La cafeína reduce el dolor y promueve la recuperación

Rubén Guzmán · 9 mayo, 2019
El café es un producto consumido por millones de personas en todo el mundo y apreciado por sus efectos y su sabor característico. Sin embargo, ¿qué ocurre con su principal componente, la cafeína?

La cafeína es un compuesto del grupo de los alcaloides que se encuentra en el café, el fruto de la guaraná y, en menor medida, el té, aunque también puede adquirirse como suplemento en pastillas. Como posee características psicoactivas y estimula el sistema nervioso central, la cafeína reduce el dolor. ¡Te presentamos otras de sus propiedades!

Antes de profundizar sobre sus características, cabe destacar que la cafeína también se encuentra en los refrescos de cola y las bebidas energéticas comerciales, muy de moda hoy en día. Tanto en estos como en otros productos que la contienen, sabemos que su ventaja principal se relaciona con eliminar la somnolencia.

Beneficios globales de la cafeína

Esta sustancia posee grandes beneficios con un consumo acorde, el cual debemos controlar. Algunas personas son más sensibles que otras a sus efectos por el nivel de sensibilidad a dicho compuesto. Veamos algunas de sus cualidades:

  • Al ser un estimulante, ayuda a contrarrestar el cansancio físico y mental; así, permite tener una jornada a pleno rendimiento.
  • Ciertos expertos hablan sobre sus efectos en el crecimiento del pelo, sobre todo en personas con folículos debilitados.
  • Alivia los estados depresivos, ya que estimula neurotransmisores como la dopamina o la serotonina.
  • Podría mejorar la memoria y prevenir los olvidos temporales.
  • Mejora la desintoxicación del hígado, gran factor en los procesos digestivos.
  • Según estudios, una cantidad de entre 20-30 gramos de café podría reducir el riesgo de mortalidad por diversas causas de salud.
  • Acelera la quema de grasas en el organismo; gracias a ello, conlleva mejoras en los índices de obesidad.
¿Es bueno tomar café?

Beneficios para la práctica deportiva

La sustancia en cuestión es usada no solo para los beneficios comunes en el usuario medio; también es muy valorada para procesos de suplementación deportiva. El ejemplo principal es su uso como preentreno, para activar al deportista de cara a una sesión intensa de ejercicios.

Sin embargo, se ha descubierto relativamente hace poco que es beneficiosa para otros procesos ligados al dolor óseo-muscular o la recuperación de dichas estructuras. Ambas cuestiones son de suma importancia para un rendimiento óptimo.

Con referencia a su producto mas consumido, el café, posee una cantidad muy favorable para el organismo de minerales como el potasio o el magnesio. Además, otorga vitaminas como la B2 y B5. La cafeína y esas sustancias interaccionan entre si y aceleran así los procesos orgánicos.

La cafeína reduce el dolor y acelera la recuperación muscular

Al buscar el porqué de que la cafeína reduce el dolor muscular, cabe la posibilidad de que bloquee los receptores de la adenosina en las neuronas. De esta forma, interviene en la percepción del dolor por parte del cerebro humano. Es decir, tiene efectos antinociceptivos.

Se trata de un efecto muy importante de cara a la consecución de un entrenamiento posterior a otros que han causado un daño neuromuscular. Dicho mecanismo sería más eficiente si se usa para la activación antes del ejercicio.

Sin embargo, si nuestro objetivo es reducir el dolor momentos después de una sesión, lo ideal es tomarlo una vez terminada. Así, se aplican efectos analgésicos para realizar otras actividades sin molestias.

Más allá de esto, debemos considerar que, si la sesión de entrenamiento se produce a última hora del día, no se recomienda tomar café a dichos horarios, pues, suele causar insomnio. Se recomienda no llevar a cabo ingesta de estimulantes, comidas copiosas o entrenamiento de intensidad media-alta previamente al descanso.

No todo es positivo en la cafeína

Si bien hemos mencionado muchas consecuencias positivas de este elemento, debemos tener cuidado con el uso desaconsejado de la cafeína. Ejemplos como el insomnio o los calambres musculares sacan a la luz lo que significa un consumo no responsable. Incluso la sobreactivación o la interacción con medicamentos podría ser peligrosa.

Otro de los problemas del consumo de cafeína es el balance de neurotransmisores cerebrales del sujeto. Cada persona es un mundo, y por ello debe adaptar su consumo a sus particularidades genéticas; incluso en algunos casos se aconseja erradicar la ingesta de estimulantes.

Efectos positivos de la cafeína sobre el entrenamiento deportivo

Hay que profundizar en el avance científico

No existe una gran cantidad de estudios controlados, aleatorios y doble ciego —que eviten el efecto placebo— que avalen al 100 % los efectos analgésicos y recuperadores de la cafeína. No obstante, la pregunta es: ¿todos los estudios aclaran totalmente el tema? No siempre.

Sin embargo, cada día está más claro que la posibilidad de que sea así es alta. Perfectamente podemos incluir los productos cafeicos en nuestra dieta con dicho objetivo.

Sin embargo, su principal mecanismo siempre fue y será la activación nerviosa. Esto significa que contribuyen en el simple hecho de permitirnos continuar nuestra jornada o activarnos al sufrir una mala noche.

Consumo de cafeína para reducir el dolor

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la cantidad diaria máxima recomendada de cafeína se estima en 300 miligramos. No es conveniente exceder dicha cantidad; de lo contrario, el consumidor se arriesga a sufrir problemas o contraindicaciones.

Para terminar, siempre que se trata el tema de los estimulantes, el usuario debe promulgar pautas de control ante dicha sustancia. Si no las respeta, podrían aparecer problemas de adicción y sus correspondientes repercusiones internas y externas al sujeto. Lo ideal es disfrutar de este gran suplemento, pero con sentido común.

  • Daly JW. Análogos de la cafeína: impacto biomédico. Cell Mol Life Sci, 2007; 64: 2153-2169.
  • Fredholm B.B.; Battig K; Holmen J et al. - Acciones de la cafeína en el cerebro con especial referencia a los factores que contribuyen a su uso generalizado. Pharmacol Rev, 1999; 51: 83-133.
  • Goldstein J, Silberstein SD, Saper JR et al. - Acetaminofeno, aspirina y cafeína en combinación versus ibuprofeno para la migraña aguda: resultados de un estudio multicéntrico, doble ciego, aleatorizado, de grupos paralelos, de dosis única y controlado con placebo. Dolor de cabeza, 2006; 46: 444-453.