¿Son saludables las bebidas de té helado?

Aitana González Díaz · 12 mayo, 2018
Como derivados del 'ice tea' encontramos numerosos productos de té helado, desde las infusiones más comunes hasta sabores más exóticos derivados de las frutas

Vivimos en una sociedad muy cultural, y por pequeño que sea, siempre hay un motivo para celebrar y celebramos comiendo y bebiendo. Cualquier momento es bueno para celebrarlo con una caña o un refresco azucarado y el consumo de estos no se debería celebrar.

De aquí surge la necesidad de buscar otras opciones menos calóricas, sin grasas o sin azúcares… Pero hay que saber, que no todo aquello que lleve en su etiqueta una de estas connotaciones o que nombre un alimento que por si solo sea sano, el producto del que hablamos vaya a ser la opción más saludable.

Té helado

A raíz de esta búsqueda por un ‘refresco’ más saludable, aparecen las dudas sobre qué puedo pedir en un establecimiento. Las opciones son las de siempre pero ‘cero’ o ‘light’ entre otras. Pero además también tenemos el té.

Bebida de té helado.

Qué es el té

Es un conjunto de hojas, flores y otras partes de plantas de , como por ejemplo la Camellia Sinensis. Este conjunto de hierbas se infusionan en agua caliente durante un tiempo corto y seguidamente puede tomarse el agua.

El té lo encontramos directamente a granel o en pequeñas bolsas de papel para facilitar la infusión.

Sin embargo, cuando hace calor, no suele apetecer una bebida caliente y aquí esta el origen del té helado. El simple gesto de añadir la infusión a un vaso con hielos sería suficiente.

Pero por el contrario, esto ha sido el motivo para crear una bebida ya preparada, sin necesidad de infusionar primero y enfriar después.

Opciones en el mercado

Aunque, debemos estar atentos a un detalle, el azúcar. Estos productos al igual que los refrescos, contienen grandes cantidades de azúcar, que no nos benefician en absoluto nuestra salud.

En el caso de algunas marcas comercializadas de té helado, la cantidad de azúcar añadida  puede llegar a los 20 gramos por 100 gramos de producto.

Bebidas de té helado en el mercado.

Esta escalofriante cifra equivale a 5 terrones de azúcar. Pero, no debemos olvidar que una ración de estas bebidas suele ser un vaso, de 250 gramos. Para solventar este problema, algunas marcas, modifican el producto cambiando el azúcar por edulcorantes.

Edulcorantes añadidos

En lugar de añadir azúcar para darle sabor, se añaden edulcorantes como la sucralosa o el acesulfamo K. Los edulcorantes al igual que el azúcar nos crean la necesidad del dulce, cada vez este sabor nos resulta más suave y necesitamos más cantidad para que algo nos sepa realmente dulce.

Algunos edulcorantes pueden traer consigo el desequilibrio de la flora intestinal. Estas sustancias, conllevan el aumento de las cepas menos beneficiosas de nuestra microbiota y muchas de ellas se han relacionado con enfermedades como la diabetes tipo 2.

Zumos a partir de concentrado

Además de todo lo anterior, también es importante destacar que aquellos tés helados con sabor a fruta, contienen alrededor de un 0,1% de extracto de té y el sabor se lo proporciona el zumo a partir de concentrado de la fruta.

El zumo a partir de concentrado, es realmente, el líquido obtenido de mezcla agua potable y fruta a la cual previamente la han sometido al siguiente proceso:

  1. Se trituran las frutas y se obtiene el zumo.
  2. Al zumo se le quita aproximadamente un 85-90% del agua y se deja la pulpa.
  3. A esta pulpa se le añade azúcar.
  4. Por último se añade agua potable a esta mezcla obtenida.

Por tanto, todo aquel té helado, con zumo de fruta y edulcorantes, llevará menos calorías, pero siguen perjudicando nuestra salud. Además de vaciar nuestro bolsillo comprando agua a precio de té y zumo.

Otras opciones que sí son saludables

Elige la infusión o té en bolsa o a granel que más te guste y ponla a infusionar. Cuando este lista, vierte el líquido en un vaso con hielo. No le añadas azúcar, es hora de reeducar el paladar. Esta opción también puedes pedirla en establecimientos públicos.

Otra opción que puedes realizar en casa es la de añadir trozos de fruta cortada en una botella de agua fría, y dejar reposar. De esta manera el agua irá cogiendo sabores dulces de la fruta y puedes disfrutar del sabor natural.

Por último, también encontramos bolsas de té como ‘infusión fría’, en las cuales los componentes son diferentes tipos de tés y aromas de frutas.

Hay que aprovechar las opciones saludables, y para estar seguros de que lo son basta con leer las etiquetas nutricionales o elegir una de las opciones anteriores.