¿Se recomienda practicar deporte después de comer?

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 6 julio, 2018
Practicar ejercicio conlleva a mantener una serie de rutinas previas, entre ellas es importante tener la energía suficiente para el esfuerzo físico, pero también debemos prever la digestión

Luego de almorzar -e incluso cenar- nuestro cuerpo utiliza la mayoría de sus recursos en realizar la digestión. Por ello nos sentimos con sueño o desganados. Algunos creen que practicar deporte después de comer es lo que necesitan para tener más energía. Sin embargo, se deben tener en cuenta algunas cuestiones importantes.

¿Por qué no se puede practicar deporte después de comer?

Tienes pensado ir al gimnasio o salir a correr al parque, pero surge un almuerzo de trabajo o con tus colegas. ¿Crees que igualmente puedes ir a quemar un poco de calorías tras la ‘comilona’? Desafortunadamente, la respuesta es negativa.

Lo mejor que puedes hacer en ese caso es cancelar la sesión de entrenamiento, es decir, postergarla para el próximo día. O si el almuerzo ha terminado temprano, esperar hasta última hora para ejercitar y no hacerlo a tope.

¿Por qué tendrías que perder ese día de entrenamiento? Pues porque después de comer, los alimentos permanecen un par de horas en el estómago. Cuando eso sucede, el organismo solo puede ‘prestar atención’ a una tarea: digerirlos. La sangre se acumula en el estómago y no corre tan libremente por otras áreas, como el cerebro o las extremidades.

Puedes comer lo que quieras después de hacer ejercicio.

Por ello no puedes concentrarte en el trabajo, te quedas dormido en el escritorio o incluso te cuesta levantarte de la silla. En ese periodo de tiempo el cuerpo no puede quemar calorías a través del deporte.

Se cree que si después de comer nos disponemos a practicar deporte, todo aquello que ingerimos ‘se irá’ y las calorías no sumarán. ¡Menudo error! Esta idea equivocada incluso puede ser peligrosa para nuestra salud. Claro, porque estaremos cortando el proceso digestivo, lo que llevará a padecer náuseas, mareos y hasta vómitos.

¿Cuánto tengo que esperar para practicar deporte después de comer?

No existe una regla específica, ya que cada persona necesita más o menos tiempo para digerir los alimentos. Sin embargo, se recomienda que aguardemos cerca de tres horas después de comer para practicar deporte.

Pero claro, todo depende también de cuánto hayamos ingerido. No es lo mismo haber almorzado una ensalada fresca con una porción de pollo asado que una hamburguesa con doble queso y patatas fritas.

Por lo tanto, conviene esperar entre tres y cuatro horas para almuerzos livianos y cuatro horas mínimo para ingestas copiosas podría ser una buena fórmula. Esto puede evitar el dolor de estómago y al mismo tiempo la sensación de pesadez o cansancio típicas del momento de hacer la digestión.

¿Y qué sucede con el desayuno? Aquellos que hacen ejercicio por las mañanas no saben si es mejor comer algo y salir a correr o practicar deporte con el estómago vacío. Ni una cosa ni la otra. Lo primero que deberías hacer cuando te levantas es desayunar, ya que el cuerpo está bajo de reservas de azúcar tras tantas horas sin recibir alimentos.

Elige un desayuno completo pero no copioso, que incluya frutas, cereales y lácteos. Deja pasar una hora (como mínimo) y luego sí cumple con tu rutina de ejercicios. Para ese momento, el organismo ya habrá recibido ‘combustible’ y los músculos tendrán nutrientes para alimentarse y posteriormente recuperarse.

No cometas el error -muy habitual- de no comer nada durante horas y luego hacer ejercicio. El cuerpo necesita alimentos y nutrientes para poder realizar los movimientos y el esfuerzo de la rutina. De lo contrario, estarás débil y te puede bajar la presión.

Ten en cuenta además, que los hidratos de carbono saludables son los mejores alimentos antes de hacer deporte. Estos los obtienes de los cereales integrales (pastas y panes), así como también de algunas frutas y verduras.

Te recomendamos que reduzcas la ingesta de legumbres y las frutas repletas de fibra y fructosa. Sus componentes tardan más tiempo en digerirse y pueden causar diarrea tras la rutina. A su vez, las grasas y las proteínas no son buenas fuentes de combustible previos al ejercicio. ¡Evítalos antes de entrenar!