapas bajas en calorías.

Banderillas

Las banderillas son la tapa más fácil de realizar. Además son una de las tapas más conocidas y tienen muchas variantes, por lo que segura que hay alguna que te gusta. Puedes comprarlas hechas pero te recomendamos que compres los ingredientes por separado y experimentes en la cocina creando diferentes combinaciones.

Banderillas.

Tan solo tendrás que elegir aquellas vinagretas que más te gusten e ir pinchándolas en un palillo. A continuación te damos algunas combinaciones para que te animes a crear esta sencilla tapa que también puede ser un complemento de una ensalada.

Las baderillas tradicionales están compuestas por oliva, pimiento, pepinillo y cebolleta. A esta receta básica le podemos añadir otros ingredientes como la anchoa o el boquerón. Si queremos hacer alguna más original podemos utilizar huevos de codorniz, queso fresco, palitos de cangrejo o tomates cherrys. 

Si preparas unas cuantas puedes guardarlas en la nevera. Cuando te entre el gusanillo podrás comer dos o tres y así saciar tu apetito hasta la hora de la siguiente comida sin saltarte la dieta.

Mejillones a la vinagreta

Los mejillones a la vinagreta son una de las tapas más populares de nuestro país. Si estás a dieta o solamente quieres comer sano te la recomendamos para tomar como tapa o para una cena ligera.

Tapas de mejillones.

Comenzamos por limpiar los mejillones. Primero los lavamos y con ayuda de un cuchillo quitamos toda la suciedad. Después ponemos a hervir un vaso de agua en una olla grande y añadimos los mejillones. Cuando estén abiertos los sacamos y separamos ambos lados. Los dejamos enfríar.

Mientras enfrían preparamos la vinagreta. Empezamos por picar en trocitos pequeños la cebolleta, el pimiento rojo y el pimiento verde. Cuando estén picados los mezclamos en un bol. Añadimos sal, vinagre y aceite de oliva.

Tan solo queda añadir una cucharada de la vinagreta encima de cada mejillón y ya estará lista esta deliciosa receta baja en calorías.

Brochetas de gamba

Esta idea de tapas bajas en calorías es rápida y deliciosa a partes iguales. Además se cocina en apenas 5 minutos, como ves todo son ventajas. Para prepararla lo mejor será que optes por gambas que sean de un tamaño mediano o grande porque sino quedan demasiado pequeñas y no se pinchan bien.

Tapas con gambas.

Empezamos por pelar las gambas. Si les dejas la cola la brocheta quedará mucho más vistosa, aunque eso dependerá de tu gusto. Una vez que están peladas se pinchan en los palillos de madera. Después preparamos una mezcla con zumo de limón, perejil y ajo picado. 

Mientras la plancha se calienta con la ayuda de una brocha unta las gambas con la mezcla que has preparado previamente. Coloca las brochetas en la plancha y cocinalas un minuto por cada lado. Así de rápido hemos preparado unas brochetas de gambas deliciosas.

Rollitos de calabacín y queso

Los rollitos de calabacín y queso fresco son una idea de tapas bajas en calorías que sorprenderá a tus invitados. Esta preparación es muy original y combina dos ingredientes que no estamos acostumbrados a ver juntos: el calabacín y el queso crema.

 

Tapa de rollitos de calabacín con queso.

Para elaborarlo se comienza por cortar los calabacines en láminas. Si lo haces con ayuda de un pelador o una mandolina será mucho más fácil y las lonchas serán más uniformes. Colocamos las lonchas en la plancha con un poco de aceite y sal y las cocinamos vuelta y vuelta.

Después elaboramos una mezcla en la que el queso crema será el ingrediente principal. Lo vertemos en un bol y añadimos rúcula troceada y taquitos de salmón ahumado. Por último tan solo queda untar las lonchas de calabacín con la mezcla del queso, el salmón y la rúcula y enrollarlo.