2 versiones vegetarianas de recetas tradicionales

Pilar · 20 mayo, 2018
Ser vegetariano no tienen porqué implicar el renunciar a platos tradicionales que incluyen carne, basta con hacer alguna adaptación y compensar con otros ingredientes que dan como resultado un plato de los de toda la vida

En ocasiones se cree que los vegetarianos tienen muy restringidas aquellas comidas que pueden tomar. Lejos de eso, la mayoría de recetas son aptas para vegetarianos con tan solo cambiar algunos ingredientes. A continuación te mostramos como realizar versiones vegetarianas de recetas tradicionales. 

Seas vegetariano o no, estas recetas te interesan. Son saludables y nos permiten incluir nuevos platos en tu recetario. Además la mayoría de ellas son una buena forma de hacer que los más pequeños de la casa coman verdura.

Albóndigas vegetarianas

Pocas comidas hay más tradicionales que unas albóndigas con tomate. A pesar de que cada vez son menos las personas que las hacen ellas mismas y más las que optan por las precocinadas nosotros nos resistimos a ello.

Receta de albondigas vegetarianas.
Podemos disfrutar de las albóndigas vegetarianas tanto o más que con las tradicionales.

Verás como merece la pena hacer albóndigas caseras. Son mucho más sanas y sobretodo tenemos la seguridad de saber que todos los ingredientes son naturales.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 dientes de ajo
  • 500 gramos de berenjena
  • Media cebolla
  • 8 cucharadas de pan rallado
  • 8 cucharadas de harina de garbanzos
  • Sal
  • Medio vaso de café de agua
  • 20 gramos de espinacas

Elaboración:

Comenzamos por pelar la berenjena y cortarla en dados pequeños. La dejamos en un colador 5 minutos con un poco de sal. Pasados esos minutos la lavamos y así nos aseguramos de que no amargará.

Por otro lado, en una sartén con un poco de aceite se sofríe la cebolla y el ajo. Cuando estén fritos se añade la berenjena y la espinaca picada muy fina. Se añade la sal y se cocina a fuego lento 10 minutos.

En un bol agrega la harina de garbanzos, el vaso de agua y el perejil. Remueve hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados. Después añade todo el contenido de la sartén. Si la masa ha quedado muy blanda puedes agregar un poco de pan rallado. Agrégalo poco a poco y ve comprobando la consistencia de la masa.

Por último, ya solo queda moldear las albóndigas y cocinarlas. Te recomendamos que no las hagas muy grandes porque puede que te queden crudas por dentro. Puedes freírlas en la freidora hasta que se doren o en el horno para que sea más saludable.

Lasaña de verduras

Lasaña de verduras,

La lasaña es una de esas recetas que a todo el mundo le gusta. Si a tus hijos no les gusta la verdura esta es una buena forma de que coman y empiecen a probarla. Además es una comida perfecta para prepararla con tiempo y cuando llegue el momento tan solo tener que encender el horno.

A continuación te mostramos como hacer una lasaña totalmente vegetariana. Recuerda que esta receta la puedes modificar y con los mismos ingredientes puedes hacer canelones. Lo que está claro es que si la haces una vez seguro que repites.

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 láminas de lasaña
  • 200 gramos de tomate frito
  • 200 gramos de queso (preferiblemente de fundir)
  • 250 gramos de champiñones
  • 250 gramos de calabaza
  • 150 gramos de espinacas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Orégano

Elaboración:

Para preparar esa propuesta de versiones vegetarianas de recetas tradicionales hay que precalentar el horno a 170 grados. Mientras el horno se calienta empezamos a elaborar esta original lasaña.

En una sartén calentamos un poco de aceite y sofreímos la calabaza cortada en cuadraditos. Cuando esté lista se reserva en un plato y en esa misma sartén se saltean los champiñones. Les añadimos un poco de orégano y en apenas tres minutos estarán listos.

Reservamos los champiñones y en ese mismo aceite cocinamos también la espinaca. Ahora ya tenemos en tres platos los tres ingredientes principales listos para montar la lasaña.

Elige una fuente para el horno que se adapte a las medidas de las placas de lasaña y con ayuda de un pincel úntala con un poco de aceite. Coloca dos placa de lasaña y encima añade tomate frito, berenjena y calabaza. Pon un poco de queso y coloca las otras dos laminas de lasaña. Ahora vuelve a cubrir con tomate, champiñones y queso. Coloca las últimas dos laminas y cubre con abundante queso y orégano.

Mete la lasaña al horno durante media hora. Si el queso se empieza a tostar demasiado apaga la resistencia de arriba y mantén solo la de abajo.