Yogur con fresas: desayuno ligero

Francisco María García 28 junio, 2018
Existen muchos alimentos saludables y nutritivos ideales para el desayuno, y lo mejor es incluir algo de fruta, por ello el yogur con fresas es una excelente opción, rápida de preparar, ligera y de fácil digestión

Los nutricionistas aseguran que un desayuno saludable es fundamental para empezar bien la jornada. El desayuno compensa la baja de glucosa ocasionada por el ayuno durante la noche y aporta la energía necesaria para las actividades del día.

A la hora de perder peso, el desayuno es además un gran aliado ya que evita comer en exceso durante el resto del día.  Sin embargo, es importante aprender a elegir y combinar bien estos primeros alimentos que se ingieren ya que no solo serán útiles para mantenerse en forma, sino también para empezar la jornada motivados y con buen humor.

¿Qué alimentos se deben consumir en el desayuno?

Las alternativas para el desayuno son muchas: cereales, yogur, frutas, pan, huevos, etc. Sin embargo, hay combinaciones de alimentos que son mejores que otras.

Durante mucho tiempo se afirmó que un desayuno saludable debía incluir carbohidratos. Actualmente se ha descubierto que es mejor que sea rico en proteínas, grasas saludables y fibra y bajo o libre de azúcar y carbohidratos refinados.

El desayuno además debe ser fácil de digerir, por lo que debe contener alimentos simples que no provoquen una sobreproducción de ácido en el estómago. También es importante que sea fácil y rápido de preparar, ya que una de las principales razones por las que las personas se saltan esta comida tan importante es el apuro con el que salen de casa en la mañana.

La mejor fruta en invierno.

El yogur con fresas es, por estas razones, la elección perfecta para esa hora del día. El yogur aporta la cantidad necesaria de proteínas y aumenta la sensación de saciedad y las fresas proveen al organismo una gran cantidad de vitaminas, minerales fibras y antioxidantes. Es una combinación deliciosa, ligera y muy nutritiva.

El yogur: un lácteo perfecto

Los yogures son una gran fuente de proteínas de alto valor biológico, por lo que su consumo provee al organismo proteínas de gran calidad. Estas proteínas tienen una función clave en el organismo, ya que participan en el desarrollo y el mantenimiento de los músculos.

Este tipo de nutrientes, a diferencia de los lípidos y los carbohidratos, no se transforman en grasa, sino que se eliminan después de ser utilizadas.

Los cultivos vivos que contiene el yogur ayudan a mejorar la flora intestinal y por lo tanto la digestión de los alimentos, incluyendo la misma lactosa que contiene. Es además un alimento rico en calcio, fósforo y magnesio, minerales necesarios para la buena salud del sistema óseo.

El organismo asimila de mejor manera los primeros alimentos que ingiere durante el día, por lo que todas estas propiedades del yogur se ven potenciadas al incluirlo en el desayuno.

En caso de buscar perder peso, el yogur también es una excelente elección para el desayuno ya que ayuda a saciar el apetito evitando comer más calorías de las necesarias durante el día. Sin embargo, para mantener la línea es necesario optar por yogures descremados y sin azúcar.

Las fresas: 100 % ventajas

Las fresas son ricas y coloridas y suelen ser las preferidas de los niños. Nutricionalmente son además muy beneficiosas, ya que contienen pocas grasas, pocas calorías, mucha fibra para ayudar a la buena digestión, mucha vitamina C que fortalece el sistema inmune, además de antioxidantes y ácido fólico.

Otro aspecto muy beneficioso de las fresas, es que son ricas en Omega 3; esto hace que ayuden a controlar el colesterol y una buena fuente de ácido salicílico, lo que las convierte en un antiinflamatorio y coagulante natural.

Cualquier fruta es recomendable para empezar el día, pero las fresas son especialmente bajas en azúcar (más que la mayoría de las frutas), por lo que son ideales para mantener la línea.

Preparar yogur con fresas.

Incluir fresas en el desayuno tiene increíbles beneficios para el organismo, especialmente si se trata de perder kilos o mantener el peso adecuado. Combinadas con yogur constituyen un desayuno ligero, delicioso, completo y muy nutritivo.

Desayuno ligero de yogur con fresas

Mezclar 200 g de yogur natural descremado, seis o siete fresas en rodajas y un puñado de frutos secos (nueces o almendras). Lo mejor es utilizar para esta combinación un aparato procesador, que nos dé una textura agradable y homogénea.

Te puede gustar