Versiones light de recetas tradicionales

Pilar 12 marzo, 2018
Parece que por el hecho de estar a dieta o querer cuidar la línea tenemos que privarnos de comerlas. Pues no es así. Tan solo basta con cocinarlas un poco diferente para poder seguir disfrutando de estas ricas recetas

¿A quién no le gustan las recetas tradicionales? Esas que inundan de olor toda la casa y nos preparan nuestras madres y abuelas, que pasan de generación en generación y forman ya parte de la gastronomía de nuestro país. Existen versiones light de recetas tradicionales muy conseguidas.

En un tiempo en el que la comida más popular es aquella que se hace rápidamente y sin perder tiempo nos proponemos volver a recuperar las recetas de toda la vida. A pesar de que la mayoría de ellas tienen un alto contenido en grasas también son muchos los beneficios.

A continuación vamos a darle un giro a estar recetas para presentar versiones light de recetas tradicionales. Toma nota y disfruta de las recetas de toda la vida al mismo tiempo que sigues una vida saludable

Ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa es uno de los platos tradicionales por excelencia. La podemos encontrar en cualquier bar y es una de las tapas o raciones más famosas de nuestra gastronomía. A pesar de que su base principal son las hortalizas, estas se encuentran empapadas en mayonesa. Esto la convierte en una comida poco saludable de la que solo demos comer una pequeña porción.

Si estás a dieta y te apetece disfrutar de esta joya de nuestra gastronomía, a continuación te damos una receta para que elabores tu propia ensaladilla rusa light:

  1. Cuece dos zanahorias, dos patatas pequeñas, un puñado de judías verdes y otro de guisantes. Si antes de cocerlos los trocear se cocinarán antes y ahorrarás tiempo.
  2. Cuando estén cocidos escúrrelos y déjalos enfriar.
  3. Mezcla mayonesa con yogur griego. Remueve bien hasta que quede uniforme y añádelo a las verduras cocidas.

Cuanto más yogur griego haya en proporción a la mayonesa, menos calorías. Esta es una forma muy fácil de elaborar una ensaladilla rusa baja en calorías y apenas notarás el sabor diferente.  Este consejo lo puedes aplicar a cualquier plato que contenga mayonesa como por ejemplo a una patatas bravas o a unos calamares.

Croquetas de jamón

A priori parece que las croquetas son una comida que debe estar prohibida en cualquier dieta. Nada de eso, a continuación te vamos a presentar otra de las versiones light de recetas tradicionales. Lo más importante es no pasarlas por la freidora, sino hornearlas. Nosotros hemos optado por las de jamón, pero también pueden cocinarse de pavo o pechuga.

  1. Se pocha una cebolla pequeña muy picada y cuando está casi lista se añaden los trocitos de jamón. Intentamos que solo sea el magro del jamón porque así eliminamos grasas.
  2. Cuando ambos estén cocinados añadimos un vaso de harina y tres de leche desnatada.
  3. Cuando la masa esté uniforme y se despegue con facilidad de los bordes de la sartén la dejamos en una fuente para que enfríe.
  4. Una vez que la masa está fría le damos forma y las pasamos por huevo y pan rallado.
  5. Finalmente las introducimos al horno a 170 grados hasta que se pongan doradas.

Nuestro consejo es que hagas una gran cantidad de masa, como para tres o cuatro veces. Así, una vez que estén con su forma y preparadas para meterlas al horno las podemos congelar. Otro día tendremos directas para cocinar las croquetas caseras.

Paella de verduras

Versiones light de recetas tradicionales.

¿Hay algo más español que la paella? Es la comida de las reuniones familiares por excelencia. Aunque es más típica de aquellas regiones costeras lo cierto es que se come en todo nuestro país. Puede ser de marisco, de verdura o de carne.

Sea como sea, es un plato completo que está riquísimo. A continuación te contamos cuales son los cambios que tienes que realizar a la receta tradicional para que sea light:

  1. Reducir la cantidad de arroz y en su lugar añadir más verduras
  2. Hacer la paella de verduras o de marisco. En el caso de que lleve carne elegir aquellas que no tengan grasa.

Como puedes ver, con estos dos sencillos trucos que apenas diferencian la paella tradicional habremos conseguido restarle muchas calorías. 

Te puede gustar