Un desayuno sencillo, saludable y sabroso

Jorge Camon · 7 junio, 2018
Vemos unas cuantas ideas para preparar un desayuno sencillo, saludable y sabroso para que tomemos nota y  nos demos cuenta que no es necesario invertir mucho tiempo para cuidar más la alimentación desde el primer momento del día

Muchas veces habréis oído decir que el desayuno es la comida más importante del día, y ya que esto es así, hay que intentar comer saludable. Normalmente tendemos a comer cosas que a nosotros nos parecen rápidas por el simple hecho de no perder mucho tiempo, como pueden ser las bollerías industriales o cosas con demasiados azúcares, pero es un error. ¡Mira lo poco que se tarda en preparar un desayuno sencillo y saludable!

Desayunos con frutas

-Tortitas veganas de plátano: si no queréis utilizar huevo puedes cocinar esta alternativa hecha con base de plátano maduro. Para acompañar esta tortita puedes poner un yogur natural y fruta fresca cortada.

-Avena con fruta: esta combinación es una de las mejores para acelerar el metabolismo, ya que proporciona energía al cuerpo. Para elaborar este desayuno, solamente hace falta cocinar media taza de avena con leche desnatada y posteriormente, añadir una cucharada de trigo y para finalizar trozos de las frutas que más te gusten.

-Batido de leche, avena y frutas: utiliza una taza de leche desnatada, media taza de avena y una pieza de la fruta que más te guste, o combina varias si tú quieres. Introduce todos estos alimentos en una batidora y elabora tu batido, si lo dejas en nevera puedes bebértelo fresquito.

Desayuno rápido y sano.

 

-Tostadas de aguacate, atún y mango en pan de centeno: haz una crema de aguacate batiendo este fruto con un yogur o queso fresco y añádale atún y mango.

-Yogur griego con granola: utilizamos este tipo de yogur por tiene más proteínas que el yogur común y es un gran probiotico. Además, le pondremos granola, ya sea como fruta o como fruto seco.

-Cuscús con leche y frutas: utiliza el cuscús combinándolo con leche y las frutas que más te gusten, ya que es una forma de aportar hidratos de carbono en el desayuno de forma saludable. Si tienes poco tiempo, puedes preparar esta receta para dos o tres días y guardarlo en la nevera para no tener que elaborarla cada día por la mañana.

Otros tipos de desayuno

-Tortilla de hierbas frescas: puedes ir variando las hierbas aromáticas que se añaden a la tortilla para darle un gusto diferente cada día: orégano, perejil, albahaca…

-Burritos de huevo y champiñones: para elaborarlos pon un poco de aceite de oliva en una sartén y añade champiñones (que habrás picado anteriormente) y un huevo. Una vez tengas todo en la sartén, se revuelve y se sofríe unos minutos. Para acabar, colocaremos esta mezcla sobre el burrito y ya tendremos nuestro rico desayuno.

-Sandwich: hay variedad de sándwich que puedes preparar para tu desayuno, pero aquí comentamos una opción. Para ello puedes utilizar pavo, queso bajo en calorías y añadir diferentes verduras y hortalizas para que quede a tu gusto. Además de esto, es recomendable que las rodajas de pan sean integrales.

-Pudding de chía y chocolate con yogur: esta receta es perfecta para las personas que les gusta desayunar cosas dulces. Las semillas de chía, recordad que hay que dejarlas en remojo durante mínimo una hora (pero podéis dejarlas durante toda la noche). Después, integrad los demás ingredientes de este cremoso y sabroso pudding.

Tortitas veganas.

-Creps ligeros: para elaborar estos creps necesitas, dos vasos de leche desnatada, 100 gramos de harina de trigo y 100 gramos de harina integral, 40 gramos de azúcar y tres huevos. Además, un poco de aceite y mantequilla y 150 gramos de fruta y 75 gramos de chocolate fondant.

Para empezar prepararemos la masa, para ello batiremos los huevos con las dos harinas tamizadas, el azúcar, la leche desnatada y 20 gramos de mantequilla. Esta masa la dejaremos reposar unos 30 minutos en la nevera.

Después, poner al fuego una sartén, y échale con un papel de cocina empapado en aceite. Así, además, no te excederás con la cantidad de aceite. Remueve la masa, vierte dos cucharadas, dora por ambos lados. Y repite la misma operación hasta agotar la masa.

Y para rellenarlos tienes que extenderlos en un plato, poner dentro las frutas que más te gusten. Y si quieres, para decorar, puedes poner un poco de chocolate fundido.