¿Se debería controlar la publicidad de comida basura?

Jorge Camón Claveria · 18 febrero, 2019
La publicidad de esta comida aparece constantemente en medios de comunicación como la televisión, y por eso hablamos de ellos como parte responsable del aumento en la obesidad infantil

Controlar la publicidad de comida basura debería ser obligatorio ya que  toda esta publicidad de alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar o sal poco saludables tienen un impacto inmediato y significativo sobre los niños y hacen que lleven dietas dañinas.

En los últimos tiempos, se han disparado los datos de obesidad infantil, y en parte, los anuncios nos incitan a comer alimentos ricos en azúcares y grasas no saludables con la publicidad que proporcionan, de ahí la importancia de controlar la publicidad de comida basura.

En 2013 se prohibió en México emitir anuncios de comida basura en horario infantil, ¿por qué no aplicamos lo mismo en nuestro país y nos preocupamos un poco más de los niños que son el futuro?

Posiblemente, algo tenga que ver el dinero que mueve emitir estos anuncios en los medios de comunicación, ya que sólo en estados Unidos los anunciantes gastaron más de 2.000 millones de dólares el año pasado promocionando comida y bebida para los más pequeños.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) denuncia que  si se han implantado restricciones en la publicidad de alcohol y tabaco en los medios de comunicación de los estados miembro de la Unión Europea, porque muchos países no han establecido todavía límites en la publicidad alimentaria para los niños.

El sobrepeso afecta en España a un tercio de los menores de 12 años (mientras que la cifra se dispara hasta el 46% de los niños de entre seis y nueve años, según datos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria).

La obesidad infantil afecta en España a un tercio de los menores de 12 años.

Los menores españoles de entre 3 y 12 años son los segundos que más tiempo pasan frente a la televisión en toda Europa con una media de dos horas y media.

Y durante este tiempo, la mayoría de los anuncios publicitarios que reciben son de productos alimenticios. Cada menor puede llegar a ver 54 anuncios de televisión a lo largo del día y la mayoría (el 71,2%) son, precisamente, de alimentos y bebidas altos en calorías y azúcares.

Productos de comida basura

La mayoría de estos productos no saludables loa podemos juntar en grupos, estos son:

1) Cereales azucarados: típicos en desayunos infantiles, por ejemplo los típicos copos de arroz con miel.

2) Bebidas azucaradas: como la Coca-Cola, fanta de naranja…

3) Aperitivos dulces: chocolates, bollos…

4) Aperitivos salados: como las patatas fritas de bolsa.

5) Comida rápida: las típicas hamburguesas, nuggets…

Sería una buena opción, cambiar esos aperitivos de chocolate de media mañana por una pieza de fruta. Además debemos intentar comer siempre con agua y no dejar que nuestros pequeños consuman bebidas azucaradas de continuo.

Efectos del azúcar en la salud.

Dónde comprar comida basura

A parte de controlar la publicidad de comida basura deberíamos tener en cuenta donde poder comprarla, ya que a día de hoy es muy fácil conseguirla.

-En supermercados o tiendas convencionales: no solo puedes conseguirlos fácilmente si no que suelen tener suculentas promociones, con envases llamativos e incluso que aparezcan dibujos o personajes que a los niños del gusten.

Medios de transporte: muchos autobuses llevan publicidad pegada en la carrocería, pero no hablamos solo de eso, muchas veces en las paradas de metro o incluso dentro de algún tres encuentras máquinas expendedoras donde tienes muchos snacks y comida basura para consumir.

Escuelas: muchas escuelas y colegios tienen cafetería, y allí es donde proporcionan en muchas de ellas bolsas de patatas fritas, chocolates, o productos ricos en azúcares.

Visto que es tan fácil consumir cualquier producto poco saludable, debemos intentar controlas la publicidad de comida basura y cambiarla por frutas o aperitivos saludables, ya que esto haría que se redujera el consumo de esta comida poco saludable.