Efectos secundarios de bebidas energéticas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 18 diciembre, 2018
Francisco María García · 18 diciembre, 2018
Si eres de consumir este tipo de refrescos con frecuencia, debes saber los riesgos a los que te expones. Es de vital importancia contar con el aval médico y consumirlas con moderación.

Las bebidas energéticas han encontrado muchos adeptos en los últimos años. Desde deportistas hasta quienes las mezclan con alcohol, pasando por un uso ocasional durante el día. Este «estímulo», que a simple vista parece inofensivo, puede ofrecer efectos secundarios si no se toman ciertas precauciones.

Aquellos nacidos en el último cuarto del siglo XX recordarán el entusiasmo con el que las bebidas energéticas llegaron al mercado. Simplemente, se presentaban como una suerte de milagro capaz de combatir el cansancio o la deshidratación gracias a cierto grupo de sales. La difusión del producto no traspasaba ese marco.

¿Qué contienen las bebidas energéticas?

Además de hidratos de carbono, un aminoácido denominado taurina y azúcares, el ingrediente principal de las bebidas energéticas es la cafeína. En teoría, cada Estado debe legislar sobre la cantidad de cafeína y estimulantes que estas bebidas pueden contener; sin embargo, las irregularidades por rebasar las concentraciones adecuadas se multiplican.

En México, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizó un estudio sobre 50 bebidas energizantes. El resultado: 47 de ellas excedían los niveles de cafeína y taurina.

Puntualmente, son 20 miligramos de cafeína los permitidos cada 100 mililitros; según este estudio, la bebida energizante de mayor demanda en el país contiene 126 miligramos.

Es de esperar que, si las medidas establecidas se superan, los efectos secundarios se hagan presentes. Algunas de estas bebidas cumplen las normativas correspondientes a sus países; existen otras que se publicitan específicamente como fuente de energía para consumo diario.

Bebidas energéticas en el deporte, salud, nutrición, hidratación

Efectos secundarios de las bebidas energéticas

En líneas generales, el exceso de cafeína y taurina puede provocar temblores, taquicardia, arritmia, náuseas, ansiedad, presión arterial alta, dolor de cabeza, insomnio y hasta paros cardíacos.

Por supuesto, los datos sobre estos productos energizantes dependen de la respuesta individual de cada organismo. Sin embargo, no es este un dato menor, incluso para personas completamente sanas.

Retomando el citado estudio mexicano, se estima que un porcentaje cada vez más alto de la población adulta opta por bebidas energéticas. Y esto no siempre se trata de una decisión saludable, aunque depende de la cantidad de estas bebidas que se ingiera.

En el caso de los jóvenes, los expertos han señalado lo grave que puede ser la combinación de altas dosis de cafeína y taurina con alcohol o drogas. Estos cócteles pueden provocar desde un paro cardiorrespiratorio hasta una euforia con la que se pierden los límites de la prudencia.

Datos de estudios realizados

Por otra parte, la sociedad Radiológica Norteamericana (RSNA) ha hecho hincapié en los daños de aumentar el ritmo cardíaco consumiendo bebidas energéticas. Este incremento del ritmo cardíaco quedó demostrado tras estudios de la Universidad de Bonn, en Alemania.

Luego de medir los efectos cardíacos en adultos jóvenes sanos que ingerían una bebida energética, se determinó que las contracciones del corazón aumentaban una hora después de la toma. Los participantes del estudio se sometieron a dos resonancias magnéticas, una antes y otra después de beber el producto.

El problema es que este cambio puede ocasionar en las personas arritmias cardíacas. Más precisamente, el aumento de la frecuencia cardíaca es capaz de provocar desde taquicardia hasta convulsiones y muerte súbita.

Por otra parte, estos efectos secundarios provocados por bebidas energéticas se dan mayormente en personas de entre 25 y 40 años. Un público que, según la Administración de Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental de los Estados Unidos, se ha duplicado al menos entre 2007 y 2011.

Es decir, en estos casos, se trata de adultos que, sin antecedentes cardíacos, han padecido una urgencia de estas características debido al exceso de estas bebidas.

Bebidas energéticas para el deporte, beneficios.

Como ingerir bebidas energéticas de manera segura

Lo primero es, ante la duda, consultar con el médico. Las personas con problemas cardíacos deben abstenerse en lo posible de ingerir bebidas energéticas. Por otra parte, síntomas como el insomnio, la alteración cardíaca o la irritabilidad pueden ser signos de mayor sensibilidad a la cafeína.

Junto a todo lo anterior, hay que remarcar que las bebidas energéticas no son medicamentos. Las personas con «poca energía» deben realizarse los estudios clínicos correspondientes para descartar cualquier trastorno. El consumo crónico de estos refrescos puede ser altamente contraproducente para la salud.

En resumen, leer las etiquetas para corroborar los valores de cafeína y taurina es una manera de prevenir el shock de estimulantes. Los niños, las embarazadas y las personas mayores deben hablar con el médico de cabecera sobre los riesgos, los efectos secundarios y la asiduidad en el consumo de cualquier bebida energética.