¿Por qué los adultos físicamente activos pueden necesitar más ácido fólico?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 28 febrero, 2019
Francisco María García · 28 febrero, 2019
¿Qué es el ácido fólico? ¿Qué funciones cumple en el organismo? Entre otras, es fundamental para la producción y renovación de glóbulos rojos en la sangre. Claro que también tiene más beneficios, que describiremos a continuación.

El ácido fólico pertenece al grupo de las vitaminas B; precisamente, es la vitamina B9. Su presencia en niveles equilibrados garantiza la producción de glóbulos rojos. Como consecuencia, la oxigenación de la sangre es mayor, lo que favorece a la salud general de las personas.

Es común la indicación de este suplemento en las mujeres embarazadas. La ingesta de ácido fólico durante el período de gestación es vital, dado que previene las afecciones neurales.

Sin embargo, esta vitamina es necesaria para todas las personas. Quienes realizan entrenamientos físicos exigentes necesitan aumentar sus dosis; un consejo es que ingieran el doble que una embarazada, aunque es un tema que obligatoriamente se debe consultar con el médico.

Entre las principales funciones de este principio activo está la de metabolizar los nutrientes. Además, integra los alimentos consumidos detectando las grasas, las proteínas y los hidratos. En este proceso, permite que la sangre haga su recorrido con todo lo necesario para estar sanos.

Efecto del ácido fólico en los adultos físicamente activos

Los adultos activos, al igual que los deportistas profesionales que practican ejercicios extenuantes, gastan más vitamina B9. Esto permite que se eleve la cantidad de homocisteína; en el momento que estos niveles se alteran, el organismo está en riesgo. Una de las principales consecuencias se relaciona con los ataques de corazón o cerebrovasculares.

Por eso, los niveles de folato deben ser monitoreados de manera periódica. Es probable que el médico indique un suplemento de ácido fólico en caso de que haya una carencia.

Asimismo, es necesario complementar con una dieta rica en nutrientes. El corazón y el cerebro son vitales y una manera de cuidarlos es mantener los niveles adecuados de estas sustancias. El rendimiento físico también depende en gran medida de este elemento.

El ácido fólico es el nombre que recibe la vitamina B9.

En los adultos con deficiencia de ácido fólico, aparecen la fatiga, los dolores musculares e incluso la irritabilidad con mayor facilidad. Para mantener los resultados deportivos, hay que garantizar la presencia de vitamina B9.

Otros beneficios del ácido fólico

Estas son otros efectos muy positivos para nuestra salud derivados del consumo de ácido fólico:

Salud mental

Un cerebro con buena irrigación sanguínea tiene mayores posibilidades de mantenerse sano. El consumo adecuado de ácido fólico previene la demencia. Las personas con déficit o exceso de vitamina B9 tienen mayores riesgos de enfermedades mentales.

Por esta razón, el consumo de frutas y verduras debe ser un hábito entre los adultos mayores. Es en los alimentos donde encuentran las vitaminas y minerales indispensables. Además, los excedentes se eliminan por la orina, por lo que es difícil que el cuerpo tenga reservas.

Rejuvenecimiento

Uno de los mayores deseos de los seres humanos es no envejecer. De hecho, la práctica del deporte es una de las actividades que se realizan para estar activos. El ácido fólico colabora con muchas funciones en la regeneración celular.

Un aspecto más jovial, un brillo diferente y un estado físico relajado son el resultado de contar con niveles adecuados de este nutriente. Incluso el cabello se fortalece y la aparición de canas de ralentiza.

Prevención de la anemia

El ácido fólico estimula la hemoglobina, fundamental para evitar la falta de hierro en el organismo. La anemia es una afección muy frecuente en mujeres, en personas vegetarianas o en adultos con deficiencia de vitaminas.

¿Dónde se encuentra el ácido fólico?

Los alimentos que contienen altos índices de vitamina B son:

  • Verduras de hojas verdes.
  • Zanahorias.
  • Yema de huevo.
  • Palta (aguacate).
  • Legumbres.
  • Hígado.
  • Cereales.
  • Levadura.
  • Damascos.
  • Brócoli.
  • Plátano.
  • Melón.
  • Guisantes.
El brócoli es uno de los alimentos con mayor contenido de ácido fólico.

Es importante valorar que, al momento de cocinar, la vitamina B puede perderse en su totalidad. Por ende, siempre se aconseja consumir los alimentos frescos; asimismo, es conveniente cocer los vegetales al vapor para cuidar más los nutrientes naturales.

En casos especiales, el médico puede indicar un complemento con suplementos; sobre todo en los deportistas. Siempre es adecuado consultar con un experto para consumir la cantidad específica según valoración de folato en cuerpo.

Síntomas para detectar que hay deficiencia de ácido fólico

Los indicios más comunes que emite el cuerpo frente a la disminución de ácido fólico son:

  • Úlceras en la boca, lengua o piernas.
  • Fatiga constante.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Alteraciones en el ciclo menstrual.
  • Retrasos en el crecimiento.
  • Estado nervioso irritable.
  • Disminución del rendimiento físico en fuerza y potencia.

Podemos concluir que el ácido fólico es una vitamina que tiene gran cantidad de funciones en la vida del organismo. Entre todas las que ya nombramos, también colabora, junto a la vitamina B12 y vitamina C, en la salud cerebral, cerebrovascular y del corazón. Por todo ello, el hábito de controlar y mantener sus niveles implica cuidar la salud general.