El selenio: un antioxidante para prevenir la degeneración celular

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 12 marzo, 2019
Junto a otros minerales como el hierro, el sodio y el potasio, necesitamos el selenio en nuestro organismo. ¿Cómo conseguir este beneficioso mineral y cuál es su relevancia para nuestro bienestar?

Al igual que el potasio, el sodio y el hierro, entre otros, el selenio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del organismo. Puntualmente, se trata de un micromineral antioxidante que se adquiere por medio de alimentos y de las reservas propias del organismo, ubicadas en el hígado.

En los últimos tiempos, el selenio ha cobrado relevancia a partir de su interacción con la vitamina E. Cuando las dietas no son equilibradas, una presencia baja de este mineral en un medio de alta presencia de vitamina E podría ligarse a enfermedades diversas como el cáncer de próstata, entre otros.

Aunque no existen pruebas concluyentes al respecto, sí hay indicios de que la ausencia o escasez de selenio en el organismo tiene importantes riesgos. Es el caso de la infertilidad en varones, artritis e inflamaciones articulares y problemas del corazón, como la enfermedad de Keshan.

¿Qué funciones cumple el selenio en el organismo?

Como hemos mencionado, su principal cualidad es la de ser un antioxidante; esto implica que retrasa el envejecimiento celular. Al regenerar y proteger las células, los antioxidantes previenen al cuerpo de enfermedades como el cáncer.

De todos modos, todo lo que se incorpora al cuerpo de manera suplementaria debe ser controlado por un especialista. Muchas personas, en su afán de inmunizarse contra el daño celular, eligen suplementos minerales con presencia de selenio sin saber exactamente qué es ni cómo opera.

En realidad, con una dieta equilibrada, las reservas de selenio quedan compensadas sin ayuda externa. Se trata de un elemento fundamental, que necesita incorporarse a las proteínas para formar selenoproteínas. Con ello, este micromineral pasará a integrar las enzimas antioxidantes que combaten a los radicales libres.

Básicamente, las funciones del selenio son las de regular el sistema endocrino, con mayor preponderancia en la glándula tiroides; y activar de manera constante el sistema inmunitario, lo que fomenta la producción de glóbulos blancos. Con respecto a la tiroides, el selenio es responsable del crecimiento y desarrollo saludable de la misma.

El deporte para envejecer mejor.

Estas son las principales tareas del selenio, aunque existen al menos otras 25 tareas en las que las selenoproteínas entran en acción a modo de antioxidantes. Algunas de ellas son:

  • Neutralizar la nocividad de metales pesados como el cadmio, el arsénico, el mercurio y el plomo.
  • Ayudar en el metabolismo de grasas y lípidos.
  • Favorecer el buen crecimiento de uñas y cabello.
  • Incidir en la fertilidad masculina.

¿Qué incluye una dieta con selenio?

No es necesario ingerir suplementos con selenio si se desea aumentar los antioxidantes del organismo. La reserva de este elemento que proviene de los alimentos se denomina seleniometionina; en tanto, la que proviene del hígado y se presenta como enzima hepática se conoce como glutatión peroxidasa.

La presencia de selenio en los alimentos dependerá de la cantidad de este micromineral presente en el suelo de donde se extraigan, ya sea el suelo del que pastan los animales o el de los vegetales. Sin embargo, los productos de origen vegetal poseen mayores cantidades.

Se recomienda una ingesta para adultos de entre 50 y 60 microgramos (mcg) de selenio por día. Los alimentos en los que hay más presencia de este mineral son los cereales, las carnes y pescados, los frutos secos y mariscos. Estas cantidades varían en niños y ancianos.

Para darse una idea, una porción de 30 gr de nueces de Brasil contiene 544 mcg de este elemento; 85 gr de carne vacuna poseen 35 mcg; una taza de harina integal alberga 74 mcg y una rebanada de pan blanco, 4 mcg.

Beneficios del consumo de frutos secos.

La edad en la que mayor demanda de selenio existe es entre los 4 y 8 años. La información sobre las tablas de proporciones y alimentos para una dieta equilibrada puede ser fundamental para el control de la influencia de este mineral.

A nivel mundial, es en países como China donde, por el tipo de suelo, suele haber bajas cantidades de selenio en los alimentos. De ahí que la propensión a enfermedades cardíacas sea mayor; así como el sistema inmune debilitado o el hipotiroidismo.

En conclusión, el selenio como antioxidante se adquiere de manera natural por medio de una alimentación variada. Solo en caso de algunas enfermedades crónicas, ligadas sobre todo a problemas de absorción, se necesitan suplementos de selenio. De todos modos, ante cualquier duda, lo mejor es informarse por fuentes especializadas.

  • National Institutes of Health. Datos sobre el selenio. Extraído de: https://ods.od.nih.gov/pdf/factsheets/Selenium-DatosEnEspanol.pdf
  • Institutos Nacionales de la Salud / Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. El selenio en la dieta. Extraído de: http://e-lactancia.org/media/papers/Selenio_en_la_dieta_MedlinePlus2017.pdf